[Contenidos] ¿Por qué es importante el nivel de madurez de tu estrategia de contenidos?

El nivel de madurez de la estrategia de contenidos es una manera de clasificar a las empresas según cómo incorporan los contenidos en los procesos de su día a día, los recursos que utilizan para crearlos y distribuirlos o cómo los miden”. Así es cómo defino este concepto en “Estrategia de contenidos. Técnicas para que tu empresa crezca“. Se trata de una adaptación a los contenidos del modelo de madurez de capacidades así que los niveles pueden establecerse en 5 o, como hago en mi libro, simplificarlos a 3: básico, intermedio y avanzado.

Los diferentes niveles de madurez de la estrategia de contenidos son útiles porque ayudan a las empresas a: Read more

Media News S16 A17

Internet
Hoy se han presentado las conclusiones del Estudio de RRSS del IAB y uno de los tuits me ha llamado la atención: ¿es WhatsApp una red social? ¿Lo es Skype? Yo no la considero ni la uso así. Sí, tienes un perfil y puedes compartir cosas entre los que te siguen, pero aunque esa definición parece afirmar que lo es, algo no me convence. Quizá sea por el hecho de utilizar el número de teléfono que sigo considerando como algo privado que no comparto públicamente. Pero, viendo el uso que la mayoría de usuarios da a las redes sociales, queda claro que lo es porque es el lugar más apropiado para chatear como hace el 67%.

Cine
Esta semana está llena de noticias de Star Wars por la Celebration de su 40 aniversario, pero como soy más bien trekkie me animo a comentar otra serie de artículos que parece están poniéndose de moda: finales de película que no llegaron a ser. Después del de “Pretty woman” han salido otros muchos pero el más noticiable es el de “Fast&Furious 7”, justo ahora que la 8ª peli de la saga ha hecho historia superando como mejor estreno a “Star Wars 7”. Es curioso que ambas tengan en común la violencia y la rapidez del transporte, ya sea en un coche trucado o en un halcón milenario.

Televisión
En muchas de mis clases digo que cada día es “el día de algo” y que un calendario estacional es muy útil para planificar contenidos. Así que no sé por qué me extraña que se quiera celebrar hoy día 19 como el día de la familia Simpson. He visto unos cuantos capítulos de sus muchas temporadas pero, creo que ya lo he dicho alguna vez, no está entre mi lista de series de animación favoritas (si es que tuviese algo similar). No obstante, reconozco el mérito de celebrar 30 años y me gusta la idea de hacerlo con un maratón compartido entre los canales que la emiten.

Publicidad
Buscando un anuncio que pensaba que era de Audi, he topado con esta especie vídeo con pruebas de cámara para mostrar su Q5 (el coche sale en todos y cada uno de los planos). Entonces he recordado la tipografía del spot y he caído en que era de Mercedes. Esta historia tiene final feliz porque 1/ he encontrado el que inicialmente buscaba y resulta ser una serie de vídeos y 2/ el spot del Q5 empieza y termina en Barcelona (diría que la excusión es al Cap de Creus) y otro del E-Class Coupé lleva incluso en el título Barcelona. Todos son tan diferentes que me es difícil mezclaros pero precisamente por eso son interesantes de ver.

Aprendizajes de mi primer año como escritora autoeditada

Quedan pocos días para Sant Jordi y se cumple el primer aniversario de mi aventura como autora autoeditada así que me parece apropiado hacer un post sobre lo que supone autopublicar tu obra. No va a ser un manual, hay otros que ya lo explican, más bien quiero compartir algunas reflexiones sobre la autoedición que espero sirvan tanto a autores para que se animen como a lectores para que valoren más la labor de los autores.

Por si llegas a mi blog por primera vez o desde hace poco, quizá quieras saber que he publicado unos cuantos libros: ahora mismo, son 12 libros los que llevan mi firma, ya sea como única autora o en coautoría. Y digo “ahora” porque seguramente este año podré sumar 2 más a la lista. Algunos fueron encargos de una editorial, otros se los propuse yo y hay 2 que decidí publicar por mi cuenta. De momento, “Diario de un libro” y “Estrategia de contenidos” son los 2 que he autoeditado. Y aquí digo “de momento” porque quizá en el futuro vuelva a utilizar esta opción. ¡No ha sido tan malo después de todo!

