Comparativa de sectores: las floristerías Au Nom De La Rose, Interflora y Flores Navarro

Como cada año por estas fechas, he preparado un ebook comparando los contenidos que publican 3 empresas del mismo sector. En esta ocasión he elegido las flores y las marcas Au Nom De La Rose, Interflora y Flores Navarro. Para hacerlo más divertido, he revisado una red social diferente de cada una.

¿Tienes ganas de leerlo? Lo puedes hacer directamente desde mi SlideShare y recuerda que se trata de que saques tus propias conclusiones y, si te animas, las compartas en los comentarios.

Media News S22 A19

Publicidad
¿Marcas hablando de otras marcas? Hay quien se escandaliza, ¡dónde iremos a parar! Y hay quien se alegra, como yo, porque se consiguen pequeñas alegrías publicitarias como la que compartía Mando. Es un vídeo elegante que te hace sonreír al leer «Free at last». Pero me gusta más cuando BMW da las gracias a Mercedes, es algo poco común y eso que sin duda muchas marcas se divierten de lo lindo con lo que ellos han llamado «inspiring competition». Quizá haya respuesta oficial con otro vídeo, pero no hace falta. Lo que seguramente sí han conseguido es que el jefazo de Mercedes se ría un rato cada vez que vea su coche en el garaje, sea cual sea la marca.

Cine
Series y películas están cada vez más mezcladas. Los profesionales que antes no querían cambiar de bando buscan alternativas en nuevos formatos y canales. Es díficil ver la línea que los separa, aunque está claro que te puedes aferrar a aquello de la sala grande para uno y el sofá para el otro. Pero fíjate en el transporte público, en la terraza de un bar o incluso en la sala de espera de un hospital. Ahí hay alguien con una pantalla más pequeña, viendo un vídeo. Después date cuenta que en la tele programan trilogías seguidas, el mismo día, una detrás de otra. Y no te olvides que en el cine están emitiendo partidos de fútbol y finales de programas, como un canal de televisión más.

Televisión
La semana pasada terminó «The Big Bang Theory», aunque quizá no fuese tan sonado como el otro final de serie que pasó unos días antes. Sus vidas han cambiado mucho después de 12 temporadas y nos lo recordaron con un especial en el que repasaban algunos momentos estelares. Ha habido muchos, pero difíciles de comparar con otra serie que también lleva años en antena como «Anatomía de Grey» que también ha terminado estos días su temporada 15 pero de la que se espera continúe un par más. Las escenas de humor se recuerdan como una anécdota, casi un chiste para contar, pero las dramáticas afectan a toda la temporada y a la serie entera.

Internet
Aunque sea desde el último párrafo del post, destaco los aprendizajes de Claudio sobre los infoproductos. Coincido con cada punto, especialmente el que muchos creen que porque das algo gratis todo tiene que serlo. Una cosa es el blog, una guía o un ebook y otra muy diferente los servicios profesionales. Es una queja recurrente que espero algún día termine. Pero, claro, siguen prosperando los que dicen ganar mucho con poco esfuerzo. Total, ¿qué cuesta «publicar» un infoproducto? Se copy&pastea de algún otro y se pone un poco en bonito y listo. Encuentro muchos de esos, también en Amazon. Pero dejé de leerlos hace tiempo, es una pérdida de tiempo.

[Contenidos] ¿Qué haces para que tus contenidos sean experiencias?

Quizá debería avisarte de que en este post no hay una guía o respuesta mágica, ni herramientas para hacer experiencias fácilmente, ni nada más que ideas que quiero compartir contigo. Creo que de tanto en tanto conviene parar y reflexionar, es una manera de mejorar. Así que sigue leyendo bajo tu responsabilidad: tengo intención de hacerte pensar y que contestes por tu cuenta la pregunta del título.

 

Empecemos. Trata de recordar cuándo fue la última vez que viviste una experiencia gracias a los contenidos. Si te estás planteando qué es una experiencia de este tipo, es que no la has tenido. Es cuando el contenido consigue que te des cuenta de que estás con vida, cosa que suele ocurrir al hacerte sentir una emoción porque te despierta del letargo diario.

La suma de las experiencias vividas gracias a los contenidos de una empresa es lo que nos acerca emocionalmente a ella (o aleja si son negativas). Si la vida es una suma de experiencias, las marcas deberían participar de ellas si quieren ser algo más que un logo.

