[WWW] Cómo ver posts por todas partes

Tarde o temprano, todos sufrimos ante una página en blanco o seguro que al menos una vez no la vemos las mismas ganas e ilusión de antaño. Si buscas la manera de ver posts por todas partes, sigue leyendo esta adaptación al mundo del blogging del post de Colectivo planner sobre cómo ser curioso.

  • fíjate en toda la pantalla, los banners y la barra lateral también cuentan
  • sigue los enlaces, son lo que da vida y anima la blogosfera
  • lee con atención, incluso los comentarios pueden ser interesantes
  • busca nuevos blogs, no te quedes siempre con las mismas opiniones
  • suscríbete a blogs y twitters, no importa la cantidad sino la calidad
  • desconecta de tanto en tanto, a tu alrededor también hay vida aunque sea offline
  • practica el networking, en una sala o al aire libre se repiran nuevas ideas con las que conectar
  • toma notas de lo que se te ocurra, las buenas ideas son las que primero se olvidan
  • relee posts antiguos, puedes encontrar preguntas que dejaste sin responder
  • observa tendencias, quizá para hablar de todo lo contrario
  • conoce a tus comentaristas, un diálogo tiene dos direcciones
  • recuérdate por qué empezaste el blog, en el origen se encuentra la respuesta cuando la evolución falla
  • investiga más allá de Google, las bibliotecas todavía existen

La curiosidad de un blogger por descubrir es tan importante como la necesidad de compartir. Sin las dos, difícilmente podrá enfrentarse a la página en blanco.

Por cierto, solo la idea de releer posts antiguos está en la lista de «tipos de posts para inspirarte» de «Tu blog paso a paso» aunque otras ideas se mencionan en otras partes del libro.

[WWW] Blogging y microblogging

Lo normal es que tenga varias ventanas o pestañas abiertas mientras navego. Ahora mismo, por ejemplo, tengo 6 pestañas (pocas porque estoy concentada escribiendo) y dos de ellas son las que han inspirado el siguiente post: la de Twitter y la de WordPress, microblogging VS blogging.

En sus últimas versiones WordPress ha incorporado un «Recuento de palabras» debajo del campo de texto del post que va aumentando a medida que se va escribiendo. Podría parecer que este recuento no sirve para nadie más que para los que cobran por palabras/escritas pero ver cómo el número de palabras aumenta me anima a seguir escribiendo.

Todo lo contrario me ocurre con Twitter. En su cuadro de texto hay un contador de 140 carácteres que disminuye por cada tecla pulsada. Incluso cambian de color de gris a granate y después a rojo cuando te acercas al límite y estás en negativo. Por mucho que su frase «What are you doing?» sea más fácil de llenar que la ‘hoja’ en blanco de WordPress, tengo la sensación que no tener espacio suficiente me frena las ideas.

La actitud al escribir varía si ves que aportas algo (recuento positivo) o si por el contrario has de darte prisa por acabar (cuenta atrás negativa). De ahí a que cada herramienta tenga su momento y su objetivo concreto y desde luego esto no significa que se pueda juzgar valor a un post/tuit por el número de palabras o carácteres que lo componen.

De hecho, soy de las que piensan que el microblogging ha demostrado que los posts cortos pueden ser igual de valiosos que los posts largos y, supuestamente, más trabajados. Frente a la pregunta: ¿cuál es la extensión perfecta para un post? La respuesta la tengo clara: las palabras que necesites para transmitir lo que te ha motivado el post.

Ayer tuiteé este mismo pensamiento y, como casi siempre, apuré los 140 carácteres. Así quedó lo que podría ser el resumen de este post: «El recuento de palabras de WP siempre me anima a seguir escribiendo, pero el de Twitter no. Uno aumenta, el otro disminuye: pura psicologia!«.

Qué crees que es mejor, ¿la idea concentrada o el post desarrollado?

[WWW] Leer y escribir ¿o al revés?

Documentarse (aunque sea buscar el vídeo en YouTube, no hace falta hacer periodismo de investigación que Internet es inabastable) es básico para escribir un (buen) post. Pero, si tienes poco tiempo, muchas veces has de elegir entre hacer un repaso a tus feeds  o escribir un post. Cuando hay que dar prioridad a algo, ¿qué eliges hacer primero? ¿Leer o escribir?

