Media News S48 A13

Estás a punto de invertir 3 minutos en inspirarte para mejorar tus contenidos. ¡Gracias por dejarme ayudarte!

Publicidad
Que un anuncio te guste no significa que recuerdes la marca, a veces hasta la puede ser que la recuerdes como de otra marca que ni es de su sector. Cosas de la memoria. La pregunta es, ¿y cuando no nos gusta? ¿La recordamos igual? No he buscado estudios, seguro que los habrá, pero he hecho la prueba con un anuncio que me dio grima desde el primer día que lo vi (en total, lo habré visto 2 o 3 veces): ¿las botellas volando? ¡Qué idea es esa! Pues de La Mancha viene y reconozco que sí me acordaba. Continúa mi autoexperimento con el Honda que, también, de buenas a primeras recordaba el spot de las ilusiones ópticas (más que nada por la parte visual). Y sí, así se hacen los estudios que no sirven para nada porque no son significativos pero lo seguiré probando.

Cine
Eso de ‘para gustos, los colores’ es una verdad fácil de comprobar cuando se habla de amor, de diseño o de películas. Todo lo subjetivo tiende a levantar polémica. El debate es sinónimo de gente dispuesta a escuchar y aceptar opiniones, ver cosas buenas y malas donde antes solo veíamos lo contrario. Así que leer sobre alguien al que se juzga si podría ser el peor director de cine es tan divertido como las listas de los mejores y peores films de la historia. ¿Quién sabe cómo serán los gustos dentro de algunas décadas? ¿Y si en el próximo milenio (cosas de la evolución) solo queda esa película y es tomada como referencia de lo que era el cine en esta época? Vaya idea, ¿eh? La regalo para los guionistas que quieran aprovecharla.

Internet
De tanto en tanto, este mundillo en que vivimos, léase la Red, se convierte en noticia. Algunas veces es porque alguien ha publicado algo (más veces malo que bueno) y, frase demasiado habitual, Internet se revoluciona. Otra versión también típica es que las redes sociales se vuelcan en algo. Como si normalmente fuésemos a la nuestra y, sin más justificación, nos pusiésemos todos de acuerdo. Pues va a ser que no todos. Pero el daño ya está hecho porque ‘desde fuera’ (sí, aún hay gente que vive feliz sin Facebook ni Twitter ni LinkedIn ni Google+) y nos cortan a todos por el mismo patrón aunque ni siquiera nos hayamos enterado de aquello que ‘nos estaba revolucionando’.

Televisión
Una ya no sabe qué hacer para evitar spoilers. He probado dejar de leer blogs de televisión entre capítulo y capítulo, bloquear hashtags en Twitter y hasta no leer la prensa digital para que no me salga una noticia de lo que ha pasado. Pensaba que estaba ‘a salvo’ por ver solo un programa de ese canal pero, claro, ahora todos se anuncian en los de la misma cadena así que cuando el primer anuncio de otro programa es un avance de lo que se verá en unos días no me da tiempo a cambiar el canal… ¡zas, spoiler! Habrá quien no considere un spoiler que te cuenten la trama de la serie o que expliquen las pruebas del programa. Son los que llaman spoiler solo a explicar el final pero también puede serlo el desarrollo… me da igual si hacen un giro al final o cualquier cosa. ¡No quiero saberlo!

Eva Sanagustín

Redactora de contenidos freelance, también hago planes de marketing de contenidos. Escribiendo en blogs desde 2004. "Pilares del contenido" es mi último libro, ¿quieres leer las primeras páginas en Amazon?

Los comentarios están cerrados.