En marcha la 6ª encuesta sobre el estado de los contenidos en España 2017

Queda poco para que acabe el año, es momento de repasar qué hemos hecho durante 2017 y así ver cómo podemos mejorar para el 2018. Por eso por esta época suelo plantear la encuesta sobre el estado de los contenidos en España, para poder conocer mejor cómo las empresas y autónomos utilizan los contenidos.

Desde 2012, planteo cuestiones sobre la organización interna del departamento, la tipología de contenidos que se publican y otras cuestiones estratégicas. Este año no iba a ser menos, hay que confirmar o no si hay el estancamiento que parecía sobrevolarnos en las conclusiones de la anterior encuesta.

Como siempre, dependo de tu participación para conseguir datos interesantes, mínimamente representativos. Así que si tienes unos minutos (no te debería llevar más de 5), te agradezco desde ya mismo que participes y compartas este post para lograr más respuestas (si trabajas en una agencia, puedes reenviar a tus clientes).

Quiero participar en la encuesta

Si sigues leyendo sin haber hecho click en el link anterior, quizá necesitas un incentivo. No hay problema porque también quiero agradecerte el tiempo que me vas a dedicar y tu sincera respuesta a las preguntas. Así que este año, gracias a la colaboración con EasyPromos, se sortearán entre los participantes los varios premios que seguro que no querrás perderte: contesta las preguntas de la encuesta y al final te contaré cómo participar en el sorteo.

Como es habitual, con los resultados prepararé un ebook que podrás descargar libremente igual que ya puedes acceder a los de años anteriores.

[Contenidos] 10 años después, la influencia sigue teniendo un precio

Aviso que este va a ser un típico post nostálgico así que, según cuándo te iniciaste en el mundillo del blogging y del marketing online, quizá te suene algo extraño todo lo que voy a contar hoy.

Hace poco más de una década, cuando aún ni se asomaba la crisis económica, había muchas oportunidades para los bloggers. Era porque algunos bloggers empezaban a destacar por congregar lectores ávidos de opiniones reales.

Las agencias no acababan de entender la situación y era fácil que hubiese quejas de empresas, bloggers y lectores disgustados: unas querían buenas reviews sin esfuerzo, otros querían un trato más personal y los otros querían más transparencia. De hecho, uno de los “grandes conflictos” intentó dividir a la blogosfera entre quienes aceptaban publicidad en los blogs y quienes se negaban a dejarse controlar por los anunciantes.

Por entonces, mi blog llevaba ya un par de años activo y los mensajes de agencias eran constantes. Había tantos haciéndolo mal, que cuando alguien se dignaba a entender lo que era la blogosfera, todos lo agradecíamos. Y digo ‘todos’ porque éramos unos cuantos y nos conocíamos casi todos así que, casi sin darnos cuenta, pronto empezó la competición para ver quién publicaba antes o qué se daba a quién a cambio de qué. Tenía que acabar mal la cosa (perdón por el spoiler).

En 2007 publiqué un white paper que, más que manual, casi era un manifiesto: “Buenas prácticas de blogmarketing“. Hoy este documento cumple 10 años y releyéndolo junto con uno posterior de 2009 siento que casi todo sigue igual y los errores se suceden. Sí, aparecieron las agencias especializadas pero algunas lo eran y otras solo lo decían. También surgieron como un gran-bada-boom los medios sociales y con ellos el social media marketing. Así que el blog empezó a competir con los que reunían seguidores en redes y pasamos de hablar de blogmarketing o blogger relations a sufrir el marketing de influencia (primero a lo grande y luego a lo micro), aunque todo siguen siendo RRPP pero con algún .0 detrás para parecer más modernas.

El objetivo de las campañas cambió ligeramente y pasó de querer ser viral (era la palabra de moda) a ser recomendado, mencionado o simplemente enlazado (ahora el link building es lo más). De bloggers comparados con periodistas a influencers tratados como celebrities. Del mail para pedirte que publiques una nota de prensa al “pásame un presupuesto para saber cuánto me costaría que me sacases en todas tus redes”. Todo por el bien del marketing.

