[Contenidos] Especialización y colaboración, no aislamiento

Déjame que empiece el post con 3 referencias que apelarán a tu estómago y luego paso a aplicarlo a los contenidos.

La primera parada está Ammán. Allí estuve en un par de locales donde hacían los mejores shawarma (Reem) y falafel (Al Quds) de la capital de Jordania. En los dos hacen comida para llevar buena y barata así que siempre hay gente haciendo cola. Pero lo interesante de ambos es que solo hacen eso, en uno shawarma y en el otro falafel. En uno varía el tamaño y en el otro el tipo del pan, pero ya está. Hay 3 personas para hacer 1 bocadillo y otra cobra así que hay un grado de especialización enorme. Y se nota.

La segunda parada de este tour gastronómico está en Bilbao. Si has pasado por El Eme quizá también hayas tenido que hacer cola para comprar sus triángulos. Yo la he hecho el par de veces que he estado y en esos ratos no han parado de servirlos. Ni siquiera hace falta decir qué quieres, solo cuántos. Lo mismo me pasó en el bar Alameda cuando entré a por unas felipadas: más que oír el nombre del sándwich, oía el número que pedían los clientes. En los dos sirven otros pinchos que no están nada mal (como la ensaladilla), pero lo que la gente se lleva más son sus productos estrella.

La tercera y última parada la voy a hacer en otro local de comida rápida tipo McDonald’s o Burger King. Los dos intentan ser el referente en hamburguesas, como cualquiera otra de las marcas que hay de este tipo de comida. Pero un día se les ocurrió añadir ensaladas. Y, no nos engañemos, son tan típicas que no llaman precisamente la atención, no tienen casi sustancia. Las veces que he pasado por un local de este tipo, muy pocos clientes tienen una en su bandeja. No son sitios a los que ir a comer si buscas una ensalada, aunque esté en el menú.

Perdón si tu estómago está rugiendo de hambre después de leer estos párrafos. Pero quería poner un contexto común a la especialización. Ahora ya puedo preguntarte: ¿prefieres comer en un sitio donde solo hacen una cosa o en uno donde hagan de todo? Yo tengo clara mi respuesta…

Pero vamos con los contenidos antes de que huyas a hacerte un bocadillo. Tienes que hacer un texto para tu web, ¿prefieres a alguien especializado o a alguien que te instale WordPress, te ponga los textos y además unas campañitas de anuncios? Yo sigo teniendo clara mi respuesta, prefiero la especialización, creo que es la única manera de lograr los mejores resultados.

Especializarse es la manera de aportar más y así conseguir los mejores resultados. Clic para tuitear

Ser experto en algo implica centrarte en tu área de conocimiento (hacer miles del mismo bocadillo al día). Esto hace que tengas el mejor criterio para tomar decisiones relacionadas con ese tema, no sobre cualquier otro. Claro que no se trabaja aisladamente. El content strategist es la persona encargada de coordinarse con otros departamentos para que todos vayan en la misma dirección. Y, si no hay un content editor, también puede supervisar a los diferentes perfiles encargados de ejecutar la estrategia de contenidos.

La colaboración entre todos es clave y por eso todos los profesionales saben un poco de todo. Esto es útil para mantener conversaciones coherentes, básico en reuniones en las que se tratan varios temas a la vez. Por ejemplo: yo no soy experta en publicidad programática pero puedo entender su aportación. Por eso nunca tomaría decisiones sobre su configuración, pero sí podría dar mi punto de vista en relación a cómo afectaría a mi participación en el proyecto.

A falta de un departamento de contenidos, la situación es similar a lo que ocurre en uno de marketing: puedes tenerlo todo en uno o separar por especialidades y tener un experto en email marketing, otro en social media marketing, otro en marketing de buscadores… Lo primero quizá sea más barato pero no significa que sea la mejor opción (recuerda las ensaladas).

