[CINE] Crítica «Harry Potter y la orden del fénix»

Después de leer que en el preestreno de «Harry Potter y la orden del fénix» se requisaron móviles y aparatos susceptibles de grabar la película para piratearla, no pude evitar esbozar una sonrisa en la sala al ver el típico cartel previo a la peli en que avisa de no lo hagas.

Pero mejor me centro en la peli y resumo: esta quinta peli es tan diferente a las demás que parece de otra saga.

Todos los personajes repiten pero quien realmente se lleva protagonismo no es ninguno de los conocidos, sino ‘la nueva’. Esta Dama de rosa inquisidora da más miedo que quien tú ya sabes y no puedo escribir. Los profesores casi ni aparecen, lógico si las clases pasan por la autoridad suprema.

La magia (para mi lo que más engancha de las pelis) se queda en un lugar poco lógico para un aprendiz de mago: reducida al mínimo y fuera del aula. De hecho, quien enseña a sus compañeros es el propio Potter. ¿Es que se han cambiado las tornas? Más aún al ver la pelea (mucho más creible y espectacular) entre el bien y el mal que en en la anterior película y que por cierto acaba con esa moralina casi sacada de una peli Disney.

Harry saca el malgenio (¡le grita a su querido director!), pero la varita casi ni la vemos. Tampoco la de sus dos amigos inseparables. Le defienden, claro, pero ellos y tres personajes más así que su hasta ahora protagonismo de secundarios queda un poco diluido. Y casi que me alegro porque el trío demuestra menos dotes interpretativas de las que recordaba.

Por todo esto es como ver una película impropia de la saga (o libro, porque tampoco lo he leído). Decían que Potter se hacía adulto, yo digo que han dejado escapar lo más divertido. Pero si ha servido para probar cosas nuevas, algo es algo aunque online.

[CINE] Crítica «Transformers»

Sólo poner el título me doy cuenta de que aún tengo en borrador la crítica de «300» (curiosamente no la veo cuando escribo de otros temas). Desde entonces, sólo he visto «Piratas del Caribe 3″… Eso demuestra que últimamente el cine no tiene tanta importancia en mi vida como antes.

O que selecciono más las películas que voy a ver. Por los títulos de las tres últimas, está claro qué busco: evasión, diversión… vamos, entretenimiento puro y duro. Es una lástima que no lo acabe de conseguir.

«Transformers» parecía que tenía todos los elementos: el director Michael Bay, una historia de mi infancia, presupuesto para tropecientos efectos especiales… Pero, aunque los tiene, la mezcla de todos ellos no ha conseguido evitar que las 2h 20min que dura se me hiciesen aburridas.

Quizá porque esperaba ‘acción espectacular’ y me encontré con ‘una comedia ñoña’. Quería ver algo como «Independence day» donde la comedia está presente pero no domina la historia. Si a «Transformers» le quitas las escenas cómicas, quizá te quede media hora.

Los personajes tienen papeles insignificantes que molestan en lugar de apoyar. Desde la familia y amigo del protagonista o los militares hasta los adolescentes expertos en comunicaciones (y ni sabemos qué les pasa), el papel de John Turturro y si me apuras hasta el mismísimo John Voight.

Los autobots debían ser los importantes y diría que en «A todo gas» tienen más protagonismo que aquí. Su comportamiento les convierte más en juguetes (¡qué odiosa es la escena del jardín!) que en máquinas protectoras que nos ayudan a salvar la Tierra.

Y la dirección no ayuda a verlos mejor. El anuncio de Citroën tiene más mérito que los planos repetitivos y tan cercanos que es imposible apreciar dónde va cada pieza del coche. ¿Qué tal algún plano general de tanto en tanto? Ni siquiera la cámara lenta ayuda a apreciar los detalles de la transformación.

Tampoco sirve de mucho la banda sonora que se puede resumir en sonido metálico que recuerda al de «Terminator 2» y alguna canción rockera para los pocos momentos de acción.

Resumiendo, casi dos horas y media perdidas. Eso sí, estoy segura que cuando se estrene en televisión, «Transformers» será la típica película que veré y me gustará.

Apunte final: el colmo es alquilar «Ases calientes», que salga el trailer de «Hot fuzz» y recordarla mucho mejor que esta superproducción de Steven Spielberg.

Media News S22 A07

Televisión
Imprescindible la opinión de Claudio M. de Prado en El Bulevar del diario adn de hoy que comenta la presencia de Abrien Brody frente a los medios: «Frente a él, dos bandos: los plumillas que querían hablar de cine y los reporteros estrellas de televisión que buscaban su momento de gloria«. Entre los segundos me imagino al reportero «CQC» de turno y a la también dudosa reportera de «Sé lo que hicisteís». A todo el mundo se le da un micro y una cámara…

Publicidad
Interesante el apunte de Juanjo Rodríguez sobre los programas de fidelización. Las empresas se esfuerzan y no les damos nada a cambio más allá de nuestro apoyo incondicional. ¿No tendrían que darnos ellas muchas más ventajas? ¿Qué tal si nos pidiesen la opinión y además nos hicieran caso?

Cine
Después de ver «Piratas del Caribe: el fin del mundo» sólo puedo alegrarme de no tener que volver a ver a este trío de personajes. A la una que es imposible, pero imposible que me la crea; al otro que siempre tiene la misma cara; y al otro que primero fue gracioso y ahora viéndolo multiplicado cansa, y mucho. Al final, el único que se salva es el mono. ¡Qué actorazo, qué bien adiestrado está!

Internet
Quizá Google ya no sea cool para algunos, pero cada vez estamos más cerca de que realmente Google = Internet (no recuerdo la fuente de esta idea). Su mayor logro sigue siendo el buscador pero la colección de servicios que está recopilando hará que al final cualquier internauta tenga una cuenta con ellos. Llegado ese momento me pregunto se convertirá en servicio de pago? Una vez creada la dependencia, ¿por qué no aprovecharla?

Y para no perder de pista qué se cuece en Second Life: las empresas más visitadas, una embajada y un vídeo explicativo.

Para ser legal, te aviso de que utilizo cookies en esta web:    leer detalles y configurar preferencias
Privacidad