[Contenidos] Cambiar o no cambiar de estrategia, una cuestión también de contenidos

Estás a punto de invertir 3 minutos en inspirarte para mejorar tus contenidos. ¡Gracias por dejarme ayudarte!

Hoy quisiera hablarte de por qué a las empresas les cuesta cambiar y enfocarse hacia un uso estratégico de los contenidos. La respuesta sencilla es porque no tienen tiempo y creen en el dicho de ‘más vale malo conocido que bueno por conocer’. ¿Te identificas con esta afirmación cuando se trata de estrategia de contenidos? Sigue leyendo e intentaré convencerte de lo contrario.

Lo primero, como siempre, es conocer la situación interna de la empresa: todos somos diferentes y nuestro nivel de aceptación a los cambios no es el mismo. Según las personas implicadas, la decisión de abrazar una nueva estrategia de contenidos puede ser complicada. Sí, llevará tiempo y gastarás muchas energías pero recuerda que tienes argumentos.

¿Qué cambios puedes pedir? Dependerá de la empresa, claro. Para algunas, el gran cambio será abrir un blog mientras que para otras será una newsletter y también habrá quien empiece a plantearse tener presencia social. Pero los canales son solo una parte de la estrategia, hay cambios más significativos que costarán más de conseguir, como los organizacionales.

“Yo ya estoy bien así” es un clásico para no querer cambiar, por ejemplo, funciones entre departamentos. La comodidad que supone no realizar ningún cambio es demasiado grande como para que todos estén dispuestos a dejarla atrás sin pelear. Identificarás a estas personas porque se negarán a escuchar y quizá hasta boicoteen las reuniones con tal de no modificar su postura.

Otra versión que se basa en la misma premisa: “Si estoy bien así, ¿por qué dejar que alguien entre en mi empresa a cambiar mi fantástica forma de trabajar?”. Es más cómodo seguir igual, está claro. Por eso la externalización es un gran freno para muchas empresas. Pero por suerte hay otras más dispuestas a invertir tiempo en optimizar sus recursos (son las de nivel avanzado).

Creer que el cambio es necesario, es el primer paso pero después hay que estar dispuestos a hacerlo. Siguiendo con el ejemplo de externalizar, permitirá estructurar la forma de trabajar y una mejor organización cosa que siempre supone un ahorro de tiempo y dinero. Pero habrá empresas que, aún sabiendo estos beneficios e incluso con la lista de tareas preparada, prefieran no implementar los cambios. Ya sabes, ‘más vale malo conocido…’.

Por eso una parte de este trabajo es cambiar a la empresa por dentro, no solo hacer un plan de contenidos. Como vienen a sugerir en GatherContent: menos entregables y más pensar en la transformación necesaria para que tengan sentido. Es fácil hacer una lista de temas a desarrollar en el blog pero puede acabar en un cajón si no se asignan los recursos para ello. Lo mismo ocurre cuando se propone una manera de organizar un equipo de redactores porque, si no se les implica en el proceso de cambio, no servirá para nada.

Resumen de la publicación de mi newsletter sobre marketing de contenidos (núm. 299, 02-05-2016).

Eva Sanagustín

Redactora web freelance especializada en estrategia y marketing de contenidos. Escribiendo en blogs desde 2004.

Los comentarios están cerrados.