Especializarse no significa aislarse del resto de perfiles que pueden ayudarte a mejorar tu trabajo. Clic para tuitear

Termino con otra comparación. Hay muchas especialidades médicas, algunas serán un constante en nuestra vida y otras afortunadamente nunca llegaremos a conocerlas. Un médico experto en un tipo de operación muy concreta dedica tiempo a formarse y practicar constantemente sobre ello mientras que otros la conocerán y quizá la han hecho un par de veces en su vida. Llegado el caso, ¿cuál preferirías que te operase? Seguramente has contestado el especialista, ¿verdad?

Entonces, ¿por qué cuesta tanto ver que los contenidos pueden ser igualmente un área de especialización?

Media News S05 A19

Televisión
Ya sabes cuál ha sido el tema de las dos últimas semanas, te lo habrás encontrado seguro porque ha estado en la pantalla todos los canales (hasta en los que no se atrevían). Las audiencias no engañan, por muchos que luego haya críticas en los hashtags de los programas: si ha sido lo más visto, es que muchos lo han querido ver. Aquí no vale eso de “lo veo para criticarlo” como algunos hacen con partidos de equipos rivales. Si lo has visto, es que querías verlo. Pero tanto si lo has visto como si apagaste la tele ese día, te recomiendo que veas este otro vídeo. Si no te entra hambre de croquetas, vas por buen camino.

Publicidad
No puedo evitar seguir con la comida, esta vez pizzas. Ha sido casualidad (¡supongo!) pero estaba planteándome si comentar la gráfica de Domino’s cuando veo la de Detran MS que también incluye una pizza. Y ahí ha sido cuando me he dado cuenta de que tenía hambre. No creo que mi estómago se haya sincronizado con mi Feedly (¿sería el futuro del Internet de las cosas?) y menos a estas horas. Pero me ha recordado la importancia de elegir bien el momento comunicativo, lo mismo que en el párrafo de televisión. Resumiendo para que no te quedes con las ganas, de Domino’s quería decir que podrían haber elegido mejor los muebles para que pareciesen ingredientes, como el puff oliva.

Cine
Conocía el proyecto 5S de Movistar+ pero no sabía que existía la versión cine (y parece ser que llevan ya 5 años en marcha). Hacer una sala accesible no es solo facilitar el movimiento de una silla de ruedas, también posibilitar que personas ciegas o sordas puedan disfrutar de la película. Lo cuenta Ángel García en la iniciativa “Pienso, luego actúo” de Yoigo (a la que llaman branded doing). El sistema funciona con una app donde elegir si añadir audiodescripción, lenguaje de signos o subtítulos. No hace falta más, parece sencillo, ¿no? Lo malo es que no están todas las películas. Espero que no haya que esperar otros 5 años para ampliar la base de cines participantes.

Internet
Me encuentro estos días acabando de probar unas cuantas herramientas para mis próximas clases (algunas funcionalidades merecen la pena así que las iré contando en futuros ebooks, entérate en mi newsletter) y he reconfirmado un par de cosillas. 1/ El login social es muy práctico pero hay que tener mucho cuidado con cuántos permisos se dan a cada herramienta (no es recomendable compartir información de algunos perfiles). 2/ La clásica recomendación de “reinicia” funciona. Aplicada al login social sería “desvincula y vuelve a vincular la cuenta”. Y 3/ algunas herramientas aprovechan para que les sigas en redes pero otras te piden tu mail para enviarte recordatorios para que compres la versión de pago (sí, suelo utilizar las gratuitas). No sabría decir cuál es mejor estrategia, ¿y tú?

[Contenidos] 10 criterios para seleccionar qué contenido compartir

El content strategist es el responsable de definir la estrategia de contenidos, incluyendo la de content curation. Por tanto, decide los criterios que debe seguir el content curator para elegir qué pieza de contenido compartir.

