Media News S49 A20

Estás a punto de invertir 3 minutos en inspirarte para mejorar tus contenidos. ¡Gracias por dejarme ayudarte!

Publicidad
Siguen llegando anuncios navideños y el de Día me parece el más realista de momento. Aún con todo ese brillo de felicidad en cada plano, lo digo porque ha puesto en la cabecera de la mesa a la familia en vídeollamada. Suena lejano que hace un par de años la publi nos animase desconectar para estar con ellos cuando ahora nos hemos visto obligados a hacer todo lo contrario. Otro tipo de spot navideño es el de los famosos que, si no fuese por la decoración, serviría para cualquier época del año, como este para los nostálgicos de «Pulp Fiction». Y, antes de que se me vuelva a quedar en el archivo: fíjate en la letra pequeña, ahora nos avisa de cuándo se grabó un spot, como en el de Alfa Romeo con los Räikkönen.

Cine
Hace ya días que algunas cadenas están emitiendo películas navideñas. No hablo de las clásicas, como seguro vendrá más adelante «Qué bello es vivir». Me refiero a las que parecen cortadas por el mismo patrón, tanto por título como en la portada. Podría ser una tortura pero, ¿te imaginas que te pagasen por verlas? Al otro lado del charco (y solo para los que viven allí, no te emociones) buscan gente para ver 25 películas navideñas y contestar a unas preguntillas. Es el sueño de cualquiera, que te paguen por hacer algo que harías gratis. Claro que hay pelis de todo tipo, incluso las que no apetece volver a ver. Quizá un robot en el futuro, no solo reescriba guiones para eliminar sesgos de género, también pueda modular el nivel de espíritu navideño que cada uno puede soportar.

Televisión
Los datos del EGM se acaban de publicar y la televisión sigue en cabeza, aunque no sea igual para todas las generaciones y algunas prefieran Twitch. ¿Podría ser ese cambio en el telespectador uno de los motivos por el bajón en los ingresos publicitarios en televisión? Otro año es posible que encontrásemos esa relación creíble, pero comparar datos de 2020 con cualquier otro es imposible. Mientras, parece que los telediarios sorprenden, lo que no me extraña porque queda claro que han de intentar adaptarse e innovar en formatos (y canales) si quieren seguir siendo interesantes para generaciones acostumbradas a contar su vida en directo.

Internet
Medir es necesario para mejorar. Detener la inercia por unos momentos y analizar qué estamos haciendo y qué resultados tiene sirve para asegurar que continuamos el camino con la confianza de que llegaremos al final y que no nos quedaremos dando tumbos. Las redes sociales han demostrado que se pueden sacar datos de todos los clicks que hagamos, incluso fuera de ellas. Así que mientras unos siguen ignorando esta posibilidad, otros la explotan. Como siempre, hay para todos los gustos porque sí, hay mucho que medir, pero también es cierto que no todo es medible o, quizá, no hace falta dedicar tanta atención a esos datos que no aportan demasiado, por mucho que estén ahí y haya formas de mejorarlos.

Eva Sanagustín

Organizo, redacto y sugiero contenidos. Soy freelance, he publicado 16 libros y mantengo este blog desde 2004.

Los comentarios están cerrados.