Media News S21 A21

Televisión
El mes que viene SundanceTV cumple una década, pero el tema de la semana es Eurovisión. Ya hay mucho escrito sobre los ganadores y los perdedores, así que me quedo como siempre con la puesta en escena. Dicho rápido porque ya fui compartiendo mis impresiones, este año me han parecido unas actuaciones desaprovechadas. Quizá es porque tenía mono después de la no-edición de 2020, pero solo hubo algunos trocitos que sí fueron un espectáculo audiovisual. Puede que también fuese porque algunas canciones parecían de otra época, la cuestión es que lo más interesante acabó pasando en los tejados y no en el escenario.

Publicidad
Recupero un par de anuncios relacionados con la pandemia y la nueva normalidad a la que algún día supongo llegaremos. Para lo primero, dos gráficas: 1/ un reCAPTCHA para elegir gestos y acciones cotidianas que salvan vidas, mucho más comprometido que marcar semáforos, pasos de cebra, camiones o cualquier otro objeto y 2/ algo más agresivo, una imagen que muestra lo que hay detrás de una mascarilla. Para lo segundo, un spot de Pepsi que nos recuerda aquello que se hacía sin pensar y que ahora resulta impensable. Algunas sí se echan de menos, otras no tanto.

Internet
Chrome tiene la batalla ganada desde hace tiempo, pero igualmente me pregunto dónde irán a parar los que ¿aún? utilizaban Internet Explorer cuando en breve deje de existir oficialmente. ¿A eso que llaman Edge? No tengo suficientes conocimientos técnicos para compararlos, pero sí veo claro que Chrome va por la versión 90, Firefox por la 80 y ¿la versión que discontinuarán de Explorer es la 11? He tenido que buscar si venía instalado en mi ordenador porque ni lo había abierto en… no, nunca. En fin, poca evolución veo y ya digo que sin entrar al detalle de las funcionalidades.

Cine
Cuando ves una película con un 2,9 en la escala de IMDb, ya sabes que es un riesgo, pero también que no la olvidarás nunca: ya sea porque los efectos sean amateurs, porque los actores sean planos o porque la historia te deja con más preguntas que respuestas. Especialmente con una: ¿cómo consiguieron la financiación para hacerla? Claro que esta es una cuestión que también se puede plantear en una con una nota de hasta 6, es decir, más o menos pasable. A partir de ahí, ya se supone que la experiencia será más agradable, aunque nunca te puedes fiar del todo como ya vimos hace un par de semanas con «Ciudadano Kane».

Media News S12 A21

Internet
Dos noticias relacionadas. 1/ Páginas amarillas ya no llamará a tu puerta para dejarte ese tocho de papel (aunque tuviese versión «bolsillo») al que nunca prestabas atención. Yo recuerdo haber buscado algo hace mucho, mucho tiempo. Tanto que ni recuerdo qué era ni si lo encontré. 2/ Google te da respuestas en su página de resultados, no necesitas entrar en ninguna otra. Es una interpretación posible del dato que está teniendo en vilo a los SEO: 2/3 partes de las búsquedas se quedan sin click. Pobres, con el esfuerzo que les supone poner ahí las páginas y luego no se llevan ni un triste click. Pero, ¿para qué crees que servía poner un anuncio en Páginas amarillas si muy poquitos le hacían caso? Pues fíjate cuánto tiempo ha durado: medio siglo.

Cine
Muchas noticias interesantes de cine esta semana, guardo unas cuantas para la semana que viene y me quedo con dos. 1/ Vista «La Liga de la Justicia de Zack Snyder», reconozco que se me hizo larga y eso que la vi partida en dos (aún se puede trocear más). Me pareció más una miniserie que una película, quizá precisamente por las partes tan marcadas, y eso es lo que no me convenció del todo. ¿Me gustó más que la anterior? Un poco sí, pero tanto como para volverla a ver este mismo año. 2/ Lo de hacer historia en el cine suena muy bien, hasta que es por algo de dudoso mérito. Eso debe pensar Glenn Close nominada como mejor y peor actriz a los Oscars y los Razzies, respectivamente. Si gana ambos, convertirá su actuación en motivo de estudio.

Televisión
No siempre que se cancela un programa es una mala noticia. No me parece nada triste que «HMYV» deje de emitirse, como tampoco lo sería si desapareciesen otros que aportan más bien poco. La idea que tienen algunas cadenas de retroalimentarse con gente que lo único que parece querer en la vida es cobrar por salir en la tele me da más bien rabia. Acaban siendo TT en Twitter semana sí, semana también. ¿Por qué? Porque alguien lo ve, se queda con una frase que retrata a quien la dice y al programa y la comenta con quien está escuchando. Así que ahí están, quitando espacio en los medios a otras personas que podrían tener algo más que decir que las tontadas propias de un patio de vecinos (o del cole porque la edad es otra discusión).