Hay datos sobre el valor de los influencers y sus contenidos en el marketing. Está claro que son una vía para promocionar tanto productos como piezas propias a las que se quiera dar un alcance mayor o quizá diferente. Pero mi sensación es la misma: aunque alguna buena noticia se oye de tanto en tanto, la cosa no va tan bien como debería después de tanto tiempo practicando. ¡Más de una década!

O quizá sea solo mi imaginación y por eso me gustaría animarte a dejar tu opinión en los comentarios. Quizá dentro de otros 10 años nos riamos un rato leyéndolos, ¿te animas?

[Contenidos] ¿Por qué es tan difícil clasificar a los contenidos?

Cuando entro en una librería, siempre intento encontrar mis libros. Ya desperté del sueño de ver a alguien con alguno en la mano, pero no desisto de verlos rodeados de otros libros. Son mis criaturas, no puedo ni quiero evitarlo. El caso es que me encuentro buscando mi último libro y otra vez me divierto viendo las categorías de algunas librerías. Por eso el título de este post no es “¿por qué el país se detiene en agosto?” si no una reflexión sobre lo difícil que es clasificar una materia como los contenidos.

En librerías

Las secciones de las librerías habituales para encontrar libros relacionados con los contenidos son 2:

  • Empresa: específicamente, marketing y comunicación. Si hay suficiente volumen (y cada vez hay más), se distingue marketing digital y algunas veces hasta estrategia online e incluso marketing en redes sociales.
  • Informática: hubo un tiempo que aquí solo iban los manuales de programas para hacer contenidos, pero también puede ser donde estén redes sociales, blogs y hasta community management.

Afortunadamente, suelen situarlas juntas pero la realidad es que una acaba pasando los ojos por ambas secciones sin ver la diferencia entre ellas: ¿dónde iría un libro para vender más en Facebook? ¿Empresa apartado ventas o Informática sección redes sociales? Algunas veces hay libros que están en ambas como si no estuviese claro dónde pertenece.

Se supone que las librerías (como las bibliotecas) siguen una clasificación de materias estándar. Se la conoce como IBIC (International Book Industry Categories) pero no ayudan mucho a los contenidos. Las categorías oficiales más cercanas serían:

  • Economía, finanzas, empresa y gestión incluye ventas y marketing y gestión de proyectos (algo propio del content strategist),
  • Ciencias de la computación incluye secciones para usabilidad y arquitectura de la información (algo también muy relacionado con la estrategia de contenidos).
  • Otras categorías que encajarían serían industrias de internet, búsqueda en línea, programación web o servicios de web (aunque son muy genéricas).
  • Hay una categoría para la propia creación de contenidos como gráficos y diseño gráfico, ilustración, fotografía o guiones de cine/televisión.

Recapitulando, ¿dónde iría un libro sobre blogs? ¿Qué categoría sería la ideal? Según el contenido: algunos son simples manuales de WordPress y otros, como el mío, incluyen reflexiones menos técnicas como la rentabilidad de abrir un blog. Son claramente diferentes pero, ¿van en secciones separadas o merece la pena juntarlos?

Ocurre algo parecido cuando en lugar de hablar de librerías, lo hacemos sobre empresas.

En empresas

Los departamentos de contenidos son complicados de organizar porque parece que nadie quiere ser responsable de algo tan transversal. ¿Quién instalará WordPress como CMS de la web o quién publicará los posts en el blog? ¿O quién editará las imágenes y los vídeos y las publicará en las redes sociales? ¿Quién será responsable de la estrategia de contenidos y de supervisar las piezas creadas? Tantas opciones como empresas porque es una cuestión de recursos: marketing, comunicación, informática o sistemas… cualquiera puede acabar encargándose de ello.

Fïjate que muchas veces se combina la parte más técnica (uso de programas informáticos) con ideas corporativas (conceptos empresariales). Por eso, igual que en librerías, esas personas o departamentos deberían estar juntos para que estrategia y ejecución fuesen de la mano. Siguiendo el caso del blog, ¿por qué separar a quien lo instala de quien escribe en él? Sin saberlo, quizá tienen en común el plugin que mejorará el blog: trabajando juntos lo conseguirían, por separado serían autómatas sin ánimos de prosperar.

