Qué he aprendido tras 7 años moderando un grupo de LinkedIn

Gracias por dedicar 3 minutos a leer esta idea

Soy administradora del grupo “Marketing de contenidos” en LinkedIn. Lo creé en 2010, una semana antes que mi newsletter, porque quería utilizarlo como lugar de debate. 7 años después, reconozco que no lo he conseguido y escribo este post como reflexión tratando de averiguar por qué.

Seguramente solo hay 1 elemento indispensable para que un grupo tenga éxito: miembros con ganas de participar, es decir, que quieran compartir contenidos sobre el tema y, además, recomendar y comentar lo que otros comparten.

  • El tema: supe desde el primer momento que quería que estuviese centrado en el marketing de contenidos porque se entremezcla con tantas disciplinas que es difícil poner límites. Hay muchos otros grupos con temas más amplios pero en este me parecía importante hacerlo lo más específico posible. Con el tiempo, he ido aceptando temas colindantes pero siempre relacionados con los contenidos. ¿Quizá aquí está el principal problema?
  • Miembros: somos 3223 o 2900 personas, según la sección de LinkedIn que mire. En cualquier caso, cada semana se suman varias personas así que va creciendo poco a poco (unos 400 cada año). Ya no hay estadísticas en los grupos así que no tengo claro el perfil global, aunque cuando reviso la moderación creo que sí es cercano al tema y es casi de lo único que me alegro.
  • Compartir: hasta hace 2 años, el grupo era privado de manera que todo se enviaba a moderación. Sí, yo pasaba la mayor parte del tiempo desesperada eliminando mensajes autopromocionales que no tenían nada que ver con el marketing de contenidos. Ahora hay una parte que la filtra el propio LinkedIn y otra que no, así que sigo revisando todo lo que los miembros envían y borrando aquello que no se centra en el tema, aunque afortunadamente cada vez son menos miembros quienes lo hacen.
  • Recomendar: sí que hay puñitos arriba en algunas actualizaciones, pero no se puede decir que el grupo sea muy activo en este sentido. ¿Debería hacer más por conseguir actividad?
  • Comentar: me atrevo a decir que ningún comentario en el último año… quizá más incluso tiempo.

Ya ves, no se puede decir que sea un grupo muy activo ni participativo en los debates ni en ofertas de empleo, lamentablemente. Como administradora, asumo la culpa de su escaso éxito. Reconozco que podría hacer más pero le dedico poco tiempo: entro un mínimo de 2 veces a la semana para moderar actualizaciones y aceptar miembros. Poco más.

Así que he aquí mi aprendizaje: cada uno utiliza las redes sociales a su manera y LinkedIn no es una excepción. Entre lo que yo quería que fuese y lo que es hay un abismo. Pero me daría pena cerrarlo, de manera que seguiré intentándolo con una nueva estrategia de contenidos a ver si consigo revivirlo. Estando en agosto, es un buen momento para hacer pruebas, ¿no te parece?

Pásate por el grupo a ver qué te parece. También me gustaría saber tu opinión, si quieres dejarla en los comentarios, sobre cómo utilizas los grupos de los que eres miembro.

3 thoughts on “Qué he aprendido tras 7 años moderando un grupo de LinkedIn

  • miércoles, 9 agosto 2017 at 18:12
    Permalink

    Hola Eva, ¿Qué tal?

    Enhorabuena por estos años manteniendo y gestionando el grupo Marketing de contenidos.
    Creo que más que miembros con ganas de participar -que también- la clave del éxito de participación en cualquier grupo de LinkedIn es que confluyan distintos miembros que tengan una cierta disponibilidad para mantener un hilo interactivo sobre temas de interés común que generen reflexión, debate, etc, alrededor de la temática general que se pretende abarcar.

    Supongo que el nivel de participación/volumen de comentarios y aportaciones depende en buena forma de que los usuarios más comprometidos se muestren participativos. Sin embargo, LinkedIn ha perdido fuerza en detrimento de otras plataformas en las que, por lo general, los usuarios se prestan más el diálogo, aunque paradójicamente ésta sea la red de networking primordial para tratar sobre asuntos de interés profesional, un espacio común que facilita además el contacto entre profesionales.

    Pienso que si no ha habido comentarios y aportaciones en los últimos meses en Marketing de contenido, no es tanto un fracaso en la gestión/dinamización del grupo como una tendencia generalizada que hace que la percepción de LInkedIn sea la de un espacio poco interactivo. Puede que esto se haya dado por distintas razones, pero lo cierto es que existen otros espacios en los que se puede llevar a cabo un propósito similar, otras plataformas de la web social en las que el usuario, por lo general, suele dedicar más tiempo aportando contenido y opinión en forma de comentarios.

    Puede que al decir esto esté basándome en mi experiencia personal, pero yo si escribo a alguno de mis contactos un mensaje directo suele tardar una media de 3 a 5 días en responder, mientras que en Twitter o Facebook la respuesta es casi inmediata. Y eso teniendo en cuenta que LinkedIn envía notificaciones por E-mail al usuario receptor de un nuevo mensaje en su buzón.

    En definitiva, creo que es complicado hacer funcionar un grupo en el entorno de LinkedIn por lo anteriormente comentado, pero seguramente mi enfoque vaya algo desencaminado. En cualquier caso, te animo a seguir adelante y mantenerlo abierto si no te implica demasiado tiempo y dedicación.

    Saludos cordiales,
    Toni.

  • miércoles, 9 agosto 2017 at 19:05
    Permalink

    Estoy contigo: mi experiencia en LinkedIn tampoco es muy positiva con otras formas de contacto y yo misma acabo haciendo networking en cualquier red, sea profesional o no. Pero no deja de ser frustrante ver cómo los mensajes motivadores siguen teniendo más interacción que aquellos que podrían ayudar a mejorar en el trabajo.
    Gracias por pasarte por aquí 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *