[Contenidos] Redactores que no firman sus textos

Gracias por querer invertir 1 minutos de tu tiempo en leerme para inspirarte y mejorar tus contenidos.

Profesionalmente me dedico a escribir para otros o, en otras palabras, soy una escritora fantasma (ghostwriter) o negro. Éste término está aceptado por la RAE y lo define así: “persona que trabaja anónimamente para lucimiento y provecho de otro, especialmente en trabajos literarios”. Pues sí, muchas veces hago eso, escribir sin firmar lo que escribo aunque, por suerte, no todas.

Las páginas corporativas son un ejemplo habitual de texto que no se suele firmar. Si cada vez es más difícil ver en algún rincón algo que indique qué agencia ha hecho la web… ¿quién se preocuparía de saber quién ha escrito los textos? Es lo totalmente opuesto al copy publicitario que, al menos en revistas especializadas, sí consta su nombre.

Una discusión recurrente sobre el community manager es si debe decir su nombre o no. Centrándonos en el blog, ¿quién escribe los posts debe firmar con su nombre? Personalmente opino que sí pero no todas las empresas creen que sea buena idea poner como firmante más nombre que el de su marca. Y yo escribo para agencias que tampoco firman los posts.

Sea cual sea la decisión, ¿en qué afecta eso al escritor fantasma? Algunos dirían que el precio de lo que escribe pero, en términos de calidad de la redacción, no debería haber ninguna diferencia entre si su nombre se asocia a un texto o no. Un redactor debe sentirse igual de satisfecho con lo que públicamente lleva su firma como con lo que haya escrito en nombre de sus clientes.

Originalmente publicado en la newsletterMarketing de contenidos, número 61 (10 de octubre de 2011).

Eva Sanagustín

Redactora web freelance especializada en estrategia y marketing de contenidos. Escribiendo en blogs desde 2004.

2 comentarios:

  1. Pingback: BeingCompetitive

  2. Pingback: SerCompetitivos.Com

No se admiten más comentarios