Media News S11 A20

Cine
La ciencia ficción futurista nos presenta mundos con los que soñar o tener pesadillas. A medida que nos vamos acercando a las fechas en las que tienen lugar sus historias, esperamos que los sueños se cumplan o nos alegramos de que no se hagan realidad. Te pueden gustar más o menos los futuros que presentan «Star Trek» o «Demolition man», pero lo que es seguro es que sus saludos podrían estar de moda estos días, al menos en lo que gestos se refiere. Tanto el «Larga vida y prosperidad» como el «Propicios días» son maneras de saludarse sin contacto físico, especialmente en la segunda porque ahí está prohibido el intercambio de fluidos. Muy de moda, sí.

Publicidad
Hace poco me encontré con la imagen de una caja de pizza para la que alguien había creado un par de pequeñas sillas a juego con el tamaño de la mesita que evita que comamos queso pegado a la caja. Y hoy leo que Ikea y Pizza Hut unen fuerzas para crear la mesita en cuestión a tamaño real, además la caja viene con instrucciones para comer en ella pizzas. ¿Cómo no se le había ocurrido a nadie antes? Me parece una gran idea, la saquen al mercado o simplemente sea para diversión momentánea. El colmo sería que Pizza Hut batiese algún récord por hacer una pizza que correspondiese a ese tamaño o que Ikea la fabricase con mesitas recicladas por sus clientes.

Televisión
La vida de los personajes de ficción cambia temporada tras temporada. Algunas veces el cambio es evidente porque se produce de golpe, otras es progresivo porque pasa capítulo a capítulo. Reconozco que prefiero cuando ocurre lo segundo porque es una evolución mientras que lo primero es una reacción a algo, léase muerte súbita de un personaje como ha ocurrido en «Estación 19». Claro que depende del tipo de serie porque en series dramáticas, precisamente el drama está en esos golpes de efecto que hacen de tanto en tanto para mantener nuestro interés. En cambio, los personajes de las sitcoms se sabe que van a evolucionar en los 20 minutos que dura cada capítulo.

Internet
Si hay gente de atención al cliente que parece un robot y los bots imitan a las personas, ¿los bots deberían escribir como robots? Quizá, pero entonces servirían de poco porque lo que se necesita al contactar con atención al cliente es una respuesta. Y, ya puestos, que sea rápido y sin marear la perdiz. Así que si, además, estamos avisando de su error, lo mínimo es hablar con quien pueda resolverlo y no entrar en bucles con «personas» que no salen de las «respuestas estándar». Después te llaman para decir tu grado de satisfacción o te envían otro mail para que votes cómo te han atendido. Suelo hacerlo, pero la mayoría de las veces creo que es procesado por algún robot que calcula una media sin aprender nada más.

Mi newsletter celebra su envío 500 cambiando hasta el nombre

Desde que envié el primer número, hace unos 9 años y medio, mi newsletter ha sufrido varios cambios. De enviar un artículo exclusivo de creación propia cuando empezó a la última con una selección de 9 recomendaciones según el nivel de madurez, pasando por varios ajustes en el diseño y por una reordenación de contenidos. Aprovechando un número tan redondo como el 500, voy a introducir una serie de cambios que la equipararán a mi ya tradicional Media News.

¿Cuáles son los cambios más relevantes?

A partir del envío que haré a las 10h, los suscriptores se encontrarán con un diseño basado en párrafos en los que cada semana explicaré brevemente varias ideas relacionadas con los contenidos. Serán un par de líneas inspiradas por cualquier pieza que haya leído durante la semana anterior y que servirán para darle contexto. Así, ahora habrá más espacio para un resumen, una recomendación o cualquier reflexión que quiera hacer sobre el enlace en cuestión. Seguiré primando la calidad de los enlaces, lo que significa que la newsletter de hoy tiene 5 párrafos, pero quizá alguna tenga 3 y otras 8.

El objetivo principal de mi newsletter era promover el marketing de contenidos, por eso la lista se ha llamado así todos estos años, aunque he acabado hablando de todo lo que rodea a los contenidos. Pero, especialmente ahora que hay más creación que curación en sus contenidos, tocaba hacer un ajuste oficial y cambiarle el nombre. Ahora se llamará: Content News, la newsletter de Eva Sanagustín. Considerando el parecido con mi post de los miércoles (pero con contenidos), es el naming más apropiado.

