[Contenidos] El silencio

Estás a punto de invertir 2 minutos en inspirarte para mejorar tus contenidos. ¡Gracias por dejarme ayudarte!

El silencio es el principio de todo. Rodeados de la ausencia de mensaje es cuando podemos crear nuestra propia historia, nuestro discurso. De la nada es de donde surgen las ideas, las chipas de la vida. Si solo podemos oír nuestros propios pensamientos, encontraremos nuestra propia voz. Como una hoja en blanco, te da espacio para inspirar, respirar a pleno pulmón… y crear.

El silencio transmite la tranquilidad de un bebé durmiendo, la complicidad de una pareja que ya no necesita hablar o la comprensión de quien simplemente escucha. La magia del silencio es que por él mismo también comunica. Y es que hablar de silencio también es hablar de tiempo, porque hay un momento para hablar y uno para callar. El lenguaje no verbal lo pone fácil cuando la conversación es cara a cara, pero en la distancia el silencio es causa de conflicto.

El silencio puede ser también el final, lo que queda cuando ya se ha dicho todo y no se quiere inventar nada más. Otorgar es el peor uso que se le puede dar porque suele ser sinónimo de apatia. Callar por indiferencia es tan negativo como si la causa es el desconocimiento de que hay alguien escuchando nuestro silencio. Siempre hay alguien al otro lado que también quiere oír nuestros pensamientos, nuestra historia, nuestra voz. Eso sí, a cambio de que también escuchemos los suyos.

El ruido es el extremo opuesto al silencio. Es el enemigo comunicativo a evitar porque conlleva sobresaturación de mensajes y no nos deja encontrar nuestro rincón, nuestro espacio vital. El exceso de gente queriendo escuchar su propia voz es igual a mala comunicación. En ese momento de caos,  o nos dejamos guiar por la corriente de los que gritan o huimos a buscar ese hueco en el que recuperar nuestro silencio.

Eva Sanagustín

Redactora de contenidos freelance, también hago planes de marketing de contenidos. Escribiendo en blogs desde 2004. "Pilares del contenido" es mi último libro, ¿quieres leer las primeras páginas en Amazon?

Un comentario:

  1. Pingback: Rufino Lasaosa

No se admiten más comentarios