Imaginemos un escenario en el que has configurado tus herramientas con una buena selección de fuentes de información y ya tienes varias piezas potencialmente interesantes para compartir entre tu comunidad. Ahora te toca decidir y elegir la pieza más adecuada entre un montón de artículos, vídeos, infografías, etc. ¿Qué características han de cumplir esos enlaces para que pasen tu filtro y los recomiendes? Por ejemplo, piensa en tu último retuit: ¿por qué te pareció buena idea hacerlo?

La respuesta que deberías haber dado es que sigue la estrategia de contenidos. El trabajo del content editor (o el perfil equivalente) es asegurarse de que todas las publicaciones respeten:

  • La línea editorial. En la estrategia se deja claro cuál es la temática y el enfoque de los contenidos que se crearán y curarán. Por ejemplo: serán artículos interesantes para nuestra audiencia porque se ciñen a un territorio concreto y son novedosos, útiles, técnicos, prácticos… En otras palabras: se puede curar lo que nos hubiese gustado escribir.
  • La guía de estilo, en la medida de lo posible. Aunque sean recomendaciones de otras personas/medios, se debe intentar cuidar que la imagen de la empresa no se distorsione. Por ejemplo, no es importante si el artículo que se va a compartir hablar de tú/usted al lector pero quizá sí que haga algún tipo de discriminación.
Al hacer #contentcuration hay que intentar mantener el estilo corporativo que demostramos al crear contenido. #estrategiadecontenidos Clic para tuitear

Algunas herramientas automáticas parecen hacer el trabajo por ti porque te seleccionan alguna pieza por encima de otra (por ejemplo Nuzzel o Paper.li) pero lo hacen siguiendo sus algoritmos, es decir, su propio criterio y no tiene por qué coincidir con el tuyo. Pero mientras lees algo piensas “me gusta” o “no me parece interesante”, ¿a que sí? Seguramente es por algo más objetivo que se puede racionalizar para que otras personas seleccionen igual los contenidos cuando no lo hagas tú (vacaciones, ya sabes).

Te propongo 10 criterios para elegir qué compartir en tus redes sociales (según mi prioridad):

  • Fuente

    Elegir solo fuentes fiables debería ser la prioridad indiscutible de todo curator. Aunque algunas veces cueste encontrar (y verificar) la fuente original, hay que intentar no dar nunca visibilidad a los que se aprovechan de contenidos de otros haciendo C&P.

  • Temporalidad

    Los contenidos publicados hace meses pueden seguir siendo interesantes y hay otros que caducan rápidamente. Elige: ¿prefieres lo atemporal o lo de rabiosa actualidad?

  • Formato

    Primero habría que fijarse en si es un artículo, vídeo o imagen pero también en su extension o duración. Según el objetivo y el canal, puede ser recomendable algo más corto o quizá más largo. Tú decides.

  • Nivel

    Si el contenido que creamos está pensado para la audiencia, lo que recomendamos tiene que estar adaptado a su compresión. Como decía antes, tiene que ser tan bueno como si lo hubiéses hecho tú y eso incluye el nivel.

  • Consumo

    Quizá sea porque me dedico a las palabras pero no me gusta compartir algo que encuentro mal escrito, ya sea por tener faltas que duelen a la vista o por darle vueltas al tema sin aportar nada (la ortografía no es la única manera de escribir de pena). Ten en cuenta que las dos cosas afectan a tu reputación.

  • Publicidad

    Mantener un blog tiene un coste y se acepta que se utilice alguna vía para rentabilizar los contenidos, siempre que sean de calidad. Decide si por leer el contenido merece la pena tener que cerrar varios mensajes publicitarios, dejar el correo para descargarse un ebook o si el post está patrocinado por otra marca.

  • Social

    Algunas herramientas como Scoop.it y Feedly te dicen cuántas veces se ha compartido un artículo en general (o si lo han hecho tus amigos como Nuzzel). Además, está BuzzSumo o SharedCount para webs. Pregúntate: ¿es mejor compartir algo muy conocido o dar a conocer algo menos popular?