Desaparecen las secciones por niveles de madurez. Han cumplido su función después de estos años y ya puedo centrarme en el uso intermedio y avanzado de los contenidos, donde normalmente se encuentran mis clientes y también los suscriptores. Por ejemplo, habrá más de voz y estilo y menos de SEO, más de experiencia de usuario y menos de inbound marketing, más de branded content y menos de redes sociales.

Esta ha sido LA decisión (sí, con mayúsculas): ¿cómo me adapto a los nuevos contenidos que me apetece contar? Ya sabes que este año voy a publicar un par de libros y llevo meses documentándome para escribirlos. He encontrado fuentes maravillosas que no he podido compartir porque no encajaban en la línea de la newsletter. Ahora podré hacerlo porque será más personal y no estaré «obligada» a catalogar aquello de lo que me apetece hablar, simplemente lo haré.

Otro cambio, aparentemente pequeñito, tiene que ver con mi palabra favorita: inspiración. He recuperado la intención que siempre ha tenido la newsletter de empezar la semana pensando en los contenidos y he añadido una pequeña referencia a «la inspiración»: algún recurso que espero te ayude a inspirarte a crear un contenido diferente al habitual. Iré poniendo algunos ejemplos para demostrar que funciona en mi LinkedIn (el de esta semana). ¡Me encantará saber si lo consigo!

Mi newsletter sigue sirviendo de notificación para mi último post, aunque la he subido al inicio porque era una de las secciones más valoradas y no quiero obligar a nadie a leerla toda para llegar al post. También mantiene el enlace al envío anterior porque seguirá siendo vigente y una pequeña referencia los próximos eventos de la agenda de contenidos. He puesto unos pequeños iconitos porque, al parecer, es lo que se lleva, pero sigue siendo una plantilla sin imágenes.

He quitado la sección de recurso del mes para simplificar el diseño porque pocos lo veían después del lanzamiento. Seguiré creando ebooks, infografías y toda clase de recursos y los enviaré con preferencia a los suscriptores, pero simplemente como una newsletter dedicada a ese recurso. Así que quizá no tengan una frecuencia tan alta como hasta ahora.

Dejaré de actualizar el Tumblr que estaba utilizando como repositorio de los enlaces que compartía, pero lo dejaré activo. Creo que todavía hay piezas interesantes que alguien puede necesitar. Al menos de momento, quizá más adelante lo borre, ya veremos.

¿Por qué estos cambios?

Me gustan los números redondos y 500 lo es. Es también un buen momento porque mi newsletter siempre ha servido de ayuda a mis libros y pronto publicaré un par más así que debía adaptarla a mis necesidades. Es evidente que el tiempo de prepararla ha de servirme tanto a mí como a los suscriptores. Por eso principalmente no cambio el día de envío y lo mantengo en el lunes a las 10h.

La encuesta de satisfacción me ayudó a ver claramente lo que quieren los suscriptores (por orden de prioridad): más contenidos en castellano (y eso que saben el motivo), otro diseño, contenido propio y exclusivo, explicar mejor los enlaces y hacerla más corta. Creo que lo he logrado bastante, pero habrá que confirmarlo con las estadísticas. Aprovecho para agradecer a todos los que contestaron la encuesta, algunos con comentarios muy motivadores (la nota media que le dan es 8,3).

Por último, soy suscriptora de varias newsletters y veía varias cosas que me gustaban más que la mía. ¡Imperdonable! Pensaba hacer pequeños ajustes, hasta que llegó el golpe de gracia: fue Ann Handley, precisamente en su newsletter de febrero, la que me convenció de que tenía que cambiarlo (casi) todo. Al poco, Fernando estaba pidiendo ejemplos de newsletters chulas para un cliente y yo aproveché para suscribirme a unas cuantas más… y seguir convenciéndome de que tenía que cambiar. Llegué a valorar dejar MailChimp y probar con Revue o Substack, incluso dejar la newsletter en una simple suscripción por RSS de este blog.

Al final, me he decidido por la opción con la que estoy más cómoda. Aún tengo en mente algún ajuste menor, pero esperaré unas semanas a ver qué tal funciona el cambio. Si te animas y quieres suscribirte: aquí tienes el formulario de alta.

