Media News S10 A14

Estás a punto de invertir 3 minutos en inspirarte para mejorar tus contenidos. ¡Gracias por dejarme ayudarte!

Cine
Este año, de lo único que me he enterado de los Oscars es de la famosa foto. Claro, siendo el tuit con más retuits de la historia, lógico que, aún siguiendo a poca gente, alguno hiciese un retuit. Del resto, solo cosas aisladas que he leído en titulares. Los Oscars ya no tiene interés para mí. Y, en el fondo, muy en el fondo, me da un poco de pena. Siguiendo los éxitos de mis compañeros de promoción, me pregunto si podría ser ése mi lugar. Estoy tan alejada de lo audiovisual que me parece posible solo en un universo paralelo. En él, la Evalternative escribiría guiones de películas, series o programas de televisión en lugar de contenidos corporativos para empresas. Es, bueno, otra historia.

Internet
Nos pasamos el día poniendo etiquetas, tantas que algunas veces nos olvidamos de quitar las que ya no tienen sentido. Silvia Cobo pide precisamente que se le quite la etiqueta ‘digital’ al periodismo. Digital, online, 2.0… ¿por qué añadir esos apellidos? Mejor dicho, ¿cuándo hace falta ponerlos? Me atrevo a decir que solo cuando la persona con la que hablas es tradicional, offline o 0.0. Y sí, todavía quedan unos cuantos que son así. Parece que sus etiquetas les gustan y no quieren cambiarlas. Tarde o temprano tendrán que hacerlo, eso seguro, porque la digitalización no espera y sigue añadiendo etiquetas, gusten o no.

Televisión
Dos artículos llaman mi atención y se me ocurre relacionarlos para contestar las preguntas de sus títulos: «¿la televisión americana está enferma de violencia?» y «¿son malas las series españolas?«. Yo diría que tienen bastante de verdad las dos así que contestaría que sí. Por eso les doy la vuelta y no me imagino que los títulos se mezclasen y las dudas fueses si las series americanas son malas y si las españolas son violentas. Las respuestas serían igual de fáciles porque también se invertirían y contestaría que no. Como siempre, el problema viene por la comparación cuando ni la historia ni los horarios ni la demografía nos ayuda a equipararnos con series de otros países.

Publicidad
Sigo con titulares y miedos porque el que me he encontrado serviría para alguna de mis clases: «Anuncio en escalera mecánica aterroriza a pasajeros del metro en Brasil«. ¿Puede un anuncio ser terrorífico? El de este metro, sí. Me ha recordado a la primera película de «Cocodrilo Dundee», cuando ve por primera vez unas mecánicas y retroce asustado. Ahora bien, ¿quién querría poner a un verdadero cocodrilo al final de unas escaleras? ¿Un centro comercial, un edificio de oficinas, el Metro? ¿Con qué propósito? Las ilusiones ópticas funcionan bien cuando el usuario no piensa; si no, no tienen ninguna lógica porque, ¿dónde se ha visto una mecánica sin nadie delante?

Eva Sanagustín

Redactora web freelance especializada en estrategia y marketing de contenidos. Escribiendo en blogs desde 2004.

Los comentarios están cerrados.