  • Ego

    Curar contenidos puede resultar complicado para aquellos que tienen un problema de ego. Los reconocerás porque solo comparten algo de otras personas cuando trata sobre ellos mismos. Pero mira la estrategia con mayor perspectiva: ¿quieres que hable de ti o que ofrezca puntos de vista complementarios?

  • Cercanía

    Aquí encajan 2 criterios en 1. Por un lado, puede interesarte compartir contenido de alguien que conoces o quieres conocer y, por el otro, una empresa o medio de la zona para darles reconocimiento a su labor. Este criterio es útil cuando hay varias personas hablando de lo mismo y has de decidirte rápidamente. Elegir por afinidad es más fácil pero no siempre mejor.

  • Idioma

    Es el criterio menos importante para mi, ya lo comenté, pero reconozco que hay quien lo considera el motivo principal por el que no compartir un contenido.

Después de leer/ver las piezas, califícalas según estos parámetros: ¿los cumplen o no? No hace falta que sean todos, pero sí te recomendaría que fuesen al menos 3 criterios para asegurarte de que pones algún filtro a la hora de elegir qué compartir en tus perfiles. El trabajo del curator es seleccionar contenido, en ello se va la mayor parte del tiempo.

De estos 10 criterios para elegir qué contenido compartir, ¿cuáles crees que son más importantes? #contentcuration Clic para tuitear

Para ayudarte a decidir cuál es más importante para tus contenidos, te dejo los factores que influyen a leer contenido creado por marcas, según el ebook “The elusive C-suite: content that cuts through“.

Por supuesto, si utilizas algún otro criterio, me encantaría leerlo en los comentarios para ampliar esta lista.

Actualización: he preparado una lista de preguntas para complementar el post. Puedes verla y descargarla desde mi SlideShare.

Media News S04 A19

Cine
Estos días se habla mucho de las nominaciones a los Oscar. Los enfoques son diversos: sorpresas entre las películas, ausencias entre los nominados, recuento de nominaciones… y momentos históricos que, en este caso, no es más que ser el primero en algo. “Black Panther” entra en esta categoría y no sé por qué me sorprende porque a mí esta película no me convenció del todo (no tengo criterio, está claro). Por cierto que el año pasado “Logan” (que sí me gustó) estuvo nominada a guión adaptado. También se habla de que no haya presentador pero menos porque a la gente lo que le preocupa es quién gana y quién pierde, sus caras, sus discursos, su ropa… Lo que pasa “entre premios” no es tan relevante.

Internet
He escrito mucho sobre herramientas para crear y gestionar contenidos. Me gusta probarlas, creo que forma parte de mi trabajo docente. Pero suelen quedar rápidamente desactualizadas porque llegan otras o porque dejan de existir. La tarea de “estar al día” puede ser complicada. Además, muchas son de pago y no tengo un presupuesto asignado a “probar herramientas”. Sí, las gratuitas pueden ser suficientes en muchas ocasiones cuando se trata de modelos freemium pero las que cobran desde el registro despiertan mi curiosidad. He hecho una encuesta en Twitter sobre ello y los resultados están bastante equilibrados (aún tienes un día para contestar).

Publicidad
Ha sido una delicia leer el artículo que han publicado en MotorPasión sobre el tabaco en MotoGP. Por si no es un deporte que te interese especialmente, debes saber que antes las tabacaleras se podían anunciar en las motos pero hace un tiempo que ya no. Ahora es una prohibición mundial pero mientras era solo en algunos países resultaba curioso ver cómo tapaban esos logos. Sinceramente pensaba que todas las marcas habían huido: si no podían demostrar su apoyo, ¿para qué seguir pagando? Quien busca rentabilidad sabe la respuesta pero no todos se fueron porque no era rentable. Resulta que Philip Morris se quedó en Ducati, aunque no se viese en pantalla. Una decisión arriesgada pero valiente, lo mismo que subirse a una moto.

