Media News S49 A20

Publicidad
Siguen llegando anuncios navideños y el de Día me parece el más realista de momento. Aún con todo ese brillo de felicidad en cada plano, lo digo porque ha puesto en la cabecera de la mesa a la familia en vídeollamada. Suena lejano que hace un par de años la publi nos animase desconectar para estar con ellos cuando ahora nos hemos visto obligados a hacer todo lo contrario. Otro tipo de spot navideño es el de los famosos que, si no fuese por la decoración, serviría para cualquier época del año, como este para los nostálgicos de «Pulp Fiction». Y, antes de que se me vuelva a quedar en el archivo: fíjate en la letra pequeña, ahora nos avisa de cuándo se grabó un spot, como en el de Alfa Romeo con los Räikkönen.

Cine
Hace ya días que algunas cadenas están emitiendo películas navideñas. No hablo de las clásicas, como seguro vendrá más adelante «Qué bello es vivir». Me refiero a las que parecen cortadas por el mismo patrón, tanto por título como en la portada. Podría ser una tortura pero, ¿te imaginas que te pagasen por verlas? Al otro lado del charco (y solo para los que viven allí, no te emociones) buscan gente para ver 25 películas navideñas y contestar a unas preguntillas. Es el sueño de cualquiera, que te paguen por hacer algo que harías gratis. Claro que hay pelis de todo tipo, incluso las que no apetece volver a ver. Quizá un robot en el futuro, no solo reescriba guiones para eliminar sesgos de género, también pueda modular el nivel de espíritu navideño que cada uno puede soportar.

Televisión
Los datos del EGM se acaban de publicar y la televisión sigue en cabeza, aunque no sea igual para todas las generaciones y algunas prefieran Twitch. ¿Podría ser ese cambio en el telespectador uno de los motivos por el bajón en los ingresos publicitarios en televisión? Otro año es posible que encontrásemos esa relación creíble, pero comparar datos de 2020 con cualquier otro es imposible. Mientras, parece que los telediarios sorprenden, lo que no me extraña porque queda claro que han de intentar adaptarse e innovar en formatos (y canales) si quieren seguir siendo interesantes para generaciones acostumbradas a contar su vida en directo.

Internet
Medir es necesario para mejorar. Detener la inercia por unos momentos y analizar qué estamos haciendo y qué resultados tiene sirve para asegurar que continuamos el camino con la confianza de que llegaremos al final y que no nos quedaremos dando tumbos. Las redes sociales han demostrado que se pueden sacar datos de todos los clicks que hagamos, incluso fuera de ellas. Así que mientras unos siguen ignorando esta posibilidad, otros la explotan. Como siempre, hay para todos los gustos porque sí, hay mucho que medir, pero también es cierto que no todo es medible o, quizá, no hace falta dedicar tanta atención a esos datos que no aportan demasiado, por mucho que estén ahí y haya formas de mejorarlos.

Media News S40 A20

Publicidad
Ocurre cada año, pero siempre es noticia: ya es otoño y pronto llega la Navidad. Antes vendrán otras fechas destacadas para el consumo, como Halloween o el Black Friday, pero igual este año también pasan sin pena ni gloria como ya ha pasado el verano y antes la primavera. El Corte Inglés ha puesto su granito de arena con la campaña otoñal, como es tradición, y en algunas tiendas se asoma el cambio de armario, aunque con la misma timidez que la nieve en las montañas. Lo peor es que los comercios pequeños van cerrando y a este paso cuando se tenga que salir a gastar solo se podrá ir a unos pocos lugares. Me faltan más campañas de gremios, no de bares que de esos ya se ocupan varias marcas.

Internet
La noticia está por todas partes: FarmVille cierra. Automáticamente han pasado por mi cabeza las peticiones de algún contacto de Facebook sobre este juego. Sí, hace tiempo que no pasa y es que 11 años es mucho tiempo cuando hablamos de la Red (ahora que pienso, también es casi lo que yo llevo siendo freelance). Hay muchos otros juegos online en esta red, pero también para jugar en red, lo que (imagino) debe ser más motivador. Los eSports llaman la atención y se han convertido en un negocio para muchos, no solo un hobby o una manera de pasar el rato. Algunos juegan, otros compiten y hasta hay quien mira cómo otros explican sus partidas o las viven en directo. Todo esto no empezó en una granja, pero si marcó un hito.

Televisión
Los guionistas no hablan mucho, lo suyo es escribir qué han de decir otros. Quizá por eso no son muy conocidos fuera del mundillo y pocas personas se fijan en quién escribe eso que tanta gracia le hace o que le ayuda a pasar el rato. Aún peor cuando se trata de un equipo de varios guionistas y todas las ideas se mezclan. Claro que lo que es peor para identificarlos resulta que es lo mejor para trabajar porque así no hace falta tener siempre la mejor idea. Y en programas diarios eso debe llegar a quemar, al final ya no se sabe quién ha dicho qué o por qué toca decir algo. Será cuestión de marca personal, de tener un buen coordinador o de aguantar hasta querer cambiar de profesión.

