“Estrategia de contenidos. Técnicas para que tu empresa crezca”, mi libro autopublicado

No es fácil que una editorial te publique, aunque tu nombre esté ya en unos cuantos libros. Pero no importa, los autores podemos ser también editores y autopublicarnos. Y eso es lo que he hecho con mi último libro, “Estrategia de contenidos. Técnicas para que tu empresa crezca” que ya está disponible en ebook para comprar en Amazon.
estrategiadecontenidos
Pasó un tiempo después de publicar “Marketing de contenidos” hasta que me puse a pensar y escribir otro libro sobre lo que hago en mi día a día. No podía ser parecido, tenía que enfocarlo con otra perspectiva. Y la encontré en cómo las empresas se acercan a los contenidos: algunas gatean, otras caminan y las hay que corren. Para ayudarte a usar los contenidos y  aprovecharlos al máximo he escrito “Estrategia de contenidos. Técnicas para que tu empresa crezca“. No importa si aún no sabes andar porque recorreremos el camino juntos para llegar a esa meta.

Si lees su índice y primeras páginas verás que está dividido en 3 grandes partes según el nivel de madurez en la estrategia de contenidos. De esta manera, cualquier empresa puede encontrar formas de utilizar los contenidos y que le sean rentables.

¿De qué trata más exactamente? Hablo de cómo hacer una web, desde textos a hasta cómo optimizar su ratio de conversión; de cómo escribir tu primer post para conseguir tu objetivo de ventas; de hacer un plan de contenidos; de conocer el ADN de tu marca para encontrar tu línea editorial; de saber qué hace tu competencia; de tener una cultura de contenidos… y mucho más en unas 200 páginas.

De momento, solo está disponible en formato ebook para Kindle. Esto significa que puedes leerlo directamente en tu Kindle o en alguna de las aplicaciones gratuitas que ofrece Amazon para tablets, smartphones y PC. Más adelante, me embarcaré en preparar una versión en papel bajo demanda pero seguramente sea de cara a verano… ya iré avisando en mi newsletter.

Seguro que hoy “Diario de un libro” estaría orgulloso: va a ser un Sant Jordi muy especial… 3 años después.

Actualización 2 de junio: ¡ya está disponible la versión papel también desde Amazon!

“Diario de un libro”, un libro escribiendo un libro sobre cómo escribir un libro

Diario de un libro, portadaHace unos días perdí a un buen amigo… más que amigo, era una parte de mi misma. Casi nadie le conocía: él era muy tímido y yo muy egoísta. Pero llevábamos juntos más de 4 años, acompañándonos en lo bueno y en lo malo. Y hubo tantos momentos de lo uno como de lo otro porque ser autora no es fácil pero ser libro tampoco.

Es muy duro separarse de alguien como él porque siempre estaba ahí, en algún lugar de mi cabecita esperando a que le prestase atención. Sé que le voy a echar de menos porque sigo pensando en él. Pero dejó escrito que así se hiciera de manera que, después de cumplir con los trámites legales necesarios en estos casos, me estoy encargando de su última voluntad: llegar a tus manos.

Pensó en ti más de una vez, se imaginó cómo serías y cómo podría ayudarte. También se vio en librerías con otros libros… es algo que le motivaba mucho. De momento, está bien acompañado por sus amigos pero espero que su deseo se cumpla. Yo ya he hecho mi parte y ahora solo depende de ti que ocurra. ¿Quieres ser su lector?

Te contará cómo se escribe un libro y doy fe de que lo hará bien. En estos 4 años me ha acompañado mientras yo escribía y me ayudó mucho, aunque no siempre se lo demostré.

Durante toda su vida explicó el proceso en primera persona. Es un diario con vida propia, con miedos y anhelos como podría tenerlos cualquier autor como por ejemplo puedes ser tú, si te gusta escribir.

Él quería conocerte pero no sabía cuándo pasaría y ya ha llegado el momento. Hoy miércoles 6 de abril de 2016Diario de un libro” está disponible en Amazon. Así me despido yo de él pero ojalá tú le des la bienvenida a tu vida.

En honor a su memoria, no mencionaré el otro lanzamiento del mes y guardo la noticia para dentro de unas semanas.