En general, sin tener en cuenta que cada día y cada momento es diferente, lo que me parece más lógico es leer primero y luego escribir.

  • A favor:  puedes  saber qué se ha dicho antes sobre el tema y usar otras opiniones como enlaces para complementar tu propio discurso y así mejorar el post. Para los lectores también es bueno porque puedes descubrirles nuevas fuentes de información, no necesariamente leen las mismas que tú y las pueden considerar interesantes.
  • En contra:  puedes descubrir que alguien ya ha dicho lo que pensabas explicar. Aún así no significa que no tengas que escribir el post porque tu enfoque puede ser diferente y favorecer la participación de tus lectores.

Pero cuando el tiempo escasea la lógica se deja a un lado y se recurre a lo más fácil: escribir primero y luego leer a los demás, o ni siquiera llegar a abrir el Bloglines/GReader. 

  • A favor:  puedes escribir tuopinión sin influenciarue por lo que hayan dicho otros. Si tus lectores tienen menos tiempo que tú, puedes convertirte en su gurú.
  • En contra:  puedes darte cuenta que no has aportado nada al debate porque simplemente repites lo que otros han dicho ya. Si tus lectores tienen más tiempo que tú, puedes hacer que se pregunten para qué seguir leyéndote.

Estos son mis argumentos, ¿cuáles son los tuyos? ¿Lees y escribes o escribes y lees?

[WWW] La importancia del “Asunto”

Si te llega un mail con el asunto «Una campaña viral viralizando un virus» es imposible que no lo abras. La curiosidad hace, como mínimo, que leas las primeras líneas para saber realmente de qué va. Yo lo hice así y me encontré con el mail de Juanma donde me explicaba la campaña para el libro «La señal» (puedes conocer los detalles del widget que han creado para difundir el virus en otros posts).

Más que inspirarme a hablar de la campaña, su mensaje ha conseguido que me interese recopilar algunos consejos para redactar correctamente el Asunto de un mail porque de los últimos mails que me han llegado desde agencias, éste es el que tenía el asunto mejor escrito.

Recordemos que en una campaña de blogmarketing, un envío de newsletter o cualquier otro emailing (incluso personal), el asunto es la primera impresión que recibirá el destinatario y dicen que el motivo por el que se abren el 35% de los mails. Como no siempre se conoce al remitente, lo más eficaz es trabajar esa línea de texto como la más importante y ¡nunca, nunca, dejarla vacía!

Consejos básicos pero que mucha gente descuida:

  • «ni demasiado largo ni demasiado corto, y debe tranquilizar al destinatario en el hecho que el mensaje no es spam y no contiene virus» son las dos únicas sugerencias del «Libro blanco sobre el email marketing» de la IAB.
  • por tanto, hay que evitar palabras que no pasen el filtro del spam como pueden ser ‘gratis’ o ‘compra ahora’ pero tampoco repetir signos de puntuación.
  • «los titulares atractivos e informativos son mejores que los temporales» es lo que sugiere Neus en «Aprender comunicación digital«.
  • incluir el nombre del destinatario para personalizar cada envío.
  • debería contener un resumen del contenido pero a veces una pregunta que despierte la curiosidad es más efectiva.
  • la educación recomienda no escribirlo en mayúsculas.

Todo esto para que en un par de segundos el destinatario se decida a abrir el mail. A partir de ahí, el mensaje es el protagonista.

[WWW] Tipos de titulares

En el mismo paseo por la biblioteca y en la misma sección, encontré también «Manual del redactor publicitario» de Mariano Castellblanque (en Taller d3 comentan la introducción). Es un libro muy diferente a «Palabras para vender, palabras para soñar». Está plagado de citas a otros copys (se nota que el origen es una tesis doctoral) y no tiene una estructura tan clara pero su lectura es igualmente interesante.

En los dos libros dedican páginas al titular y, leyéndolas pensando en el apartado dedicado a cómo titular un post de mi libro, son útiles no solo para publicidad o prensa, también para blogs. Apunto aquí los tipos y las funciones de los titulares.

Leer más

Para ser legal, te aviso de que utilizo cookies en esta web:    leer detalles y configurar preferencias
Privacidad