Media News S10 A20

Televisión
Ayer TeleCinco cumplió 30 años, pero poco hizo para celebrarlo más allá de ponerlo en su mosca y hacer unos vídeos para «Sálvame». Precisamente la elección del programa dice mucho de cómo es (y ha sido) la historia de esta cadena. Dos datos más o menos sorprendentes: por un lado, que no sean ellos los que más tiempo hayan dedicado al tema estrella de los informativos estos días y, por otro, que sean los que más multas se llevan principalmente por excederse de anuncios o por publicidad encubierta. El repaso a su historia incluye programas ya clásicos, eso seguro, pero su actualidad los está llevando a ser una exagerada parodia de lo que fueron.

Internet
Buscar qué ver en la tele nos quita 45h al año, no es poco. Pero alguien tendría que calcular cuánto nos quita gestionar los avisos de las páginas: entre privacidad, galletitas y publicidad, diría que es mucho más de 7 minutos al día para los que pasamos, ejem, muchas horas navegando. Se supone que, al menos una parte, es por nuestro bien pero resultaría más práctico un botón de «rechazar todo» que sirviese para todas las páginas. Como un bloqueador de publicidad, pero de todo lo demás. Aquí dejo la idea por si alguien es capaz de programar una cosa así de ¿avanzada? Seguro que, aún así, la alegría nos duraría poco porque buscarían la manera de hacernos aceptar algo y dirían que es «por nuestro bien».

Publicidad
Hay productos de los que no sabemos las marcas que los han fabricado, quizá porque se compran a peso o porque no la tienen visible. También porque algunas veces ni nos preocupa el origen: ¿te has parado a pensar en de dónde viene la rodajita de limón que muchos bares sirven con el refresco? Eso sí, que éste sea de la marca que tú has pedido, ¿eh? Por eso me gustan las campañas del sector alimentario que buscan poner en valor los productos para que nos fijemos en su origen, de dónde vienen y quién está detrás. Antes no había interés en esta información, pero cada vez el consumidor es más responsable y no solo con los animales. Hace justo un par de años comentaba el spot de Marlene y ahora se está emitiendo el de Val Venosta. La próxima vez que compres manzanas, ¡fíjate en la marca!

Cine
Hay películas que se miran sin mayores pretensiones que las de pasar el tiempo, desconectar del trabajo. Para algunos el género es la comedia, quizá comedia romántica, aunque para otros puede ser la ciencia ficción o el western. Son las películas que te llevan a un mundo idílico, inventado, incluso puede que imposible de revivir en la realidad actual y por eso son perfectas para sentarse en el sofá. Son tan ideales que deberían ser un género, hasta tener sus propios premios. Me imagino las categorías: mejor película para ver a ratos, mejor personaje con el que es imposible empatizar, mejor fotografía para echar una cabezadita, mejor canción que no se pega… Podría parecer negativo, como Razzies que se entregan en 10 días, pero, si existiesen esas categorías, ahorraríamos tiempo eligiéndolas.

[Contenidos] Crear una comunidad gracias a los contenidos de sus miembros

Si todo escritor necesita una tribu y todas las marcas son creadoras de contenidos, será que las marcas también necesitan una tribu, ¿no? Habrá quien la llame lectores, usuarios, público potencial, audiencia… pero en redes sociales su nombre suele ser comunidad y el responsable de su gestión diaria es el community manager.

Si quieres crear una comunidad, una buena guía es «The Community Canvas«. Este modelo es una herramienta con 3 secciones que en total dan 17 temas y uno de ellos, por supuesto, es el contenido. Su web está llena de materiales para entender este canvas como guías, hojas de trabajo y ejemplos, además hay una parte en castellano.

Los contenidos están dentro de la sección de experiencia, es decir, la que traduce la identidad en actividades que aporten valor a la comunidad. Aquí también se incluye la selección y la transición o cómo se hacen miembros y cómo dejan de serlo, además de las reglas de membresía o los roles que se pueden adoptar.

Las preguntas que proponen hacerse para crear valor gracias a los contenidos son:

  • ¿Cómo la comunidad cuenta historias a sus miembros?
  • ¿Qué contenido crea vínculos fuertes entre miembros?
  • ¿Cómo los miembros aportan contenido de valor a la comunidad?