Qué se puede aprender de Gerry de “Dos vidas en un instante”

La premisa de “Dos vidas en un instante” es interesante: ¿cuánto cambia tu vida por algo tan sencillo como coger o perder el metro? Llámalo universos paralelos, dimensiones temporales o algo que suene científico pero el cine lo explica rebobinando la imagen y poniendo unas campanillas de fondo. ¿Por qué complicarse más? No es una película de ciencia ficción, es una sencilla comedia romántica protagonizada por Gwyneth Paltrow (una de las pocas RRPP que he visto en el cine) y sus dos novios (uno en cada línea de tiempo). Aunque el protagonista es John Hannah, el escritor de la película y motivo de este post es John Lynch. Su personaje, Gerry, es casi el malo pero también se pueden aprender algunas cosas de él.

  • gerry-dosvidasenuninstante
    Gerry haciendo como que escribe su novela.

    Si encuentras a un mecenas, no lo sueltes: escribir no da de comer, has de tener otro trabajo que pague las facturas si quieres dedicarte a tu novela. Eso lo saben todos los escritores (menos los best sellers, claro) por eso Gerry tiene a su novia (Helen) pagando las facturas mientras él es feliz “escribiendo”. Ella, con la inocencia que caracteriza esta línea de tiempo, en un momento dice algo así como que cuando acabe la novela serán ricos. ¡Eso es confianza!

  • Tarde o temprano, todo se acaba: podría aplicarse a otro momento de la película en un hotel o incluso al final que no desvelaré, pero lo relaciono con el punto anterior por una frase de Gerry: “Soy un novelista, nunca acabaré mi libro”. ¡Vaya contraste con la anterior frase de la esperanzada Helen! En ficción es más sencillo pensar que no se termina nunca porque los personajes tienen vida propia y el escritor siente que no controla el final. Pero, en no ficción, has de parar de actualizar y revisar un texto para publicarlo de una vez… también porque si no tampoco puedes facturar.
  • Documéntate como sea necesario: Gerry oculta su infidelidad yendo a “consultar unas bibliografías” y realizando un “viaje de investigación”. En ficción es fácil encontrar esas excusas pero es algo que no todo el mundo puede permitirse, precisamente por el primer punto de estos aprendizajes. Según el tema, puede solucionarse con un vídeo en YouTube o unas fotos de Instagram. Pero, si puedes, no hay nada como conocer de primera mano el tema sobre el que escribir o las personas que lo van a leer.
  • El bloqueo del escritor existe: cuando la vida personal hace aguas, es lógico que la profesional acabe fallando también. Gerry está distante y Helen cree que es por su novela (pero el espectador sabe que no es así). Todos los escritores nos acabamos bloqueando, lo importante es encontrar la salida para que no dure más de la cuenta… sobre todo si el plan es hacerse rico con lo que escribes.
  • Las musas también existen: en realidad, no aparecen directamente mencionadas en “Dos vidas en un instante” pero Helen parece serlo para Gerry porque éste le acaba diciendo “no puedo escribir sin ti”. Llámalo musa o mecenas pero tener a alguien en quien apoyarse es lo mejor que le puede pasar a un escritor.

No puedo acabar el post sin hacer referencia a una frase importante de la película del bueno de James: ¡nadie espera a la inquisición española! Es un gang de los Monty Python y una buena forma de romper el hielo en el ascensor.

6 años de mi newsletter sobre contenidos

Otro año más celebrando el aniversario de mi newsletter…  y ya van 6. Digo lo mismo que el anterior: me gusta celebrar estas fechas, aunque quizá a alguien le parezca raro. Además, este año coincide que la envío el mismo día que el primer número: 16 de agosto. Será el número 314 porque, aunque ‘lo normal’ es enviar una newsletter mensual, la mía es semanal. Con el 300 hice un cambio del que estoy bastante contenta porque me ha permitido tener mayor flexibilidad en cuanto a temas que tratar también en este blog.

En este tiempo, seguramente también guiada por la evolución del sector, la newsletter ha ido ampliando temas: no solo trata de marketing de contenidos, también estrategia de contenidos, content curation, copywriting… fue añadiendo algo de inbound marketing, branded content, storytelling… Y, como cada número es diferente, algunas veces también entra SEO, account based marketing (ABM), usabilidad… Todo lo que haga que madure el uso corporativo de tus contenidos.