Publicidad
Cierro con tres anuncios. 1/ Tenía guardada desde hace tiempo una imagen que me impactó por el uso de algo cotidiano (hoy en día) para intentar convencer de dejar algo igualmente cotidiano (tristemente, de siempre). 2/ Paso a la comida rápida y a la tristeza que se respira en los primeros 20 segundos de este spot. Me gusta eso de «Good times are coming soon», aunque la aplicación de ese optimismo no me convence tanto. 3/ Sigo con alimentación, pero esta vez con la alegría de descubrir un juego de los de antes en la caja de una pizza. Usando realidad aumentada, es posible pasar un buen rato con algo que normalmente tiene un tiempo de vida corto: la caja. Eso sí, mejor no jugar mientras se come para mantener alejado el móvil de la mesa.

Media News S10 A21

Televisión
El sábado pasado se entregaron los Goya (¿los festivales no son en domingo?) y parece que tuvieron poca audiencia (febrero no fue el mejor mes para RTVE, por sus datos y sus errores). Yo tenía curiosidad por ver si la fatiga Zoom llegaba también a las galas de cine y reconozco que me gustó más de lo que esperaba. Quizá porque fueron al grano y nos ahorraron verlos recoger el premio, así son más humanos. Fue extraña, claro, porque es raro que alguien que se graba diciendo que apoya nuestro cine quite tiempo a los presentadores. Sí, algunos famosetes de allí hablaron más que los de aquí, pero se lo perdonaremos porque, al fin y al cabo, sus pelis llevan gente a las salas y eso es lo que importa.

Cine
No sé quién dijo que «Segundas partes nunca fueron buenas», pero suele acertar. Y más aún si entre primera y segunda pasa mucho tiempo, digamos 20 o 30 años. Poco sentido tiene revolver buenos recuerdos si no es para hacer algo que merezca la pena. No ha sido así con la secuela de «Shaft» ni con «El Rey de Zamunda». ¿Los reboots no se inventaron para evitarnos este tipo de experiencias? Los dos protagonistas convertidos en padres con historias que se han sacado de la manga y que no tienen ningún sentido. No dudo de que ellos se lo hayan pasado bien recordando ¿viejos? tiempos y sí, algo de gracia tiene. Pero, pasados la nostalgia aguanta un rato, después se piensa en cambiar el canal.

Internet
A los pocos días de que Twitter anunciase que busca formas de que los creadores de contenidos podamos rentabilizar lo que publicamos en su plataforma, leo que hay alguien vendiendo tuits. Pero no los «futuros», como algo patrocinado, no: su primer tuit. ¿Suena raro? ¿Y si te digo que no es un usuario cualquiera, si no el creador de Twitter y que su primer tuit es de esos que forman parte de la historia de la Red? ¿Te sonaría mejor saber que se vende utilizando NFT? La noticia lo explica bastante bien, pero aún sigo sin ver el interés por pagar 2,5 millones de dólares por ser el propietario legal de un tuit. Cosas de la historia, supongo. Llevándolo al arte: ¿el orgullo de pintar una obra maestra o el de tenerla en una pared?

Publicidad
Cuando ves la tele, te tocan ciertos anuncios según la franja horaria y el canal. Tu única decisión es si les prestas atención o no. Lo bueno que tiene Internet es que sí se puede elegir. Yo tengo un bloqueador de anuncios instalado en el navegador, pero sigo a varias fuentes que hablan sobre spots. Así decido cuándo verlos. Leyendo sobre las campañas más vistas de febrero en la web de Anuncios.com, he llegado a la conclusión de que veo pocos. Solo dos de su top 10 los había visto en la tele (los últimos de la lista, curiosamente) y solo el primero llegué a verlo online (diría que desde otra página, no la suya). Ojo, no me quejo de que me lleguen pocas campañas, al contrario, me alegra porque yo decido qué ver y no un planificador.

Media News S26 A20

Televisión
24, 22, 20, 13, 10, 8, 6, 3 o 2: cualquiera de estos números sirve para contar los capítulos de la temporada de una serie de televisión. Coinciden bastante con los plazos para emitirla, pero complica saber cuándo llegará el desenlace (si llega). Con las series que duran medio año ya se sabe que no hay que esperar grandes complicaciones, pero hay más posibilidades de que nos la líen en las más cortas. En los estrenos, suele decirse cuántos capítulos tiene la novedad, pero podría añadirse esta información en la descripción. Ya fue todo un avance conseguir un consenso al enumerar cada episodio TemporadaXCapítulo y quizá un TemporadaXCapítulo/TotalCapítulos sea excesivo, pero reconozco que hasta algunas de 8 me da pereza verlas.

