Media News S46 A21

Estás a punto de invertir 2 minutos en inspirarte para mejorar tus contenidos. ¡Gracias por dejarme ayudarte!

Cine
25 años después de haber visto el remake del 96, por fin veo la película original de 1955 “Las diabólicas“. No hago ningún spoiler si te digo que me ha sorprendido encontrar una cartela final en la que se recomienda no contar nada de la película. ¿Por qué? Pues porque una petición similar es la que utilizó Hitchcock para promocionar “Psicosis” unos años más tarde, con bastante éxito, pero nunca lo había visto en una película. Curiosamente, dicen que él quiso hacerse con los derechos de la novela en que se basa la historia de estas dos mujeres (¡qué joya hubiese sido!), aunque se acabó quedando con “Vértigo”.

Publicidad
¡Habemus anuncio de Navidad! Se está mezclando con los del Black Friday, pero ahí está ya haciéndonos pensar un poco más en los demás. Esto hace que el espíritu navideño se despierte más que con los villancicos sonando a todo volumen por las calles iluminadas para la ocasión. Precisamente es ese halo de ilusión compartida lo que hace que últimamente tengan un punto de irrealidad y fantasía, como de algo imposible que solo puede ocurrir en la ficción… o en fechas muy señaladas. Sería fantástico que siempre fuese así, pero Navidad es únicamente una vez al año.

Televisión
Leer con antelación que una serie se acaba es bastante normal, pero me ha resultado extraño para un programa porque parece que se lleva más fulminarlos sin contemplaciones cuando van mal. ¿Qué pasa si esa no es la razón? Pues que se anuncia con un mes de adelanto como ha pasado con “Lave Motiv”, incluso el propio Buenafuente lo explicó un poquito el lunes. Pocos programas hay de este estilo en nuestra televisión y otro se va, así que esa franja nos volverá a quedar coja. Tengo curiosidad por ver con qué lo reemplazan, tanta como por saber cuál será el siguiente paso de su creador y dónde irán a parar sus colaboradores.

Internet
Tener una web, ¿hace falta o no? Anna da buenas razones para tener (y actualizar) la suya. No todos ven utilidad en preocuparse de una (¡siempre acaban saliendo problemas!), cuando hay otras vías (léase redes sociales) con las que tener suficiente presencia y, sobre todo, acercarse a la audiencia. No puedo evitar relacionar esto con la noticia de que otro medio centenario deja de salir en papel y se queda solo con la versión digital. En este sector, la pregunta ya hace un tiempo que no es si tener web o no, más bien es si mantener la versión impresa sale a cuenta o no.

Eva Sanagustín

Organizo, redacto y sugiero contenidos. Soy freelance, he publicado 16 libros y mantengo este blog desde 2004.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.