Sí, es mi newsletter y alguna frase promocional se me escapa de tanto en tanto como algún enlace a mis contenidos como mis libros, ebooks o actualizaciones en Facebook. Pero la veo más enfocada a la recomendación de terceros que como un canal de esos típicamente corporativos que solo interesan a los que conocen a la empresa. Mi newsletter no es así porque quiero que cualquiera que trabaje de alguna manera con contenidos encuentre enlaces para aprender más. Es una herramienta de marketing de contenidos y ejemplo content curation que utilizado para motivar a los que la reciben.

Lo demuestra el especial que hago cada verano y que se convertirá en guía en 10 pasos. El tema que he elegido es el calendario editorial y explico paso a paso cómo rellenarlo con contenidos de diferente procedencia y algunas herramientas para hacerlo fácil. Es uno ebook especial para suscriptores así que tendrás que registrarte para poder leer éste y otros contenidos exclusivos.

Dicen mis estadísticas que el 4% de mis actuales suscriptores llevan recibiéndola ¡y abriéndola! desde el 2011 así que parece que misión cumplida… claro que también me dicen que el 11% no la ha abierto nunca así que, bueno, lo mejor es que te apuntes y decidas si merece la pena o no… ¡y ya me contarás!

Déjame tu correo para que pueda enviarte mi newsletter sobre contenidos cada lunes a las 10h.

Política de privacidad

Media News S31 A16

Internet
Todos los datos pueden interpretarse de formas diferentes y por eso al leer sobre que hacer un maratón de series es malo para la salud pienso que pasar muchas horas delante de un ordenador también es malo. Más que por lo que se hace, el problema es pasar demasiado tiempo sentado en el sofá. En riesgos laborables ya lo advierten desde hace tiempo y hay apps para intentar ayudarnos pero, bueno, cuando hay trabajo cuesta más intentar cumplir eso de levantarnos de la silla cada hora para caminar 5 minutos. Internet tiene esta capacidad de engancharnos, no siempre con cosas interesantes pero da un poco lo mismo porque nos quedamos navegando de enlace a enlace con un antivirus que cuide del portátil pero sin pensar en nuestra salud.

Publicidad
Si a mí me gusta relacionar anuncios, a J le va la parte histórica de la publi y cada cierto tiempo se da unos paseos por YouTube que son una maravilla. El último es de anuncios “dancing pipol ay-qué-bien-me-siento”, no te lo pierdas. No sé si son los polvos blancos como parece insinuar él o las ganas de terminar el trabajo para irse de vacaciones pero sí, últimamente hay unos cuantos rondando por nuestra tele. Es cierto que hay cosas que no cambian pero, por suerte, hay otras que sí. Poner la tele y sentir que estamos en el siglo pasado no puede ser bueno para nadie: las marcas no parecen mejores, las agencias se arriesgan a perder clientes y los telespectadores cambian el canal así que tampoco para las cadenas. Entonces, ¿para quién son esos spots?

Televisión
Valiente ejercicio el que ha hecho Lorena: elegir sus personajes favoritos… y no siempre resulta fácil. En realidad, hasta elegir una serie puede resultar complicado porque algunas veces se parecen demasiado y el resto son tan diferentes que es imposible ponerlas al mismo nivel. Se me ocurre un ejemplo fácil con “CSI” y todas sus franquicias: ¿podrías elegir 1 personaje de cada una de ellas para hacer ‘la serie perfecta’? Yendo a ejemplos extremos: ¿se pueden comparar los personajes de “Arrow” con los de “Downton Abbey”? Seguramente algunos tienen personalidades similares pero son lo que son por cómo se comportan y reaccionan a su entorno. Si los sacamos de contexto y ponemos en otro, ¿seguirían siendo los mismos personajes?

Cine
Antes de nada que quede claro que las pelis de súper héroes me suelen gustar pero no me entran ganas de leer sus cómics. Pero, igual que me ha pasado con las series adaptadas, sí me pregunto si las ideas son de los guionistas o del cómic. Pienso una vez más en esto después de ver sin muchas ganas también tengo que decirlo “Batman VS Superman: el amanecer de la justicia“. Digo sin ganas porque no me convencen ciertas mezclas (a ver con qué me encuentro cuando vea “Suicide Squad”) pero también porque lo poco que había visto en el tráiler me parecía más de lo mismo en este género: ciudades destruidas y grandes batallas que parecen imposibles de ganar. Llega un punto en que ya no se sabe qué universo es y quiénes son los buenos.