La función de coordinarlos equivaldría a la del librero o bibliotecario que ordena los libros. Obviamente, no tienen por qué conocer en profundidad todas las temáticas. Las editoriales entran en juego entonces añadiendo colecciones y términos en las portadas para que sepan dónde clasificarlas. Eso mismo deben intentar los propios empleados en sus trabajos si quieren que se reconozcan internamente las tareas relacionadas con los contenidos.

Es muy fácil creer que los contenidos son algo técnico, de la sección de informática, pero sin la estrategia adecuada no sirven de nada y a ésa la encontrarás en la sección de empresa. ¡Mezcla las dos y a triunfar!

"Estrategia de contenidos. Técnicas para que tu empresa crezca"

[Contenidos] Sobre la profesión de redactor freelance en España (datos 2017)

Hace unos meses publiqué un post sobre los sueldos que se cobran fuera de España en profesiones relacionadas con los contenidos así que era lógico que acabase haciendo uno sobre los ingresos de un redactor freelance en España. Me decidí finalmente cuando leí que el SEO es una habilidad requerida en la mitad de ofertas y por reencontrarme con una infografía de 2015 que ponía precio a cuánto pagar al redactor en base a su experiencia.

Mezclando todo esto junto con la única información previa similiar made in Spain que encontré en el blog de Roger en 2014, preparé 10 preguntas y las lancé a ver a qué conclusiones podía llegar sobre mi profesión: ¿cuántas palabras se escriben? ¿Cuánto se cobra? ¿Qué servicios se ofertan?

Como siempre en mis encuestas, la recogida de datos fue mediante un formulario online de forma totalmente anónima, entre el 17 de marzo y el 7 de abril. 51 compañeros de trabajo dieron respuestas válidas y gracias a su participación he podido concluir que en esta profesión nuestra hay muchos extremos (y quizá hasta intrusismo con otras).

He utilizado las medias para la infografía resumen pero explico algunos datos:

  • El contenido que más se escribe son post para blogs: lo hace el 71% y el 59% lo enmarca en un plan de contenidos.
  • Un 20%, además de textos, redacta guiones para infografías o vídeos, lo que encaja con que el 25% ofrezca como servicio la creación de fotos/vídeos.

    Servicios redactores freelance
    Detalle de la infografía
  • La tarea que parece complementarse mejor con la redacción es el community management, lo hacen el 61% de participantes. En 2011 ya comenté la colisión entre ambas profesiones con las conclusiones de otra encuesta.
  • El 14% son redactores pero también traducen contenidos. Merecerá la pena concretar en el futuro a qué idiomas.
  • El 59% ha hecho algún tipo de trabajo gratuito. Como me decía Andrés hace unos días, a veces merece la pena.
  • La perspectiva de futuro no es mala y nos permite ser algo optimista porque la percepción media es de 3,39 sobre 5 (siendo éste un volumen mucho mayor respeto al año pasado).
  • El 82% no utiliza bolsas de empleo para freelance.

Merece un apartado diferente el tema de tarifas y sueldos porque es donde hay más extremos (hace unos días vi otra referencia que no dejaba muy bien el sector). Me he centrado en los 44 que han contestado las preguntas sobre piezas y palabras para que puedan extrapolarse los datos y así está la cosa:

  • La media mensual de piezas de cierta extensión (no actualizaciones sociales) es de 32 pero la respuesta mínima ha sido de 2 y la máxima de 175. Así que algunos escriben una cada 15 días, otros 1 al día y los más trabajadores unas 5.
  • La media de palabras por pieza es de 707 pero aquí también hay extremos: la pieza más pequeña es de 80 palabras y la más extensa de 3000. Son datos medios así que es incorrecto pensar que hay relación entre los que escriben menos/más piezas con el número de palabras que éstas tienen. Además, hablamos de piezas por lo que pueden ser posts pero también noticias más largas.
  • El precio medio por una pieza de 300 palabras es de 41€ así que la tarifa media equivale a 14cts por palabra. Hay que tener en cuenta que esto no significa que todas los formatos se cobren al mismo precio.
  • Para calcular el sueldo medio de un redactor freelance en España, he optado por utilizar los sueldos de cada participante (en base a su volumen de piezas, palabras y tarifa por palabra). Así, el valor más alto es de 8333€/mes, el más bajo de 27€ y la media se queda en 1576€ al mes. En otras palabras: algunos pueden vivir de lo que escriben y otros no.
Sueldo medio redactores freelance
Detalle de la infografía