Como ves, el contenido es una historia. Cuando algún miembro quiere compartir un descubrimiento o su experiencia, crea la pieza de contenido. Así la comunidad es el lugar en el que se intercambian ideas y proyectos, se sienten inspirados por lo que otros crean, reconocen a los miembros como iguales porque les conocen, colaboran y se sienten conectados.

No hay que olvidar que los contenidos son fundamentales para la comunidad porque son el material del que están hechas las conversaciones. Además, la empresa es el centro y quiere ser la referencia, pero no es la única que puede iniciar una conversación y ser escuchada. Así que debe fomentar que sus miembros puedan contar sus historias, abiertamente y sin dudar de que servirá para aportar valor a la comunidad porque creará mejores vínculos entre los miembros y también con la marca.

Lo que me gusta de esta propuesta de canvas, además de que también pueda aplicarse internamente si se considera a los empleados una comunidad de embajadores de marca, es que incluye las elementos de una estrategia de contenidos porque habla de diferenciación (posicionamiento), propósito (valores, misión y visión), identidad de los miembros (audiencia), experiencias compartidas (los temas), lenguaje de la comunidad (guía de estilo), organización y gobernanza (departamentos), financiación (presupuesto) y, lógicamente, canales y manejo de la información (plan de contenidos).

Si empezaste leyendo este post pensando en crear una comunidad, sorpresa: en realidad, necesitas una estrategia de contenidos.

¿Quieres crear una comunidad alrededor de tu marca? ¡Piensa en los contenidos! Clic para tuitear

Media News S09 A20

Televisión
Los datos nos devuelven a la realidad y evitan que creamos que somos el centro de todo el universo conocido. ¡Están ahí para aprovecharlos! ¿Por qué entonces los programadores de la televisión generalista ignoran que la franja horaria en que más tele por streaming (OTT) se consume es de 21-23h? ¿No deberían convertir esas horas en su prime time en lugar de eternizarlo hasta las tantas? ¿Por qué ignoran también que las series no deberían superar los 60 minutos? Será que se fían del audímetro y no tanto de encuestas sobre ¿su competencia? Claro que los datos también sirven para la audiencia, para saber si estamos en la media o somos los raritos que ven documentales de La2.

Internet
Sigo con los datos, pero los abiertos. Cada poco veo algún vídeo creado con esa información, casi todo evoluciones históricas. Por eso me parece interesante la propuesta de Verba: puedes buscar una palabra o expresión en los informativos de TVE y así saber cuántas veces se ha mencionado. Como si fuese Google Trends, pero basado en cobertura informativa y noticias en lugar de búsquedas. Quizá algún día habrá la posibilidad de buscar en los subtítulos de todos los formatos, también en series y películas. Es un futuro que me gustaría, aunque me cuesta de imaginar cuando no soy capaz de encontrar en mi propio historial dónde leí una noticia. ¿Sería en el móvil, en el navegador o en cualquiera de los navegadores que incorporan las apps para que no salgamos de sus redes?

Publicidad
La rapidez se premia y eso hace que todo vaya deprisa, muy deprisa (con las consecuencias que eso conlleva). Una respuesta rápida es de gran ayuda en diferentes situaciones, también en publicidad. Hace unos días, todos estábamos viendo un time lapse de una hamburguesa cubriéndose de moho para demostrar que no tenía conservantes. Los hubo que contestaron rápidamente en las redes sociales y los que crearon campañas con un par de días de ¿retraso? Si alguien está esperando a hacer algo, ya va tarde. No se puede esperar tanto. Un año después, como ha hecho la ONCE, es extraño: ¿por qué esperar tanto para reunir a los protagonistas de una película para una campaña, aunque sea una pequeña serie de vídeos?

Cine
Dirigir un remake de tu propia película no está a la altura de interpretarte a ti mismo en una película sobre tu vida como le pasa a Nicolas Cage, pero tampoco debe ser fácil. Lo hizo Zoltan Korda en 1955 con «Tempestad en el Nilo«: es un remake de «Las cuatro plumas» de 1939. Es una de mis películas favoritas así que fue fácil darme cuenta de que incluye algún metraje de la «original». Supongo que «el robo» es lógico porque prácticamente la calcaron con la excusa de hacerla en cinemascope. Claro que compartiendo director y guión, ¿qué otra cosa se podía hacer? La versión más reciente, la de 2002 y que finalmente me atreví a ver, es muy diferente y quizá por eso no la encuentro a la altura y ya no me fío de la del 78.