Media News S30 A16

Televisión
Por un lado, los spoilers (o destripes para ser más correcto) dan para escribir mucho y algunas veces con quejas por ello; por otro, las camisetas con motivos de series (y de películas) son una inversión que no tiene fin porque siempre hay algún elemento interesante más allá de su logo. De la mezcla de los dos podría decirse que sale la viñeta de Manel Fontdevila y me hace pensar en cómo reaccionaría la gente a una camiseta que realmente tuviese un spoiler de esos que nadie quiere saber. No me imagino a esos seres que destripan finales con una estampadora en casa que les permita salir a comprar el pan con una camiseta diferente cada día. Quizá para ir a una convención sí y hasta conseguiría algunas miradas, pero en el día a día, ¿a quién le importa un spoiler más o menos?

Publicidad
Ya sabes cuánto me gusta mezclar anuncios, pues los de hoy son para verlos seguidos: por un lado, el veraniego “Siente el sabor del verano” de Coca-cola y, por el otro, los estereotipos de Chevrolet. No importa mucho el orden de visionado pero cuando los veas uno detrás de otro seguro que no puedes evitar ver una relación. Quizá es una cuestión de edad porque eso de hacer burbujas con la pajita me queda muy lejos pero yo eso de ir a la playa a perseguir gente con una botella de refresco en la mano tampoco me parece muy normal. No niego la plasticidad de las imágenes o que la canción sea ideal para ellas… pero, como al público del vídeo de los coches, se me pone cara de ‘¿así me ven? no vamos bien’. Al menos en Chevrolet se lo toman con otro aire y acaba bien el vídeo.

Cine
El vídeo ha dejado de fabricarse tras 70 años de estar en nuestras vídas. La noticia de RT se ríe un poco de aquellos dramas de descubrir que alguien había regrabado nuestra cinta favorita (¡había que romper la lengüeta para evitarlo!) pero igual de gracioso era limpiar cabezales con una cinta especial; sufrir porque no sabías cuánto tiempo de cinta te quedaba; o tratar de grabar una película sin anuncios cuando la pausa se quitaba sola tras 5 minutos. Más absurdo parece ahora que algunas cintas tuviesen fecha de caducidad, como si nos fuese a sentar mal si la viésemos, o que nos cobrasen recargo en el vídeo club si no las devolvíamos rebobinadas. Suena raro tener que explicarlo pero inevitablemente sonrío al recordarlo así que, solo por eso, ya merece la pena hacerlo.

Internet
Me sigue sorprendiendo que algunas empresas dediquen sus recursos a emitir spots de televisión pero no a tener una presencia digital que la respalde. Y no digo campañas de anuncios en cualquiera de sus opciones ni actividad en redes sociales desbordante, me refiero simplemente a página web que se vea en el ordenador (verla en el móvil parece una utopía). Pero es que también recientemente me he encontrado con otra página corporativa que parece sacada de otra época aunque anunciaban en su blog que era ‘nueva’. Todo ello me hace dudar de ‘la importancia relativa’ de este mundillo: nos esforzamos en evangelizar pero parece que los mensajes no llegan a todo el mundo. ¿Quizá solo a los que quieren escuchar y dejarse aconsejar?

[Contenidos] 3 formas de no tener que actualizar tu blog (por un tiempo)

A pocos días para que empiece agosto, los calendarios editoriales de la mayoría de empresas empiezan a relajarse o, en otras palabras, no se actualizan tanto como en otros momentos del año. Esto hace que los que nos quedamos conectados lo tengamos algo más difícil para encontrar contenido nuevo e interesante en la blogosfera. Pero, con un buen trabajo previo de planificación, esto no pasaría porque hay varias maneras de evitar que ‘se note’ que el redactor del blog está de vacaciones o ‘dejar’ de actualizar tu blog durante unos días… sea o no sea agosto.