Televisión
En cualquier deporte hay ganadores, es la base de la competición. Lo mismo que en un concurso, alguien tiene que ganar. Los premios que se van acumulando programa tras programa se cargan un poco esta ilusión. Aún así tienen audiencia. Claro que el audímetro sube al saber que se llevarán el premio gordo. Quizá sea que congrega todos los que creen que leer mucho ha de tener recompensa o a los que piensan que ya iba siendo hora de que dejasen espacio para otros concursantes. En cualquier caso, a mí los botes millonarios no me convencen: ¿por qué dejan que se queden acumulando dinero si han perdido el reto final? Mejor que traigan a otros para que lo intenten.

[Contenidos] Listas en content curation: 10 usos y 5 herramientas

¿Quién no ha hecho una lista en algún momento de su vida? En la personal, la de la compra seguro que ha caído y, en la profesional, la de tareas para hacer (y que tan bien sienta tachar). Este tipo de listas son de creación propia y privada, aunque se vuelven públicas cuando las convertimos en artículos y añadimos un número en el titular. Los títulos en formato lista suelen dar buenos resultados a la hora de escribir el post: ordenan ideas simplificándolas y generando curiosidad. Por cierto: el 5 es el elegido para presidir el top de números usados en artículos de listas, según BuzzSumo.

Una lista también puede definirse considerando la manera en que se ordenan. El alfabético o cronológico es un orden objetivo muy sencillo y quizá por eso el más habitual. Pero incluso las enumeraciones sin orden aparente siguen algún criterio subjetivo, como las preferencias del redactor/curator (por ejemplo mis guías en 10 pasos).

Tipos de listas

Tipos de listas (fuente: elaboración propia)

Listas curadas en redes sociales

Si hacemos content curation como estrategia de contenidos básica para redes sociales, no hace falta escribir nada para crear una lista. La mayoría de redes tienen alguna funcionalidad relacionada con las listas (aquí va la primera del post, según mi ordenación):

  • Twitter

    Se utilizan para agrupar usuarios y seguirlos más fácilmente (por ejemplo temáticamente como hago en las mías), también podríamos decir que los hilos son listas de tuits propios y los momentos de otros. Hay más detalles sobre todo ello en mi guía de content curation en Twitter.

  • Facebook

    Los usuarios podemos hacer listas de amigos para elegir la privacidad de las publicaciones. La versión en las páginas de empresa es añadir otras páginas como favoritas. Si quieres saber más, también tengo una guía sobre content curation en Facebook.

  • Instagram

    Se puede hacer lista de “Mejores amigos” para distribuir Stories pero, de momento, no es posible hacer listas para seguir cuentas concretas. Parece lógico que Facebook tampoco piense en desarrollar esta funcionalidad aquí.

  • YouTube

    Tenemos listas de reproducción para ordenar los vídeos, tanto los que subimos (lo ha hecho Libros de Cabecera con los vídeos que han hecho sobre mi libro “Vender más con marketing digital“) como los que nos gustan (en mi canal hay vídeos con música para escribir).

  • Pinterest

    Podemos hacer tableros que, aunque no lo parecen, también pueden ser listas si les ponemos el título adecuado.

  • Google+

    Hasta que cierre dentro de unos meses, permite hacer colecciones para compartir enlaces temáticos desde el perfil.

Las que acabo de apuntar son listas abiertas, es decir, pensadas para que puedan actualizarse cuando lo requiera el usuario. Visto así, también son listas los enlaces atesorados en otras herramientas de content curation como Flipboard o Pocket, incluso los posts de un blog son una lista categorizable.

Pero me es difícil considerar a ninguno de esos casos como listas porque hay muchos ítems y hace falta paginar los resultados. Esto hace que se pierda la lógica de simplificación de una lista: la gente no quiere tener que elegir entre 200 artículos, prefiere los 5 mejores. Eso es una lista, lo otro sería una agregación de posts.

