Media News S42 A19

Internet
Hubo un tiempo en que las noticias que se comentaban por la calle habían pasado hacía unas cuantas horas. Era cuando llegaban en la edición de la tarde de la prensa o cuando la programación no se interrumpía para informar de la última hora. Pero ya no, Internet ha cambiado eso y quien no esté pegado a las redes sociales o a servicios de mensajería se está perdiendo la actualidad. Y los bulos, porque cualquiera puede exponer su verdad y esperar a que otros la crean. Sin límites, sin pudor por la mentira. Cualquier mensaje puede ser cuestionado, las herramientas lo permiten porque están pensadas para ello. Y se hace constantemente: no se puede tener la piel fina porque te la arrancarían a tiras.

Televisión
Los programas de televisión se convierten en TT muy fácilmente cuando se dice o hace algo que llama la atención de las redes, a no ser que sea nocturno y en un canal de pago. Entonces hay que esperar al día siguiente para que algún medio online se haga eco de ello. Y, zas, ahí aparece la tendencia, cuando ya se está pensando en el siguiente programa. Pasado ese tiempo, pocos de los que hablan vieron lo que pasó y muchos ni dedican unos minutos a ver los vídeos para poder opinar con toda la información. Así son las redes, reaccionan no siempre a tiempo ni con conocimiento de causa, pero lo acaban haciendo tarde o temprano, cosa que no siempre se puede decir de otros.

Cine
En línea con el párrafo anterior, de cualquier frase se hace una noticia. Sea en una entrevista o en alguna conversación en redes sociales, siempre hay alguien dispuesto a considerarlo «declaración oficial». Dicen que hemos pasado «de una economía basada en la estrella a una economía basada en el personaje». Pero viendo que nos preocupa la experiencia de Hugh Grant o las declaraciones de Scorsese, no estoy muy convencida. Quizá sí que hay personajes más importantes que su intérprete, como Superman o Joker que han tenido muchas caras, pero también los hay que no se pueden entender sin ellos, como Lobezno o Iron man. Entre reboots y pre/secuelas, ¿qué se puede esperar?

Publicidad
Y termino retomando la idea de que hay que tener la piel de un cierto grosor para sobrevivir hoy en día, en redes o en cualquier medio. Pienso en ello tras ver los spots del metro de Copenhague porque me dejan claro que el sentido del humor es relativo. Lo que quieren vender como algo positivo, su velocidad, queda en segundo plano por lo que podría considerarse incivismo. Los que estamos acostumbrados a viajar en transporte público lo soportamos muchas veces y no tiene ninguna gracia. De hecho, seguramente se considerase así al cambiar los protagonistas. Este tipo de spots solo puede hacerse en países que son cívicos porque aquí ya estarían despidiendo a la agencia responsable.

[Contenidos] Si tu creación no aporta lo suficiente, haz content curation

Han pasado 3 años desde que escribí sobre este tema y no he cambiado de opinión: hay que equilibrar la creación con la curación de contenidos o llegará un momento en que todo serán refritos. Pienso en ello ahora que empiezan a «descubrirse» las tendencias para el año que viene… y muchas son demasiado parecidas a las de años anteriores. De ahí viene el título del post: no tienes por qué crear todo el contenido, hacer content curation es una buena solución.

Imaginemos un escenario hipotético: repasando tu red social favorita encuentras un artículo de tu interés que lees con detenimiento (algunos considerarán opcional lo de leer, pero yo no). Cuando lo terminas, tienes varias opciones (de menor a mayor aportación):

  1. Pasar página, como si el rato que tardaste en leerlo fuese pasado y no afectase a tu futuro.
  2. Guardarlo para ti, sin que nadie se entere de que lo has leído aunque quizá en el futuro lo recuperas para algo.
  3. Avisar al autor y al resto de tus contactos: un Me gusta, un retuit o un compartir, sin más o con un poco de contexto, según cuánto te haya gustado (podría hacerse en privado, pero cada vez se hace menos).
  4. Utilizarlo para hacer curation por las malas: refriteando el original tratando de que no se note de dónde salió la idea.
  5. Crear un contenido nuevo: sería una curation o una documentación de la buena, es decir, resumiendo y citando.

