[AD] Los famosos y sus productos

Estás a punto de invertir 1 minutos en inspirarte para mejorar tus contenidos. ¡Gracias por dejarme ayudarte!

Hace unos días que en Marketing directo publicaron los resultados de la 4ª ola de Barómetro de Personality Media. Además del Top10 de los más valorados y conocidos (con Matías Prats, Amparo Baró, Antonio Banderas, Pau Gasol, Rafa Nadal como el Top5), hay un par de datos interesantes:

  • El 69% de los consumidores consideran más atractivas o mucho más atractivas las campañas con presencia de personajes populares. ¡Y sigue subiendo!
  • Entre los años 2006 y lo que llevamos del 2007, el uso de personajes famosos como prescriptores de una marca ha aumentado en un 20%. 

Recupero estos números porque en apenas una semana se han publicado dos noticias relacionadas con famosos que representan productos:

Si después de pagar millones porque un famoso represente a una marca, la prensa descubre que en realidad no la utiliza, qué es mejor ¿callarse o denunciarles?

En un mundo ideal, los famosos utilizarían ese perfume o ese pintalabios porque les gusta, no porque les pagan por llevarlo. En un mundo ideal, las marcas buscarían al famoso que ya usa sus productos y se los regalaría para que no dejase de hacerlo. ¿Te acuerdas de Forrest Gump y su raqueta de ping pong?

En mi mundo, no me importa qué perfume usa ella porque ya uso uno que me gusta (y desde luego no es Chanel).

Algunas campañas con famosos: Coco Mademoiselle, Nespresso, Reebok, Ferrero, Dewarism, Magnum

Eva Sanagustín

Redactora de contenidos freelance, también hago planes de marketing de contenidos. Escribiendo en blogs desde 2004.

3 comentarios:

  1. Imposible olvidar su raqueta, ni tampoco sus zapatillas Nike. El matiz en este asunto creo que está en las cláusulas del contrato. Uno puede ceder su imagen a un producto, pero no por ello comprometerse a usarlo en exclusiva. Un caso que creo paradigmático es el de Pelé o Concha Velasco. Ambos han prestado su imagen a campañas de productos que no usan porque no lo necesitan (creo), pero sin embargo han hecho mucho por la aceptación y normalización del producto entre su público.
    Al respecto del papel de la prensa. Está bien que si denuncia lo haga por el beneficio del usuario, como sucedió con las telescópicas pestañas de Penélope. Sin embargo, me temo que si se hacen eco de estas noticias es más por la curiosidad del hecho que por un fin ético.

  2. Jesús,
    creo que en el caso de la demandada, había contrato de exclusividad.
    La proyección es lo importante, si una ofrece glamour y la otra es cercana a una franja de edad es lo que al final hace vender.
    Gracias por tus interesantes apuntes,

  3. Pingback: Sexo en Nueva York « Tecme y Puma

No se admiten más comentarios