10 usos de las listas en content curation

Si has leído algún artículo con sugerencias sobre lo que escribir cuando la inspiración pasa de largo de tu teclado, seguro que te habrán sugerido que hagas una lista. ¡Hay muchas opciones! Te apunto 10 ideas que espero despierten tu imaginación (sin orden aparente):

  • Artículos recomendados sobre tu sector (por ejemplo, mi newsletter).
  • Clipping de menciones a tu marca o producto.
  • Recursos que sirvan para educar a los usuarios de tu web o app.
  • Ejemplos de buenas/malas prácticas para compartir con tu equipo.
  • Estadísticas sobre el sector que sirvan para tu argumentario de ventas.
  • Páginas de potenciales clientes a los que intentar visitar.
  • Perfiles de usuarios que merezca la pena seguir.
  • Opiniones de clientes en varias redes sociales.
  • Materiales que pudiesen utilizarse como bibliografía para futuros artículos.
  • Imágenes o vídeos que te motiven.

Añade listas a tu calendario editorial, prepáralas para tus reuniones de trabajo o úsalas como más te convenga pero estoy segura de que te ayudarán. Y, si no, ¡haz un post sobre ello porque es rarísimo!

5 herramientas para hacer listas

Las listas son un tipo de contenido imprescindible, tanto para hacer content curation como herramienta de productividad personal. Además, las listas también pueden ser de contenido propio (por ejemplo mi post con aprendizajes de 2018) o una mezcla de ambas fuentes de origen si se combina con recomendaciones de otros.

Hay muchas opciones pero te comento las 5 herramientas para hacer listas que me parecen más interesantes (todas gratuitas):

  • Wakelet

    Empezó siendo vista como una alternativa a Storify pero no deja de mejorar así que cada vez es más diferente, lo cual se agradece. Se pueden hacer listas con cualquier URL y hasta PDF, modificando fácilmente la parte visual. Cuidan mucho la parte abierta de la curación: no hace falta registro para crear una lista y acaban de añadir la posibilidad de editar una a la que te hayan invitado. Mira mis listas en Wakelet.

  • elink.io

    Aparentemente, la más orientada a negocios quizá por eso la versión gratuita incluye un banner demasiado grande para mi gusto (puedes verlo en la única lista que he hecho con ellos sobre calendario estacional 2018). Su funcionalidad de pago para hacer newsletters curadas es única en esta lista (hablé de alternativas en mi post sobre herramientas fáciles).

  • Peartrees

    Lleva unos cuantos años en el mercado y sigue igual que el primer día (¿algo bueno o más bien malo?). Sus colecciones son como carpetas en las que se van guardando los enlaces lo que hace que todo parezca más ordenado. La gran diferencia respecto a las otras es que puedes previsualizar el link antes de visitarlo. Mira mis listas en Pearltrees.

  • List.ly

    Una vieja conocida para listar sitios web, etiquetarlos y añadir votos de los usuarios para ordenar los ítems (además de los habituales criterios de orden y alfabético). Varias funcionalidades son de pago y la sincronía con las listas de Twitter ha visto tiempos mejores, pero la base sigue funcionando bien. Mira mis listas en List.ly.

  • Zeef

    La parte visual de esta herramienta es muy parecida a un directorio, lo cual puede ser bueno en determinadas ocasiones. La única de las 5 que no utilizo pero tienes un ejemplo en la lista de Robin Good sobre content curation. Una opción muy similar en cuanto a diseño pero como plugin de WordPress es Curated List Manager.

Todas estas herramientas permiten incrustar sus listas/colecciones y seguir a los curators que las han creado. Aunque tengan funciones de pago, las versiones gratuitas son suficientes para organizar listas que quedan bastante bien. Como siempre a la hora de elegir herramientas de pago, la inversión será rentable o no según el uso que le vayas a dar.