8 años enviando cada lunes mi newsletter

Estás a punto de invertir 3 minutos en inspirarte para mejorar tus contenidos. ¡Gracias por dejarme ayudarte!

El lunes envié mi newsletter 418. Lo llevo haciendo cada lunes desde hace 8 años. Sí, ha cambiado varias veces de formato en este tiempo pero para mi sigue siendo una vía para compartir los contenidos que descubro y mantener la conexión con los suscriptores. Confieso que algunos domingos (cuando suelo prepararla) me da cierta pereza. Pero le tengo cariño y, en el fondo, disfruto preparándola (aunque me la haya autoimpuesto).

Hace unos meses un alumno me preguntó por qué tengo una newsletter. El contexto es que suelo decir que para mi no es una herramienta de ventas directa porque los clicks que consigo (hablábamos de estadísticas) no van a vender productos ni contratar servicios. Tuve que explicarles que es más de fidelización, de reputación. Si vendo algo, es a mi misma como experta en contenidos. Y también aviso de lo que podrían considerarse noticias corporativas, como mis novedades editoriales, por ejemplo.

Pero no es comparable a una tienda online que espera vender un porcentaje de su nuevo producto a los suscriptores/clientes, por eso no la considero venta directa. Yo no tengo ofertas para nuevos servicios, no hago envíos comerciales. Solo comparto conocimiento: enlaces a artículos que llaman mi atención y creo que pueden interesar a más personas. Lo hago a diario en mis redes sociales y semanalmente en mi newsletter.

Gracias al RGPD he perdido el 80% de suscriptores, ya lo expliqué. Volvemos a ser los que tenía hace ya varios años. Podría estar rabiosa buscando maneras de aumentar mi base de datos (la de «cursos gratis» que hay últimamente, ¿eh?). Pero no, no me preocupa. No me arrepiento abrir mi biblioteca, tengo más descargas que antes de poner la barrera de acceso y no pienso volver atrás. Prefiero no obligar a nadie a quedarse, así no se van.

Revisando la lista de suscriptores, muchos nombres me suenan. Algunos son clientes desde hace tiempo, otros nos conocemos por las redes sociales y tengo alumnos de cursos que impartí hace tiempo. También hay nuevos que espero se queden. Pero si no, no pasa nada. Las estadísticas me dicen que los que se han quedado son los más activos (incluso ahora en pleno agosto) así que el contenido sigue siendo interesante para alguien. Pues está decidido: seguiré enviando mi newsletter cada lunes a las 10h mientras haya 1 solo suscriptor fiel.

Si leo y cribo contenido para mi misma (content curator para los amigos), ¿por qué no poner lo que encuentro en bonito (aunque me critiquen el diseño) y ofrecerlo a otros con los que comparto intereses? Creo que es una buena práctica aplicable a cualquier profesional de cualquier sector. Y no hace falta que se haga los domingos… se puede externalizar.

Mi newsletter seguirá acompañándome, no tengo intención de abandonarla después de estos 8 años. Te invito a que te apuntes para recibir contenidos interesantes. Por ejemplo, como siempre en verano, estoy enviando un especial de la guía en 10 pasos que publicaré el mes que viene. ¿Te interesa?

Eva Sanagustín

Redactora web freelance especializada en estrategia y marketing de contenidos. Escribiendo en blogs desde 2004.

2 comentarios:

  1. Uy, ahora no sé si te confirmé la suscripción después de la criba de mayo. Pero, vamos, lo soluciono ahora mismo. jejeje.

    Felicidades por tu constancia y gracias por seguir siendo referente en el Marketing de Contenidos, Eva.

No se admiten más comentarios