Media News S48 A21

Estás a punto de invertir 2 minutos en inspirarte para mejorar tus contenidos. ¡Gracias por dejarme ayudarte!

Hoy empieza mi calendario de Adviento: ¿lo quieres recibir a las 15h?

Publicidad
Dos pares de campañas interesantes estos días. 1/ Estamos de lleno en campaña de Navidad y siguen llegando los anuncios propios de estas fechas, como el de Apple con una niña cuidando de un muñeco de nieve. Pero también hay algunos con una historia que no te esperas, como el de Posten con una versión nada convencional para estas fechas. 2/ Jugar con la silueta de Coca-Cola podría decirse que no es nuevo, aunque siempre resulta llamativo. También lo hace Alpina para su producto Finesse, pero va más allá y aprovecha su nombre para poner fin «a algo más importante, la violencia de género».

Cine
Leyendo sobre la historia del cine siempre se aprende algo, sea sobre industria, tecnología o simplemente sobre la sociedad de la época si consideramos que este arte es su reflejo. Un buen ejemplo es el artículo de Fotogramas sobre el whisky: ¿cómo ha evolucionado su presencia en las películas? Aunque sea un contenido de una marca, es válido el repaso que hacen a los personajes que se suelen ver acompañados de un vaso de esta bebida. Hay un patrón, sí, igual que lo hubo con el tabaco, dos productos similares en lo que a regulación e inversión publicitaria se refiere.

Televisión
Diría que fue el año pasado (aunque todo el 2020 es algo confuso) cuando alguien dio la campanada durante las campanadas (perdón por el juego de palabras, la confusión aún no se ha marchado del todo): apareció una nueva forma de darlas que congregó a suficientes personas como para que el resto del año se siguiese hablando de quién había detrás. Pues la historia se repite, aunque con un nuevo giro porque el escenario deja de ser «el garaje» y pasa a ser el mismo balcón que en cualquier otra cadena tradicional, además acompañado de un presentador clásico entre los clásicos. La mitomanía no tiene edad.

Internet
Por la newsletter de Amalia López llego a Minus, una red social que solo permite hacer 100 publicaciones y me pregunto: ¿hace falta limitar la verborrea que típicamente se produce en redes? Es posible, porque lo de controlar los caracteres está claro que no les ha acabado de funcionar (de 140 a 280 y más con los hilos). Otra funcionalidad que no tiene es la opción de votar/recomendar lo que se publica y esto sí que parece se está llevando últimamente para que no haya competiciones. Y me siguen surgiendo dudas: ¿en qué momento se ha desdibujado la definición de red social? ¿Hemos dejado de ser sociables o, al menos, querer aparentarlo?

Eva Sanagustín

Organizo, redacto y sugiero contenidos. Soy freelance, he publicado 16 libros y mantengo este blog desde 2004.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.