También creo necesario advertir que mi experiencia es en obras de no ficción (aunque he escrito 2 cuentos) pero imagino que es lo mismo para novelas.

Supongo que para alguien que publica su primer libro el mundo editorial debe resultar complicado (sigo recordando el primero como el más difícil). Si como yo ya has tenido relación con varias editoriales, conoces el proceso y sigue siendo duro (todos tienen su historia), pero menos. Las tareas son (aparentemente) sencillas:

  1. Escribir: obviamente, la mejor parte. Supone documentarte y editar tu propio texto, pero repito que es lo mejor. El título lo decides tú, a no ser que firmes un contrato y ellos tengan la última palabra como en la portada.
  2. Maquetar el manuscrito: el procesador de textos es el mejor amigo del escritor pero maquetar un ebook no es lo mismo. ¿Y qué me dices de escribir la contraportada y textos promocionales? También lo acabarás haciendo.
  3. Publicar: tampoco es lo mismo configurar la venta en Amazon que esperar a que la editorial distribuya a librerías y te envíe los ejemplares de cortesía a tu casita. Ver tu libro en tus manos es lo segundo mejor de esta aventura.
  4. Promocionar: sin importar quién publica, los autores siempre tenemos que poner mucho de nuestra parte para dar a conocer nuestros libros. La editorial hace algo y su implicación es diferente en cada caso (Amazon ayuda lo justo, más si sales en KindleFlash), pero el autor que se autopublica acaba haciendo aún más esfuerzo y, para tratar de competir con la engrasada maquinaria editorial, se convierte en vendedor de guerrilla.
  5. Cobrar: Amazon te permite saber las ventas casi en tiempo real mientras que las editoriales te lo dicen 1 vez año. Los porcentajes de derechos tampoco son los mismos pero decidirlo todo, incluyendo cuánto recibir por cada venta, no tiene precio.

Podría añadirse al principio de esta lista el tener la idea, intentar venderla a una editorial o incluso cuando se comparan opciones para (auto)convencerse (o no) de que autoeditarse es una única opción porque nadie te contesta o te dicen que no les interesa (quizá has llegado a este post por ese motivo). Cada autor pasa por diferentes etapas antes y después de escribir (diviértete con algún meme sobre ello) y lo que a uno le parece demasiado técnico para otro es sencillo, así que no todas las etapas son iguales para todos los escritores.

Está claro que, como cualquier otra lista de tareas, el proceso de autoedición lleva tiempo. Parece que el manuscrito nunca se termina porque, sin una fecha de entrega firmada en un contrato, el momento de poner “Fin” no llega. Además, crear una portada es algo muy importante y merece la pena dedicarle horas (para alguien que no es diseñador gráfico, aún serán más). Y hay tiempos que no controlas como el de pedir el ISBN o el de que aprueben la publicación en Amazon. Todo parece alargarse mientras que con una editorial es tan sencillo como entregar el manuscrito e ir repasando lo que ellos hacen.

Mi vida editorial es tan ajetreada que cuando alguien me dice que ha leído mi libro tengo que preguntarle cuál. Es una situación divertida pero no tanto como la cara de quien me felicita por haber publicado el último y le digo que antes hubo unos cuantos más. Es difícil de explicar entonces que todos están en librerías, menos el último que solo se puede comprar en Amazon. Hay quien gusta de ver y tocar los libros, quizá sea por eso que, cuando te autopublicas, la gente te mira diferente. Parecen desconfiar del resultado que has conseguido (y que tanto ha costado) como si tu libro fuese de baja calidad. Claro que hay de todo entre el gran volumen de manuscritos que hay al alcance de un click, pero algunos son muy buenos.

Llenar las estanterías de librerías de toda España da trabajo a muchos intermediarios así que las editoriales solo eligen los libos que les parecen más rentables, es decir, de los que creen que podrán vender más ejemplares (ellos sabrán en base a qué lo deciden). Seguro que tú tienes mucho más tiempo e interés en que tu libro se venda, pero te traigo malas noticias: las editoriales tienen los contactos con las distribuidoras que harán que los libros lleguen a librerías y ninguno de estos intermediarios trabaja con autores directamente.