Quizá en una futura edición pregunte por otros datos como formación, edad o género. Pero, por ser la primera, me he conformado con hacer solo un par de preguntas puramente estadísticas:

  • Años de experiencia: la media son 11 años pero han contestado algunos con 30 y otros con solo un par de años en esta profesión. Además, no hay relación aparente entre la experiencia y sueldo. En todo caso, la percepción de volumen de trabajo respecto al año pasado es mayor para los que tienen menos de 5 años de experiencia e inferior para los que llevan más de 20.
  • Comunidad autónoma: el top 5 de comunidades participantes ha sido Catalunya (29%), Madrid (20%), Andalucía (16%), Comunitat Valenciana (12%) y Región de Murcia (8%). Claro está que esto no significa que sea en estas regiones donde haya más profesionales activos porque, afortunadamente, se puede escribir en/para cualquier lugar de España.
¿Cómo trabajan los redactores freelance en España? Infografía y resumen de los principales datos. Clic para tuitear

Es momento de reflexionar y poner la información en contexto para situarse. Quizá se quede en anéctoda o quizá sirva para que alguno amplíe sus servicios o para subir/bajar tarifas. Cada freelance tomará sus decisiones, como profesional autónomo que es.

[Contenidos] Cada año invierto 11.000 euros en mis propios contenidos, ¿y tú?

¿Cuánto cuestan tus contenidos a tu empresa? La respuesta es fácil si los tienes externalizados porque solo has de sumar las facturas de tus proveedores. Si utilizas alguna herramienta profesional, también es sencillo añadirlo al cálculo. Pero, ¿y tu tiempo? ¿No sabes que el tiempo es dinero?

Aunque la media diga que dedica 3h a la semana a los contenidos, cada persona/empresa invierte el tiempo que quiere/puede. Uno de los principales motivos para querer/poder es el convencimiento propio y de quien corresponda de que el esfuerzo que suponen a diario los contenidos servirá para algo. Cuando ésto está claro, es más fácil conseguir el tiempo para lograr cualquier objetivo perseguido. Solo hablo de recursos internos porque viendo los datos de inversión del “Estado de los contenidos en España 2016“, no se busca mucha ayuda externa precisamente.

Para dejar claro que sí, los contenidos cuestan dinero, preparé hace 2 años una calculadora gratuita que ponía en relación el volumen de contenidos con el sueldo de la persona que los hacía. Pues bien, ahora la he actualizado para que se vea aún más claramente cuánto cuesta a las empresas mantener tus canales corporativos bien alimentados de contenidos. El formato esta vez es un XLS así que aún es más sencillo de utilizar: solo has de descargarla e introducir tus datos.

En la pestaña sobre el cálculo del documento explico que he basado el tiempo para cada pieza en el que yo dedico de media (obviamente puede variar entre contenidos y también para cada persona). Y como el movimiento se demuestra andando, he hecho el cálculo con mis propios contenidos.

Según mis resultados: invierto 11.000 euros al año en crear mis propios contenidos

En resumen: cada año publico casi 4.000 piezas de contenido (posts, newsletter, ebooks y actualizaciones sociales) lo que equivale a una inversión de 850 horas o 11.000 euros al año. Afortunadamente disfruto escribiendo (dentro y fuera de mi jornada laboral) pero puedo entender que otras personas se asusten con mis datos.

Comparte tus números en los comentarios para debatir sobre este tema: ¿te animas a probar mi calculadora?

Guardar

Guardar