Para contestar, hay que tener en cuenta dos cuestiones básicas de tu estrategia de contenidos:

  • ¿Quieres hacer marketing de contenidos? Nadie te obliga, tanto el contenido corporativo como el claramente promocional son perfectamente válidos en cualquier canal. Pero si tu respuesta es afirmativa, has de tener clara tu personalidad o, en otras palabras, el posicionamiento que te distingue.
  • ¿Estás dispuesto a compartir contenidos de otras personas? Tampoco te obliga nadie, puedes seguir publicado tu contenido egocéntrico y seguro que a tus fans les encantará. Pero si también contestas que sí, has de saber diferenciar entre un refrito y una aportación de valor.

Combinando respuestas tendremos los comportamientos posibles:

  • Si a las dos preguntas le das un sí, lo tuyo es crear un contenido nuevo (5º).
  • Si a la primera le das un sí y la segunda un no, entonces harás un refrito (4º).
  • Si no quieres hacer marketing de contenidos, es poco probable que hagas content curation (no a las dos preguntas), así que dependerá de cuánto te haya impactado el contenido para que quieras darle algo de reconocimiento público (3º), en privado (2º) o de ningún tipo (1º).

Espero que seas de los míos, aunque lo de hacer refritos está al orden del día, lamentablemente. Si no se aporta valor, ¿para qué ensuciar y llenar la Red de contenido vacío? ¿No es mejor darle crédito a quien sí encontró el contenido y el punto de vista que te hizo sentir algo?

Si no vas a aportar nada con tu contenido, ¿por qué no reconoces a quien sí lo ha logrado? Clic para tuitear

Si buscas los beneficios de hacer content curation, mira mi ebook. Si te has convencido y quieres hacerlo, mira mi infografía.

Media News S41 A19

Cine
Aún a riesgo de que haya alguien escuchando, voy a escribir sobre «Joker» porque la película lo merece. Quizá prefieras saltar al siguiente párrafo por si desvelo algo que no querrías saber: lee bajo tu responsabilidad. Es obligado destacar la interpretación que hace creíble un guión que nos ayuda a entender a un personaje «bien conocido». Su risa y su baile están perfectamente acompañados por una música profunda que te estremece por dentro, hasta los huesos que muestra Phoenix. Gotham es la ciudad de siempre, violenta como hace falta para entender que haya justicieros y villanos (y vemos varios en la película, no solo el que le pone título). Mi única queja es el color del traje del protagonista, aunque el lila lo lleva por dentro, en sus moratones.

Televisión
La semana pasada me tocó uno de esos días en los que veo varios pilotos para ver si me animo o no a empezar con una serie nueva. Me di cuenta que tenía cierta pereza cuando ya sabía que habían varias temporadas y no pude más que corroborar el artículo sobre muchas series y pocas temporadas. Tú qué prefieres: ¿una serie que durará años o una que podrías ver en un fin de semana? ¿Series que eternizan la vida de los personajes hasta que dejan de ser ellos o aquellas en las que los ves evolucionar sabiendo que hay un fin detrás? Hace unos años AXN aprovechó esta discusión para hacer sus promos: ¿eres de tramas que continúan o tramas episódicas que acaban en cada capítulo?

Internet
¿Nos hemos cargado Internet como sugiere Fernando? Hay días que estoy convencida de ello, otros no tanto. Es cierto que no es lo que era y que muchas de las cosas buenas que tenía se han convertido en malas, pero también han salido cosas buenas. Seguro que a ti también se te ocurre alguna para cada lista si llevas cierto tiempo por estos lares. Una ¿tendencia? que me empieza a molestar es la necesidad de compactarlo todo en el mismo artículo: ejemplos, plantillas, tutorial, preguntas frecuentes, algo para descargar y la versión en curso si hace falta. La buena noticia es que todo es contenido, la mala es que la mayoría no sirve para nada. Visto así, sí estamos cargándonos la Red: acumulando basura.

Publicidad
La publicidad exterior es tan interesante como sea su relación con su contexto: si da igual dónde esté situado el anuncio, es probable que sea aburrido y no impacte casi nada; si está pensado para un determinado lugar, seguramente consigue llamar la atención. Veo muchos de los primeros y muy pocos de los segundos, por eso me gusta encontrar alguno de tanto en tanto, aunque sea al otro lado del charco. Por aquí tenemos desde hace poco lo que han llamado «publicidad dinámica» en el metro y, aunque no es especial para ese lugar, llama mucho la atención. Así que en cada viaje hay muchas probabilidades de que alguien se sorprenda, al menos la primera vez, cuando se ven unas luces chillonas en medio del túnel.