Yo probé sin suerte en las estanterías físicas, así que también intenté meter “Estrategia de contenidos” en catálogos online de las principales librerías. Con la misma mala suerte porque el sistema está pensado para editoriales y librerías pequeñas, no para autores. Ver que “Marketing de contenidossigue ahí es una alegría pero me entristece que esté solo.

Las opciones publicitarias son otra gran fuente de impotencia: los medios se hacen eco de unos pocos autores, lógico porque somos muchos, pero triste porque todos tienen detrás la maquinaria de una editorial. Quienes nos autoeditamos recurrimos a nuestros contactos (y los que encontramos) para que nos ayuden a llegar a nuevos potenciales lectores. Caemos en el spam confiando en que alguno hará algo más que dar una felicitación rápida o un Me gusta… pero la mayoría nunca pasan de ahí, doy fe de ello. Lo comprendo pero, qué le voy a hacer, me da pena.

No puedo negar que hay muchos momentos negativos cuando te autopublicas: se empieza con el “No” de las editoriales y se acaba con el “No” de los lectores que no parecen interesados en leer lo que tanto tiempo te ha costado crear. Pero no quiero acabar el post triste porque también hay instantes de mucha felicidad: cuando alguien te escribe un mail únicamente para decirte que le ha servido, si una persona te lo acerca para que se lo dediques o al descubrir que un desconocido te pone unas estrellitas en Amazon. Solo por alguna de esas alegrías compartidas con los lectores ya merece la pena (sería el tercer mejor momento de publicar un libro) y por eso digo que quizá repita más adelante la aventura de autopublicarme.

Para agradecerte de que hayas llegado hasta el final de este post (un poco largo, lo sé), te aviso de que para celebrar el aniversario tanto de “Diario de un libro” y de “Estrategia de contenidos” los he rebajado un par de euros, además de disponibles en KindleUnlimited. ¡Espero que así lleguen a más personas y aumenten los momentos de felicidad!

http://madurezdeloscontenidos.tumblr.com/post/159673724660/celebrando-el-1r-año-aniversario-de-la-publicación

Media News S15 A17

Publicidad
“La leyenda de la ciudad sin nombre” es una película de 1969 que no suele entrar entre las de obligado visionado cuando se cuenta de la historia del cine. Sin embargo, dos anunciantes han utilizado últimamente versiones de su canción más conocida en sus campañas: uno es Amazon y ya lo comenté hace unas semanas, el otro es Bugaboo y lo he visto hace poco. ¿Puede ser casualidad? Ahora mismo no recuerdo ningún caso en que coincida la canción original para dos productos diferentes y con tan poca distancia en el tiempo. Si te acuerdas de alguno, ¡deja un comentario!

Cine
¿Ver los documentales te hace más inteligente? Si te duermes, seguro que no. Quizá estás pensando que es más fácil contestar afirmativamente si la pregunta es sobre libros. Sí pero ¿y el cine? Cuentan que algunas películas lo consiguen, más que nada porque nos hacen pensar, ser más empáticos, entender conceptos… No lo conseguirás con pelis de guión simplón ni con las de súper héroes (y eso que algunas tienen más ciencia como el reportaje en cuestión). La buena noticia es para los padres que quieran hacer más listos a sus hijos porque algunas de animación lo pueden lograr. ¡Gracias Disney!

Televisión
Atención, pregunta (leer con voz de “Si lo sé no vengo”): ¿te gusta más hacer zapping ahora que hace un par de años? Vale, hay más canales y eso es bueno para el zapping pero si hay lo mismo en varios tiene menos sentido hacerlo, ¿no? Pienso en ello tras leer que ya ha pasado un año desde la última oleada de nuevos canales en la TDT. No puedo decir que les dedique mucho tiempo pero sí que cuando encuentro “Equipo de investigación” me paro un momento más. El título del programa le viene grande la mayoría de las veces pero la voz en off de Gloria Serra hace que te enganches si no te das cuenta.