Cine
Sigo con el guión porque ayuda a entender a un personaje. En televisión podría decirse que sucede a base de repetición porque hay muchos capítulos para profundizar en ello. En cine no tanto, casi equivale a un piloto (aunque más largo). El final es inevitable (sin contar futuras secuelas o precuelas) y su motivación puede ser discutida por cualquiera. Pienso en ello después de leer sobre el final de una serie y cómo lo ha interpretado uno de sus protagonistas: decir que su personaje sigue viviendo aunque ya no se emita su vida por televisión es algo en lo que muchos escritores creen sobre sus personajes (en «El hombre que inventó la Navidad» puede verse cómo le esperan para actuar) y que en cine me parece más evidente.

Media News S37 A20

Televisión
Es septiembre así que todo está de vuelta. Si te fijas, en lo que llevamos de semana, hay montones de regresos y pocas retiradas o novedades. Lo que parece que no va a volver son las risas enlatadas. Sí, las que reforzaban los chascarrillos y te dejaban claro que estabas viendo una sitcom. Yo hace tiempo que no las oigo, quizá porque quedan pocas sitcoms que (me) hagan reír como antes o porque cada vez las ponen menos. Lo que sí oigo son aplausos enlatados y les veo menos sentido aún. Ahora que en los programas vemos espacios vacíos y público de cartón, quizá también debería retirarse todo lo artificial. Nos acabaríamos acostumbrado, como a muchas otras cosas que antes eran normales.

Cine
Hablemos de inteligencia artificial. Justo el lunes hablé de ella en mi newsletter y ayer mismo era noticia porque ha escrito un artículo sobre lo pacíficos que son los robots. ¿Y qué hace una IA en el cine? Decidir quién podría ser el siguiente James Bond. Sí, aún no se ha estrenado la última y ya saben quién continuaría la saga con más éxito. Es un algoritmo con el que podemos o no coincidir, pero si lo hacemos es porque somos parte de sus cálculos. No es la primera vez que se habla de ello: a principios de este año ya se abrió la posibilidad a contratar al equipo artístico según un cálculo matemático. Todo es posible y quizá así el sueño que salga de la fábrica sea más profundo.

Publicidad
Lo que no se muestra es tan importante como lo que se expone a plena luz del día. Puede ser un espacio en blanco o un silencio, pero comunica. Hay dos campañas recientes que lo demuestran. 1/ Un toque de humor vampírico: un espejo sin el reflejo de Drácula para promocionar el ballet australiano en el que es protagonista. Juego de miradas y sonrisas aseguradas para los que lo encuentren el cartel. 2/ Un ángel con solo un ala: una propuesta muy visual que deja en evidencia lo que falta en la nieve, pero que aún así demuestra las ganas de jugar de los niños. Empatía asegurada con los que, aún teniendo todos los miembros, no hemos conseguido un ángel tan perfecto.

Internet
Si los cotilleos eran casi el único entretenimiento en la corte de cualquier rey, las redes sociales son hoy esa corte. La diferencia es que ahora rodean a la plebe (léase alguien que, por muchos seguidores que tenga, no puede mandar quemarte los ojos y decapitarte por traición como hace Luis XIV en un capítulo de «Versailles»). Antes, alguien empezaba un rumor y era la comidilla hasta que había otro; hoy, igual. Antes, los temas eran la moda, las relaciones amor y el politiqueo; hoy también (mira las tendencias y, sea la hora que sea, habrá algo de eso si no hay partido). Quedarse en la corte hace que siempre se hable de lo mismo. Salirse implica perder el favor del rey, aunque (si estás en una democracia) ya no la vida.

Media News S47 A19

Publicidad
Es oficial: empieza la campaña de Navidad. Sí, también se asoman las del Black Friday, pero las buenas intenciones ya están aquí. La de Arcos empezó antes y, aunque no es una marca habitual de estas fechas, tiene un mensaje que encaja bien. Pero la de Loterías es la oficial (antes era Freixenet) y este año se está luciendo en Twitter donde tuvo la tendencia patrocinada para anunciar la hora en que lanzaba el vídeo y después ha seguido haciendo campaña animándonos a estar #UnidosPorUnDécimo. Incluso Ruavieja les felicita, un día antes de lanzar su spot. Quizá sea por falta de tiempo, pero este año aún no he visto las campañas en la tele, solo en las redes. Nuevos tiempos, pero mismos mensajes enfocados a ser mejores personas, al menos durante un par de semanas. Nos tratan como niños portándose bien para recoger los regalos de los Reyes Magos.

Televisión
Sí, vale, lo pillo: los personajes de una serie han de tener vida personal para hacerlos más profundos. Pero, no, no me vale cuando lo interesante de ellos es su profesión y su familia acaba tomando demasiado protagonismo. Por poner ejemplos similares: «Ray Donovan», «Scandal» y «Flack». Todos tienen sus matices, me parece lógico, pero a la hora de llenar minutos lo que hagan en su tiempo libre es secundario, no debería pasar a primer plano cada pocos capítulos. Claro, es para dar pie a tramas secundarias con nuevos personajes y que así los protas no queden planos, como robots todo el día trabajando. Yo casi los prefiero así porque, para vida personal, ya tengo la mía y me parece más interesante conocer otras profesiones.

