[AD] El confesionario de Breil

Estás a punto de invertir 2 minutos en inspirarte para mejorar tus contenidos. ¡Gracias por dejarme ayudarte!

El titular podría haber sido «Breil escandaliza a la Iglesia» pero habría sido bastante perverso. Aunque si has visto el último anuncio de Breil, entenderás el por qué. De momento no han puesto alguna queja pidiendo que dejen de emitirlo, pero todo se andará…

En el spot, una chica se arrodilla para confesarse y el cura que la escucha empieza a ponerse nervioso. Los planos mezclan el colgante de la chica y su reloj con el sudor del cura y su mirada escandalizada hasta que el cura no soporta más la confesión y sale corriendo. Casi se cae al arrodillarse en otro confesionario, se le nota con ganas de limpiar su alma de lo que acaba de oír. La chica va hacia la salida y mira (me atrevería a decir que con una sonrisa en la boca) hacia donde está el cura confesándose.

¿Qué le ha debido contar al cura? Sólo oímos el principio de la confesión, pero por su cara no es nada bueno. ¡Qué escándalo! La conclusión es clara: las chicas malas llevan Breil.

Esta marca de relojes vuelve de nuevo a jugar con el cielo y el infierno, aunque menos directamente. Su posicionamiento no puede ser más claro y se aleja de la sensualidad de su competencia: el Viceroy de Antonio Banderas, la colección nº9 de Festina que aún colea y la repetición (quizá influida por la de Magnum) del spot de Paz Vega y Francisco Rivera para Paul Versan.

Otro consejo: la próxima vez que conozcas a alguien, fíjate en su reloj (en general yo lo hago). Si es un Breil, el inferno está asegurado. Tu sabrás si alejarte o no.

Temas relacionados
[AD] Colección nº 9 de Festina
[AD] Contracorriente con Bacardi
[AD] «Soy lo que soy» por Reebok

En ad db, publicidad de relojes
Seiko
Swatch
Time force
Baume y Mercier

¿Más temas? Sigue atent@ y, si quieres, lo leerás aquí.

Eva Sanagustín

Redactora de contenidos freelance, también hago planes de marketing de contenidos. Escribiendo en blogs desde 2004. "Pilares del contenido" es mi último libro, ¿quieres leer las primeras páginas en Amazon?

3 comentarios:

  1. Opino que el cura no corre a confesarse por lo que ha oído (¿qué clase de sacerdote es si no puede soportar oír ciertos pecados? Las noticias están llenas de cosas horribles, ¿no ve tampoco la tv?) sino por lo que está viendo. Los planos cerrados del escote de la chica nos muestran lo que está mirando el sacerdote. Por eso va a confesarse, porque tiene malas tentaciones. Y cada uno interpreta qué le tienta, si el canalillo o el colgante. 😉

  2. Mi querido Lector fiel,
    yo también pensé en esa opción pero el posicionamiento que ha tenido siempre esta marca me hizo descartarla.

    Por cierto que hace un tiempo vi en alguna revista un anuncio que lo justificaba y lo he encontrado de nuevo este mes (el scaner está en mi carta a los Reyes).

    La imagen es de una chica con un pedazo de carne en un ojo mirando a cámara con desprecio. El slogan es «Bad girls go Breil» y desde luego su actitud no hace pensar en vilencia doméstica.

    Gracias por tu masculina visión del spot y por volver por aquí.

  3. yo también opino que el cura no corre a confesarse por lo escuchado si no por las tentaciones que tiene al ver a la chica sin duda el auncio quiere mostrar lo sexi que puede ser una chica llevando un breil que incluso pone nervioso al cura

No se admiten más comentarios