Pero no se trata de una respuesta desde atención al cliente o de cómo nos tratan en una tienda, ni tampoco únicamente de la experiencia de usuario en una web. Me refiero a cualquier pieza que forma parte de la estrategia de contenidos, sin importar el formato. Puede ser porque te sorprende o te hace reír, al transportarte a otro lugar o época, básicamente cuando corres a compartir el contenido porque te ha impactado su mensaje y quieres que otros se sientan igual (de bien).

¿Algún contenido te ha hecho sentir algo? Pocas marcas consiguen proporcionar una experiencia. Clic para tuitear

Repito la pregunta: ¿qué contenido te ha hecho sentir algo recientemente? Si aún te cuesta recordar, es normal: hay pocos contenidos que puedan considerarse una experiencia. Algunos educan e informan y están los inspiradores pero también son pocos.

Imaginemos que lo has logrado, una marca te ha impactado por algún motivo. Nueva pregunta: ¿te avisó de alguna manera que eso iba a pasar? Fíjate que sí sabes las estrellas que tiene un libro antes de comprarlo o los votos de un producto online, incluso cómo de picante es una salsa o las calorías que tiene una comida. Todo eso antes de comprar, para convencerte de que lo hagas.

En cambio, decimos al usuario sobre qué trata un post (categorías, etiquetas), cuánto tiempo tardará en leerlo (éste unos 3 minutos) y qué hacer después (comentar, compartir), pero no qué sentirá. Como mucho, las primeras líneas o la introducción explican el tema y los beneficios de leerlo para animarle a seguir. Pero no hay una manera de indicarle que le puede enfadar la información que le transmites, divertirle o cualquier otra emoción. ¿Sería adecuado ponerlo con un icono como las reacciones en redes sociales, con colores como en el semáforo nutricional, o cómo?

Un aviso se pone para persuadir, pero también para evitar quejas, confusiones, accidentes. No lo hacemos si queremos sorprender o cuando es lo habitual. Entonces, podríamos pensar que es lógico no avisar de qué experiencia se vivirá al consumir un contenido porque es evidente que alguna emoción nos despertará, ¿no?

Ojalá fuese así pero la reflexión que me ha llevado a escribir este post es que no estamos en ese momento. Nos falta mucho para llegar a conseguir que todos los contenidos sean experiencias. Una parte del branded content sí va por ese camino, pero seguirlo es difícil.

¿Es el #brandedcontent el único contenido que puede crear una experiencia para la audiencia? Clic para tuitear

Por cierto, yo he pensado el hilo de la RAE como una experiencia porque me recordó los libros que leía de pequeña. ¿Compartes un contenido que te haya hecho sentir algo?

Media News S21 A19

Televisión
Los temas de la semana no podrían ser otros que el festival de Eurovisión y el final de «Juego de tronos». El primero lo vi como cada año y algo compartí en Twitter. Siempre es interesante ver el espectáculo que monta cada país en el mismo escenario y cómo los realizadores participan activamente en ello. Una retransmisión plana es lo fácil, por eso anima ver cualquier chispa que demuestre que detrás hay alguien disfrutando. En cuanto al final de serie más esperado de los últimos años, no lo vi porque hace ya varias temporadas que dejé de seguirla. El mismo tiempo es el que llevo tratando de ignorar la tinta que se escribe sobre la serie, pero sí he caído en leer y sonréir con este punto de vista.

Cine
También esta semana hay 2 noticias que han llamado mi atención: que crezca el número de salas y que en un rodaje exista la figura de «coordinador de intimidad». La primera es buena si abre la oportunidad al porcentaje de personas que ha de desplazarse a otra ciudad para ir al cine de estreno. Pero no hacía falta aumentar un 4% si es para poner las mismas películas una y otra vez. Sobre la segunda, me ha sorprendido descubrirlo para «Bond 25» justo antes de leer sobre la escena de otra película en la que quizá hubiese hecho falta. No puedo evitar pensar en cuáles serán sus competencias reales en la peli, por si no es más que un intento de quedar bien con un tema que resulta de actualidad.

Publicidad
Continúo con otras 2 campañas que tenía guardadas. La primera es de Save the Children y es más bien un vídeo explicativo de su acción. Aunque sea en negativo, me gusta porque demuestra el impacto de las palabras que decimos muchas veces sin pensar y sin fijarnos en cuánto afectan a los que nos rodean. Todas las palabras son importantes, recuérdalo cuando escribas pero también al hablar. La segunda campaña es de un coche que sugiere una luz verde en la que pararse. Me encantan los juegos de palabras (aunque la 2º gráfica de la jungla de asfalto esté ya muy trillada) y especialmente la idea de tener un coche y querer parar para disfrutar de dónde has llegado conduciendo.

