Media News S43 A19

Estás a punto de invertir 3 minutos en inspirarte para mejorar tus contenidos. ¡Gracias por dejarme ayudarte!

Publicidad
Si la primera frase de un anuncio es «Workaholic: a ti también te lo han dicho, ¿verdad?», me quedo pegada a la pantalla y tengo que hablar de él. Es de Audi, para su Q3 Sportback y continúa con una serie de palabras que ya utilizamos en nuestro día a día como si fuese lo normal. Parecen quejarse de que «nos pasamos la vida inventando nombres» para luego decirnos el de su modelo y pedirnos que llamemos al coche como queramos. Vale, pues lo llamaré «coche», sin distinguirlo de ninguna manera de cualquiera de los otros que veo en anuncios o por la calle. Más que nada porque, para mí, todos son coches, sin más apellidos. Eso lo que tiene no conducir, que ves los coches sin darles valor.

Cine
En un reportaje sobre Filmin, uno de sus responsables predice que el futuro del cine en streaming tiene dos caminos: por un lado, intermitencia de los usuarios (nos daremos de baja y alta cuando nos convenga) y, por otro, plataformas convertidas en contenedores (por comprarse/fusionarse entre ellas). Es un futuro que no suena del todo mal, aunque vamos a seguir sufriendo para llegar a ello. Primero por no estar obligados a la permanencia y sus costes de cancelación (aunque hay que leer siempre la letra pequeña) y segundo porque los precios siguen subiendo. Así que, en el fondo, el futuro (también de la tele) será según determine el dinerito que los usuarios quieran invertir. Claro que una mezcla de pelis clásicas y modernas puede ser interesante, pero según lo que cueste.

Televisión
Hay que reconocer que el titular es de aquellos que te hacen leer: «Yo soy la persona que elige las películas de sobremesa de Antena 3 (y también me encargo de poner los títulos)«. La entrevista acaba resultando curiosa: desde la perspectiva televisiva, hay que reconocerle el mérito; desde la del telespectador, viene a llamarlos domingueros de siesta fácil sin gusto por lo artístico; y desde la de los responsables de las tv movies que programan, no acepta nada que sea creativo y se salga del guión típico. Deja claro que programa lo que les funciona así que me imagino que la sobremesa de este canal es la alternativa que utilizan en fin de semana los que se duermen a diario viendo el ciclismo o los documentales de La2.

Internet
Activismo y humor son las claves que apunta el artículo de Yorokobu sobre clickbait y moda para entender cómo funciona hoy en día este mundillo, aunque yo diría que todos, no solo el de la moda. Te animo a repasar lo que se cuece y triunfa por tus redes en general y seguro que lo más compartido es lo uno o lo otro, quizá los dos a la vez incluso. Queremos reírnos de todo y queremos comprometernos con algo. Parecen incompatibles, pero pueden mezclarse consiguiendo un cóctel que termina en falta de empatía. Me refiero a la que nos hace comprender lo que piensan los otros, no a la simpatía que nos hace poner un Me gusta. De éstos vamos servidos, tanto que hasta nos los quitan para no influirnos.

Eva Sanagustín

Redactora web freelance especializada en estrategia y marketing de contenidos. Escribiendo en blogs desde 2004.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.