Internet
Aquello de que las redes son lugares de conversación sigue siendo verdad. Pero muchas veces no son tan auténticas como las que tenemos en la presencialidad. Online es fácil maquillar la realidad y por eso algunos no llevan bien salir de esa zona de confort. Las redes sociales son lugares donde es muy sencillo expresarse, aunque conviene hacerlo con cuidado porque siempre puede haber alguien escuchando. De hecho, saberse observados y esperar likes a postureos es lo que motiva a muchos. Son los que no entenderán que alguien quiera hacer un monólogo para una sala vacía. Pero antes los diarios personales no los leía nadie y bien se escribían.

 

[Contenidos] Sobre la profesión de redactor freelance en España (datos 2017)

Hace unos meses publiqué un post sobre los sueldos que se cobran fuera de España en profesiones relacionadas con los contenidos así que era lógico que acabase haciendo uno sobre los ingresos de un redactor freelance en España. Me decidí finalmente cuando leí que el SEO es una habilidad requerida en la mitad de ofertas y por reencontrarme con una infografía de 2015 que ponía precio a cuánto pagar al redactor en base a su experiencia.

Mezclando todo esto junto con la única información previa similiar made in Spain que encontré en el blog de Roger en 2014, preparé 10 preguntas y las lancé a ver a qué conclusiones podía llegar sobre mi profesión: ¿cuántas palabras se escriben? ¿Cuánto se cobra? ¿Qué servicios se ofertan?

Como siempre en mis encuestas, la recogida de datos fue mediante un formulario online de forma totalmente anónima, entre el 17 de marzo y el 7 de abril. 51 compañeros de trabajo dieron respuestas válidas y gracias a su participación he podido concluir que en esta profesión nuestra hay muchos extremos (y quizá hasta intrusismo con otras).

He utilizado las medias para la infografía resumen pero explico algunos datos:

  • El contenido que más se escribe son post para blogs: lo hace el 71% y el 59% lo enmarca en un plan de contenidos.
  • Un 20%, además de textos, redacta guiones para infografías o vídeos, lo que encaja con que el 25% ofrezca como servicio la creación de fotos/vídeos.

    Servicios redactores freelance
    Detalle de la infografía
  • La tarea que parece complementarse mejor con la redacción es el community management, lo hacen el 61% de participantes. En 2011 ya comenté la colisión entre ambas profesiones con las conclusiones de otra encuesta.
  • El 14% son redactores pero también traducen contenidos. Merecerá la pena concretar en el futuro a qué idiomas.
  • El 59% ha hecho algún tipo de trabajo gratuito. Como me decía Andrés hace unos días, a veces merece la pena.
  • La perspectiva de futuro no es mala y nos permite ser algo optimista porque la percepción media es de 3,39 sobre 5 (siendo éste un volumen mucho mayor respeto al año pasado).
  • El 82% no utiliza bolsas de empleo para freelance.

Merece un apartado diferente el tema de tarifas y sueldos porque es donde hay más extremos (hace unos días vi otra referencia que no dejaba muy bien el sector). Me he centrado en los 44 que han contestado las preguntas sobre piezas y palabras para que puedan extrapolarse los datos y así está la cosa:

  • La media mensual de piezas de cierta extensión (no actualizaciones sociales) es de 32 pero la respuesta mínima ha sido de 2 y la máxima de 175. Así que algunos escriben una cada 15 días, otros 1 al día y los más trabajadores unas 5.
  • La media de palabras por pieza es de 707 pero aquí también hay extremos: la pieza más pequeña es de 80 palabras y la más extensa de 3000. Son datos medios así que es incorrecto pensar que hay relación entre los que escriben menos/más piezas con el número de palabras que éstas tienen. Además, hablamos de piezas por lo que pueden ser posts pero también noticias más largas.
  • El precio medio por una pieza de 300 palabras es de 41€ así que la tarifa media equivale a 14cts por palabra. Hay que tener en cuenta que esto no significa que todas los formatos se cobren al mismo precio.
  • Para calcular el sueldo medio de un redactor freelance en España, he optado por utilizar los sueldos de cada participante (en base a su volumen de piezas, palabras y tarifa por palabra). Así, el valor más alto es de 8333€/mes, el más bajo de 27€ y la media se queda en 1576€ al mes. En otras palabras: algunos pueden vivir de lo que escriben y otros no.
Sueldo medio redactores freelance
Detalle de la infografía