Internet
Y acabo también con 2, aunque sean de la misma persona: Seth Godin. Sus dos posts (te recuerdo que es una de las pocas personas que escribe a diario en su blog) tratan una cuestión interesante: el tiempo. En el primero sugiere que hay cosas que podemos tomarnos con más calma. ¿Te imaginas que en lugar de los habituales menos de 5 minutos que tardas en leer un post te dijesen que tendrás que dedicar 2h, encontrarías el momento? En el segundo post, el tema es el tiempo que pierdes en tareas cotidianas que haces mal digamos que por falta de tiempo de aprender. Su solución es pedirle a alguien que dedique 1h de su tiempo en ayudarte. ¿Serías capaz de pedírselo a alguien para luego devolverle el favor?

[Contenidos] Formatos informativos y educativos para tu marketing de contenidos

El 45% de los participantes en el «Estado de los contenidos en España 2018» dice que sus contenidos son bastante o muy educativos. Es la 2ª opción, detrás de los informativos (con un 65%), a la hora de definir la mayoría de piezas que publican. Empecemos por diferenciar ambos tipos porque es cuestión de matices:

  • El contenido informativo explica una situación, idealmente de manera objetiva para que tú te formes una idea según cómo interpretes los hechos que te muestran.
  • El contenido educativo enseña algo que ayuda al usuario, transmite un conocimiento adquirido y por eso suele ser más subjetivo, basado en la experiencia.

Los nombres son claros y se pueden tomar literalmente: contenido tal cual se explicaría en una sesión informativa sobre una empresa VS el que contarían en una demo de un producto. Pongo un ejemplo que comentamos en una clase hace poco: una tienda de colchones informa al usuario de las tendencias en modelos para el próximo año y educa cuando le explica que conviene cambiar cada cierto tiempo el lado del colchón.

¿Lo hubieses definido de otra manera? Es posible porque, a la hora de redactar, ambos pueden combinarse en la misma pieza. Siguiendo con el ejemplo, imagina un par de párrafos hablando de la importancia de cambiar el colchón cada cierto tiempo y luego otro par contando las novedades que han llegado a la tienda. ¿Cuál crees que es cada uno?

Si tenemos en cuenta los formatos, no es que se aclare mucho porque depende de cómo se usen, igual que un artículo. Por ejemplo:

  • Un ebook en PDF suele ser educativo porque te enseña a hacer cosas (como mis guías) pero un white paper también es en PDF y es informativo porque describe el estado de un sector (como los míos).
  • Una infografía que explica un proceso es educativa porque te prepara para que lo hagas tú, pero cuando muestra gráficamente datos es puramente informativa (mira esta).
  • Un vídeo puede informativo si se muestran las oficinas de una empresa y educativo cuando es un DIY como sería una receta de cocina (otro ejemplo).
  • Una newsletter es informativa cuando recoge las noticias destacadas de una empresa o un tema (como hace la mía) o educativa si es una serie tipo curso online.
  • En cambio, una nota de prensa suele ser informativa y un webinar solo educativo.

El usuario prefiere contenido educativo, hay datos sobre ello. Pero seguimos sin dárselo porque en 2017 el porcentaje era del 52%, un poco más alto que ahora. ¿Por qué? Quizá cuesta diferenciar la orientación del texto, se tiene miedo a sonar demasiado académico o se evita divulgar lo que se consideran «secretos corporativos». O, directamente, cuesta posicionar esa palabra en Google y ni se intenta porque tampoco hay búsquedas suficientes como para considerarlo tema de interés.

Sí, se habla poco de contenido educativo, tampoco mucho de aquel que es capaz de inspirar. En cambio, se habla mucho de entretener para ganar engagement y de los contenidos orientados a conversión. Son un par de temas sobre los que es fácil encontrar de todo (información con artículos de todo tipo y educación con cursos y guías). Resulta curioso porque en esos casos se suele mencionar el marketing de contenidos como una vía para lograr tanto engagement como conversión. Y tanto informar como educar son enfoques de marketing de contenidos, como la inspiración.

¿Por qué se habla tan poco de contenido educativo entre los que dicen practicar #marketingdecontenidos? Clic para tuitear

Por cierto, para que no te quedes con la duda, en mi opinión explicarte que hay que cambiar el colchón es educar e informar es darte las novedades de la tienda. ¿Coincides?