[Contenidos] El marketing de contenidos es coto de jóvenes

No hay nada como tener datos para poder crear titulares impactantes como el que te ha animado a leer este post: el marketing de contenidos es coto de jóvenes, solo ellos parecen entenderlo y solo ellos hacen negocio a su alrededor. Estos días he encontrado 2 estadísticas que lo demuestran, así que prepárate para descubrir cómo la edad influye en la producción y en el consumo de los contenidos.

El marketing de contenidos lleva años con nosotros, incluso décadas. Por eso me sigue sorprendiendo que aún haya empresas que no entiendan que son productoras de contenidos, sean texto o cualquier otro formato. Hace años que se viene diciendo, pero ¿de quién es la culpa: de la empresa que no pide el servicio o de la agencia que no lo ofrece? Yo diría que una mezcla de los dos y ahora además sé sus edades tienen algo que ver.

Por si tienes dudas, antes de continuar te recuerdo que, para decidir si el marketing de contenidos es una buena inversión o no, has de fijarte en el objetivo y la audiencia de tu estrategia de contenidos. Sobre eso se basan el resto de decisiones así que empiezo por la edad de quienes consumen contenidos. El dato sale del AIMC Q Panel 2019 sobre publicidad online (sí, aunque publicidad sea casi lo contrario a marketing de contenidos).


Es interesante que la mitad de encuestados sea consciente de haber visto marketing de contenidos (o branded content porque en esta pregunta caben los dos). Pero el tema que nos ocupa es su edad: la franja más joven (14-24 años) tiene el porcentaje más alto: el 70,6% dice haber visto alguna vez contenidos informativos, de entretenimiento o de valores educativos en Internet producidos por marcas. En el otro extremo, el 69% de los de más de 64 dice no haber visto este tipo de contenidos. En el centro, casi igualados (50,5% a 49,5%), los de 35-44 años.

Podría ser que los jóvenes estén más tiempo conectados y por eso vean más contenidos de marcas, es posible. También podría ocurrir que sean una franja de edad más comercial que los seniors y por eso se hagan más contenidos para ellos. O que identifiquen más claramente cuándo hay una marca detrás y los más mayores no sean tan conscientes. Sea por el motivo que sea, el dato está ahí: los más jóvenes consumen más contenidos producidos por marcas.

Los más jóvenes (14-24 años) son los que más consumen contenidos producidos por las marcas, según el #QPanelPubl19 de @AIMC_es #brandedcontent #marketingdecontenidos Clic para tuitear

El otro rasgo de juventud se encuentra en quién produce ese contenido porque también hay datos de la edad de las empresas que ofrecen ese servicio a sus clientes. Los he encontrado al otro lado del charco en «The State of the Marketing Agency Industry in 2019«, un informe de PromoRepublic (herramienta para hacer imágenes de la que hablé hace un tiempo) que puede descargarse en PDF a cambio del correo.

Aproximadamente el 42% de las agencias encuestadas ofrecen como servicio la creación de contenidos y de marketing de contenidos. Me sorprende que el servicio principal sea social media marketing (62%): por la diferencia de porcentajes, imagino que lo deben ofrecer sin contenidos.

Entrando en la edad, las agencias más jóvenes (menos de 1 año) confían en el contenido: el 48% lo ofrece como servicio. Sus clientes son mayoritariamente pequeñas empresas (81%) y trabajan para entre 1 y 5 clientes (82%). Así se entiende que sean las que tienen menos ingresos y se sostienen básicamente porque trabajan como mucho 5 empleados con entre 1 y 3 freelancers.

El perfil de la agencia entre 1 y 5 años es igual en cuanto a confianza en el contenido (48%), pero varía el resto: más clientes (el 56% trabaja con entre 5 y 20) y de mayor tamaño (60% de pequeñas empresas) les hacen ganar más y también necesitar más empleados.

En cambio, las agencias de más de 5 años rompen por completo este esquema evolutivo porque no ofrecen servicios relacionados con el contenido. Si en los dos casos anteriores el marketing en medios sociales era el principal, para ellas es el desarrollo web (pero sin contenidos, supongo que solo diseño y programación). Tienen muchos más clientes (el 50% tiene más de 20) y aumenta el tamaño (50% son pequeñas) así que obviamente también lo que ingresan y su plantilla (el 29% tiene más de 10 empleados).