Programar contenidos manualmente

Ya sea con las opciones propias de cada canal (como permite WordPress o Facebook) o con herramientas específicas (Hootsuite, Buffer, CoSchedule…), dejar contenidos programados antes de irnos de vacaciones es lo más habitual. En realidad, no hace falta que sea por unas semanas o meses de vacaciones: se puede programar contenido de un día para otro si prevemos que tendremos trabajo o porque sabemos que en otro momento tendrá más alcance.

Supone un esfuerzo adicional porque los días o semanas previos estaremos trabajando el doble para cubrir un mínimo de frecuencia pero así nos aseguramos de seguir al día con el blog u otros canales (como he explicado muchas veces, envío mi newsletter el lunes pero la escribo el domingo). De esto los redactores y autónomos en general sabemos mucho porque lo hacemos para nuestros clientes: antes de que ellos se vayan, nosotros tenemos que dejarles terminada la faena.

Como es lógico, aquí entra en juego el contenido atemporal (evergreen content): nada de polémicas que no puedas contestar pero igualmente trata de aportar algo en tus contenidos que te mantenga en la mente de los lectores como un recurso de interés.

Es la opción más recomendable y barata pero solo funciona si encuentras tiempo para ponerla en práctica.

Ceder el control momentaneamente

Los fanáticos del control nunca valorarían esta segunda forma de no tener que publicar en sus blogs, pero se puede ceder por unos días el espacio corporativo para que otros lo utilicen. Podemos establecer 3 niveles:

  • Dejar el blog a un compañero de departamento o alguien de la empresa: puede ser para que solo revise que va todo bien o para que escriba y publique. En este caso, una guía de estilo le será de gran ayuda.
  • Contratar a un redactor freelance: obviamente, tenemos derecho a irnos de vacaciones pero puede ser un buen momento para probar qué tal funciona el servicio de redacción de posts sin que tú estés pendiente de ello. Si te asusta, empieza un mes antes y así quedarás más convencido de que tu blog se queda en buenas manos.
  • Invitar a alguien para que participe: un punto intermedio es convencer a un blogger de que publicar en tu blog es una buena idea. Los guest posts son una práctica para cualquier época del año así que, si empiezas en verano, continúa después.

Cada nivel tiene implicaciones diferentes, aunque solo sea en cuanto a costes, así que cada empresa tendrá sus preferencias.

Confiar en los auto blogs ciegamente

Google ha contribuido a que no se encuentren tantos, pero todavía hay quien practica el autoblogging. Sí, los chupafeeds siguen existiendo pero han mejorado la parte técnica y lo llaman content curation para intentar que no les acusen de generadores de contenido duplicado o plagiadores automáticos. Para los que no soportan el rollo del blogging, hay varias opciones según lo que quieran conseguir:

  • Plugins para crear posts mediante un feed o RSS externo (como hacen WP RSS Agregator, WPeMatico o CyberSyn) que es una forma de llenar el blog sin escribir ni una línea de texto.
  • Plugins para incrustar automáticamente la información de algún proveedor externo tipo Amazon, eBay o YouTube (es lo que hace Content Egg) y de esta manera ‘mejorar’ artículos propios o ‘escribir’ artículos con enlaces afiliados.
  • Plugins para reescribir contenidos con sinónimos para que los posts del feed o del proveedor externo no se vean duplicados (lo hace WP Robot gracias a plugins para reescribir).

Aunque hay muchas formas de automatizar las redes sociales (como hacen TwitterFeed, BlogsterApp o Ready4Social), sin duda los auto blogs son la opción menos recomendable porque lo automático ¿aún? no es 100% fiable.

¿Qué opción es la más recomendable?

Siendo redactora freelance, debería decir que lo mejor es externalizar la tarea de escribir en el blog. Pero la verdad es que las empresas que tienen un blogger dentro de la empresa también consiguen buenos resultados si éste sabe lo que se hace. En todo caso, sí creo es que los dos perfiles somos compatibles y que podemos trabajar juntos si estamos bien coordinados en cualquier época del año (para ello un calendario editorial es imprescindible, claro).

Además, aunque descarte la opción de auto blog, se puede contratar a un redactor y que lo lleve prácticamente sin que la empresa tenga que hacer nada… sería como un piloto autómatico pero manual, ¿qué más se puede pedir?