Cine
Comentaba hace unos meses las versiones de «Las cuatro plumas» y hoy es el turno de «Dos seductores» (1964), «Un par de seductores» (1988) y «Timadoras compulsivas» (2019). Entre la película original con David Niven y la nueva versión con Michael Caen hay muy pocas diferencias, tan solo el gusto por el arte y el guiño final. El resto es prácticamente un calco: considerando que entre ambas pasaron 24 años, es normal que «nadie se entere». Con la última versión han pasado unos cuantos años más así que las nuevas generaciones tampoco recordarán la anterior. Y es una lástima porque creo que es la mejor de todas: de hecho, la nueva, aunque actualiza algunas cosillas, calca la de Steve Martin, no la de Marlon Brando.

Internet
Las ideas cortas son la base del microblogging. «Qué está pasando», nos pregunta Twitter y contestamos porque para eso entramos/abrimos su app, para saber qué se cuece. Apunta Carlos en un hilo sobre la estrategia de esta red social en los últimos tiempos (más caracteres, hilos, voz) algunos datos interesantes sobre qué uso hemos hecho del espacio adicional que nos han proporcionado: hay menos abreviaturas, somos más educados y hasta iniciamos más preguntas. Parece que su idea ha funcionado y ahora nos expresamos mejor. Una parte del mérito es suya, vale, pero quizá también los usuarios hemos cambiado en estos años y nos hemos vuelto más ¿sociales? gracias a todas las redes sociales a nuestro alcance.

Publicidad
Cada cierto tiempo aparecen gráficos que «descubren» mensajes en los logos de marcas conocidas. Pero hasta ahora nunca había visto que Pepsi tuviese otra lectura si se le da la vuelta. Vale, sí, hay que hacer unos pequeños ajustes, pero son tan mínimos que es muy fácil convertir el nombre en «isdad» para celebrar así el Día del Padre. Es un cambio que sorprende porque también «ha estado siempre ahí», pero no lo habíamos visto antes. Entonces, ¿qué caso hacemos a los logos si no somos capaces de ver más allá de lo evidente? ¿Se preocupan las marcas más de la cuenta en crear sentido a sus nombres y representaciones visuales? ¿Es cuestión de planteárselo como un impacto subliminal que quizá solo llegue a unos cuantos?

Media News S24 A20

Cine
Las estrellitas que reciben las películas por parte de los críticos tienen su peso en la promoción y consiguen que alguien se decida (o no) por ver un determinado estreno. Cuando todos dan 5 significa que es una apuesta segura, que gustará a todos. Pero, ¿qué pasa cuando alguien rompe la estadística con menos estrellitas? Aún así, se puede sacar rendimiento de su opinión jugando con el diseño. Lo hicieron con el póster de «Legend» y el resultado da el pego la mar de bien: solo se ven las preciadas estrellitas respaldando la idea de que hay que ver la película sí o sí. Reconozco que aquí sí que la imagen cuenta algo que sería difícil explicar únicamente con el texto.

Televisión
Escribo este párrafo sin haber visto todavía todo el programa de «MasterChef» que se emitió el lunes. Soy parte del porcentaje que lo ve en diferido a lo largo de varios días de la semana. Verlo en directo me resulta largo y hasta aburrido, en cambio viéndolo a trozos consigo digerirlo mejor. Aún así, esta edición me está costando porque hay menos cocina que en las anteriores. Ya se sabe los jueces han de estar por todo porque no hay presentadora oficial como había hace unas temporadas, pero pierden credibilidad cuando critican un plato si antes han estado haciendo tantas preguntas personales. Y este año, tristemente, hay más de lo segundo que de lo primero.

Publicidad
Hace un tiempo, compartía en mi Facebook la pregunta de si hace falta estar en un espacio común para ser creativo. Tantos meses, encerrados en casa sin poder disfrutar del todo de una conversación que active las neuronas, es normal que la capacidad de generar nuevas ideas quede afectada. En publicidad y en otros trabajos creativos, esto puede generar un conflicto con el cliente. Una solución fácil es cambiar de agencia para, digamos, renovar el aire. La alternativa es darle voz a otro creativo, llámalo usuario, fan y famoso. Es lo que ha hecho Skoda, abrir la puerta para que tres directores grabasen en su casa lo que quisieran con un coche en miniatura. Una versión reducida de lo que planteó Xiaomi.

Internet
Los algoritmos de publicidad son algo curioso: funcionan cuando no te das cuenta, fallan cuando se hacen evidentes. Pongamos que visitas una página de un determinado producto muy demandado hoy en día, automáticamente empiezas a ver ese tipo de producto, una y otra vez, cada vez que entras en esa red social. Por un lado, el anunciante quiere aprovechar el momento y, por el otro, el canal también quiere aprovechar que hay interés por ambas partes. En el centro, tú, hasta arriba de ofertas de algo por lo que simplemente sentías curiosidad y que ahora ya sabes que no te interesa. Tarde o temprano dejarán de salir, pero resulta molesto y deja en mal lugar al canal, además de ser una oportunidad perdida para tu siguiente tema de interés.

Para ser legal, te aviso de que utilizo cookies en esta web:    leer detalles y configurar preferencias
Privacidad