Hay un dato cruzado a tener en cuenta: las agencias más rentables ofrecen servicios de contenidos en el 26% de los casos. Lo relaciono también con la edad porque el 69% de agencias jóvenes (menos de 3 años) quieren conseguir más clientes mientras que el 60% de las mayores (más de 3) prefieren aumentar ingresos. Estas deben pensar que si no es rentable, ¿por qué ofrecerlo?

También podría ser que las agencias más veteranas ignoren los contenidos porque no dan importancia al marketing de contenidos o que los incluyesen sin considerarlos un servicio independiente, quizá por aquello de que son transversales. Sea como sea, la diferencia es muy grande como para no tenerla en cuenta.

Las agencias de marketing de más de 5 años no ofrecen servicios relacionados con los contenidos, según datos de @Promo_Republic Clic para tuitear

Ya ves, los contenidos son para los jóvenes: ellos los hacen, ellos los consumen. Tiene sentido porque quizá los más mayores no son capaces de crear contenidos interesantes para los más jóvenes, ¿no?

Media News S40 A19

Televisión
Mientras aún estamos cambiando la hoja del calendario, empiezan ya las noticias de quién dará las uvas. Sí, faltan unos 3 meses, pero la programación de televisión (y la publicidad) va siempre por delante del cambio de estación (y de armario). También van a otro ritmo las series porque idealizan el amor y el trabajo, según dicen. Es normal que esto nos pueda llegar a frustrar porque, al parecer, se centran en una etapa real, pero no la única por la que pasamos los humanos. Joan Wilder también se lo preguntaba en sus novelas: ¿qué pasa por la mañana? Pues que no hay día siguiente, a nadie le importa porque ya lo viven en sus propias carnes. ¿Queremos fantasía o realidad? Los programadores apuestan por lo irreal, será que es lo que vende.

Cine
Aún con el recuerdo de (una especie) de batseñal, leo que prohíben que la gente vaya disfrazada a ver «Joker». Me imagino a alguien yendo por la calle disfrazado (eso no lo podrán prohibir, digo yo) y parando a desmaquillarse en el bar de la esquina al cine donde tiene comprada la entrada (no sería posible hacerlo en un centro comercial, claro). Y, al salir de verla, volviendo a entrar al bar para volver a cambiarse y ponerse el disfraz (asumiremos que la peli le gustará lo suficiente como para hacerlo). Allí se encontraría con alguien más haciendo ese mismo ritual a la inversa para otra sesión y los niños se pensarían que es una fiesta de cumpleaños y los adultos aprovecharían para disfrazarse también y las calles alrededor del cine se llenarían de jokers. ¿No sería una promoción genial para la peli?

Internet
Ya están aquí los datos de la «Encuesta de Hábitos y Prácticas Culturales«. Tiene una frecuencia de 4 años, así que sirve para ver la evolución de las costumbres que tenemos alrededor de las industrias culturales. Unos destacan la disminución del consumo de contenidos piratas, otros que haya aumentado en general el consumo de contenidos culturales, incluso hay quien destaca que 1 de cada 10 encuestados se dedica a escribir como expresión artística (los que lo hacemos por trabajo somos harina de otro costal). Como siempre en documentos tan largos (y llenos de tablas con datos brutos), hay conclusiones para todos los gustos.

Publicidad
Muy interesante la campaña de Burger King: un anuncio «no muy trabajado» y la oportunidad de que sus seguidores hagan uno mejor. Todo para decir que se han fijado más en el precio que en el anuncio. ¡Vaya cosas de decir! Sí, hacer algo «cutre» es rápido, pero no es este el caso. Me gusta la idea, aunque también hay fans que se quejan diciendo que es un trabajo gratis que le hacen a la marca. Totalmente cierto, aunque paguen regalando menús, sigue siendo un esfuerzo creativo. La cuestión es que «la gente corriente» no lo ve así, solo los diseñadores o gente del mundillo. Para el resto es una manera de jugar como cualquier otra. Las marcas lo hacen constantemente, lo que pasa es que contestar preguntas «sencillas» no es una profesión reconocida (a no ser que seas concursante de algún programa).