Cine
Los finales de películas pueden ser lo más interesante de su guión cuando te hacen repensar todo lo que has visto. En el artículo de Icon tienes algunos ejemplos de finales para los que se necesitan todos los sentidos para comprenderlos. Aunque suene a tópico: esto antes no pasaba. Las películas acababan en cuanto se resolvía en conflicto, incluso de manera abrupta. Esto te dejaba la sensación de que le faltaban unos minutos para cerrar algunas tramas que podían quedar abiertas. Ahora duplican el epílogo para dar otro giro a la trama y, con suerte, se cierra. La manera de escribir guiones va evolucionando igual que los espectadores, quizá por eso pasan tantas cosas, para que nadie se aburra en la era del contenido efímero.

Internet
Termino el post con el mismo tema que lo empezaba: las fiestas de Navidad. Y es que ya es época de toparnos con copos de nieve cayendo como fondo mientras navegamos por una web. ¿No te ha pasado? Bueno, es lo más navideño que hoy en día tendremos la suerte de encontrarnos, además de los Doodles. Pero hubo un tiempo en que se cambiaban fondos, logos y hasta se podían escuchar villancicos o los cascabeles de los renos. Nada de esas ¿extravagancias? perdura porque los filtros de realidad aumentada son más divertidos y son ¿solo? para nuestros contactos. Los copos digitales serán graciosos, pero no se pueden comparar con hacer un muñeco de nieve con aquellos a los que piensas enviar la foto o felicitación virtual. Ya sabes, hay momentos para estar unidos y estos días es cuando más deberíamos vernos.

Media News S37 A19

Cine
Vale, todo está inventado. Es una frase que se repite mucho, también en el cine especialmente cuando se habla de guión (sí, yo sigo poniéndole acento). Hace ya unos cuantos años que se dice, sobre el tema hay un buen libro y mucha literatura. Curiosamente, sobre la parte técnica no se dice tanto. Qué crees que está peor visto: ¿inspirarse en otras tramas o hacer referencias a la dirección de otros? Quizá aquello de sorprender se lo toman más en serio cuando se trata de efectos y no se «copia» tanto como en las historias. En este sentido, la muy utilizada frase «del creador de… llega…» viene a decirnos que podemos esperar algo parecido, ¿no? Prefiero la de Amazon: «Los clientes que compraron este producto también compraron…».

Publicidad
Lo de hacer zapping para ver anuncios es algo que hago de vacaciones, pero también cuando vuelvo. Lo primero por intentar ver «cómo venden» en el extranjero; lo segundo para «volver a la realidad». Así es cómo me encontré con un spot de Viladrau que parece ser lleva ya un par de meses y que aún no había visto. Formalmente es demasiado parecido al clásico de Johnnie Walker como para dejarlo pasar sin comentarlo. Pero, aunque sea mejor intento que el del RACC, sigue siendo mejor el original. Aquí se entiende y tiene sentido lo de caminar, pero lo que se va encontrando por el camino es poco realista… además, si se notan «los cortes» pierde la gracia (tendrían que haber aprendido de «Nothing Hill«).

Televisión
Hay que reconocer el mérito de los programas que llevan mucho tiempo en pantalla, como «La ruleta de la fortuna». Parte del éxito es que cambian lo justo para que sigan gustando. El otro día vi un trocito y era tal cual lo recordaba… y eso que hace ¿una década? que no lo veía. Repito: tiene mérito y hay unos cuantos así. Y siguen ahí no por el decorado, el presentador o el animador del público: creo que es por el equipo que se dedica a escribir las frases de los diferentes paneles. Buscar frases es tan difícil como las preguntas de otros concursos: no se pueden repetir, tienen que tener alguna gracia, además de cierto nivel según el premio. Recuerdo que, en mi época de carrera, había programas que ofertaban el puesto… a becarios.

Internet
Hace ya 4 años que se estrenaba «CSI: Cyber«, una serie que no podemos decir que tuviese mucho éxito, aunque llegó a renovar por una 2º temporada. Supongo que fue porque «lo forense» que funcionaba bien en sus series hermanas aquí era digital y sonaba todo muy futurista (léase ciencia ficción). Pasado este tiempo, el futuro ya nos ha alcanzado y sigue sonando poco realista. Por eso siguen haciendo falta artículos y programas sobre ciberseguridad, porque parece que nadie se lo cree. O quizá sí se sabe, pero no preocupa lo suficiente porque sigue siendo algo intangible. Es como una enfermedad: hasta que no nos afecte más o menos directamente, ¿por qué preocuparnos? Por prevención, claro.

Para ser legal, te aviso de que utilizo cookies en esta web:    leer detalles y configurar preferencias
Privacidad