Quizá en una futura edición pregunte por otros datos como formación, edad o género. Pero, por ser la primera, me he conformado con hacer solo un par de preguntas puramente estadísticas:

  • Años de experiencia: la media son 11 años pero han contestado algunos con 30 y otros con solo un par de años en esta profesión. Además, no hay relación aparente entre la experiencia y sueldo. En todo caso, la percepción de volumen de trabajo respecto al año pasado es mayor para los que tienen menos de 5 años de experiencia e inferior para los que llevan más de 20.
  • Comunidad autónoma: el top 5 de comunidades participantes ha sido Catalunya (29%), Madrid (20%), Andalucía (16%), Comunitat Valenciana (12%) y Región de Murcia (8%). Claro está que esto no significa que sea en estas regiones donde haya más profesionales activos porque, afortunadamente, se puede escribir en/para cualquier lugar de España.
¿Cómo trabajan los redactores freelance en España? Infografía y resumen de los principales datos. Clic para tuitear

Es momento de reflexionar y poner la información en contexto para situarse. Quizá se quede en anéctoda o quizá sirva para que alguno amplíe sus servicios o para subir/bajar tarifas. Cada freelance tomará sus decisiones, como profesional autónomo que es.

Media News S14 A17

Media News S14 A17

Internet
Mientras sigo recopilando datos anónimos sobre los redactores freelance en España (si lo eres, haz la encuesta) y a la vez preparando mi próximo libro sobre blogging, me encuentro con el estudio de la blogosfera materna que ha presentado Best Relations. De su post resumen destaco un par de datos muy interesantes: 1/ el 83,33% tiene el post patrocinado como principal fuente de ingresos (en el estudio previo de 2015 era 71,1%); 2/ el 42,45% no ha recibido ofertas de colaboración remuneradas; y 3/ el 63,31% ha cobrado menos de 100€ en los últimos 6 meses. Se confirma que esto de bloguear da de comer (punto 1), pero aparentemente solo a unos pocos (punto 2 y 3).

Publicidad
Los de Don Simón han sacado un spot que me ha sorprendido. Es para su Soja Activ y sale un jefe “intolerante de la leche”. Un poco de humor no es malo, aunque ya es raro que se ofrezca este tipo de bebida en una reunión. Hay varias interpretaciones posibles de lo que ocurre. Está la que seguramente querían ellos, es decir, que el jefe se vuelve una persona más alegre por usar el producto. Para los que se fijan en el fondo, está la que celebra que suben los beneficios. Y para los que se fijan en el conjunto está la que suben los ingresos porque ha despedido a esos trabajadores a los que gritaba antes de tomar la bebida. ¿Con cuál te quedas?

Cine
Hay varias noticias estos días que tratan temas relacionados con la sala de cine. 1/ Christopher Nolan que para vender su película en 65mm habla de la importancia de la distribución en pantalla grande (lógico si la hace en Imax). 2/ El director de contenidos de Netflix recuerda que muchos cineastas descubrieron películas de referencia en el sofá y opina que varias opciones de distribución pueden coexistir. 3/ El cine Los Ángeles en Santander es el más barato de España, siendo el de Diagonal Mar aquí en Barcelona el más caro, 4,8€ frente a 10€. Sí, por el precio de una entrada, tienes un mes de servicios digitales. 4/ Cuando solo 1 cine estrena 1 película y va a verla 1 persona, es que algo pasa. En este caso, que se lanzó directamente online.

Televisión
Casi se me pasa comentar una noticia de hace unos días sobre un reality que cancelaron sin informar a sus participantes. Así que allí se quedaron, en una isla olvidados y desconectados del resto del mundo. ¡Vaya faena! Esas personas que se pensaban vigiladas y observadas, resulta que no lo eran. Así que sus peleas, amoríos y postureos varios no han sido vistos por nadie. Por lo visto, quieren aprovechar el gran error para convertirlo en otro experimento sociológico. ¡Vaya recurso! Me imagino al que se dio cuenta de todo yendo con cara de susto a su jefe para decírselo y éste ponerle cara de “vamos a sacar rendimiento de todo este follón como sea”. Cosas de la audiencia.