Media News S23 A21

Estás a punto de invertir 2 minutos en inspirarte para mejorar tus contenidos. ¡Gracias por dejarme ayudarte!

Televisión
Estamos ya en esa época del año en que se emiten finales de temporada, un buen momento para decidir seguir viéndola o no. Una se podría plantear cuestiones del tipo: ¿me ha gustado esta temporada? ¿Recuerdo algún capítulo especialmente? ¿Han evolucionado los personajes? Pero, la verdad, lo que me ayudará a decidir será: ¿me importaba algo lo que pasaba? ¿Veía la serie porque no había nada mejor? ¿Me ha preocupado saber si se renovaba o si terminaba definitivamente? En esas estoy con algunas y también repitiéndome más o menos las mismas cuestiones con las que pronto volverán.

Cine
Leer artículos con sugerentes títulos del estilo «Las X mejores películas que podrás ver este fin de semana» es curioso porque normalmente ya las he visto o no las quiero ver. ¿Y son las mejores? Ahora entiendo por qué tardo tanto en encontrar qué ver. Así que prefiero quedarme con listas frikis porque, aunque también las haya visto todas, al menos me trae algo de nostalgia y eso ya sabes que me gusta. Tanto que leo sobre videoclubs y, aunque lamento su agonía, me alegra el recuerdo que me provoca pensar en los que había en mi barrio, los carnets que tenían o las máquinas de rebobinado que tenían debajo del mostrador.

Publicidad
Pocas campañas han mostrado tan claramente lo que ¿hemos vivido o estamos viviendo? como la de Actimel Vitamina C. Han puesto a alguien intentando apagar unas velas y seguro que a todos nos ha venido a la mente el último cumpleaños que vivimos en persona o en videollamada. También han puesto a alguien trabajando en bañador (¿no debería ser en pijama?) y a un repartidor de comida a domicilio (¿llegan a subir a la puerta de casa?), pero creo que con el cumple lo han clavado. En el futuro, sea cuando sea eso, recordaremos esta campaña y cómo nos encontrábamos: ponga-aquí-su-estado-de-ánimo-actual.

Internet
La semana pasada me tocó actualizar permisos de varias herramientas. Recibir ese tipo de emails avisándote de que has de hacer algo da una sensación extraña. Primero desconfianza porque podría ser phishing, pero también la duda de si merece la pena dar todos los pasos que piden para tener activo algo que ni recordaba que estaba utilizando. También la semana pasada pedí la verificación de mi Twitter (sigo esperando) y vincular mi tienda de Facebook en mi Instagram (rechazada), todo ello bien sencillo y tan rápido que contrasta con el proceso de las otras herramientas. Parece que el movimiento no-code no llega a todos los niveles.

Eva Sanagustín

Organizo, redacto y sugiero contenidos. Soy freelance, he publicado 16 libros y mantengo este blog desde 2004.

Los comentarios están cerrados.