[Contenidos] Técnica AIDA resumida

Gracias por dedicar 2 minutos a leer esta idea

El método más recurrido para llamar la atención (A) en el mundo online es muy similar al de las flores (web): los colores llamativos atraen a los insectos (usuarios). Las luces de neón de antaño son ahora banners y las noticias en lugar de ser anunciadas a gritos de ‘Extra, extra’ llegan a nuestros lectores de feeds o a la bandeja de entrada.

Cientos de tiendas se pelean en la calle (Internet) por despertar el interés (I) del peatón. Pero no de todos en general, la calle también está segmentada y cada escaparate (web) atrae a un tipo de peatón (usuario). Éste puede tener una necesidad real o no, en cuyo caso habrá que crearla. Entra en juego entonces el texto.

El peatón (usuario) entra en la tienda (web) y el dependiente (copy de la web) saca sus mejores argumentos de venta para provocar el deseo (D). Que si es lo último que le ha entrado en el almacén, que si qué bien te sienta, que si sale bien de precio, que si da buen resultado… de la experiencia del vendedor dependerá encontrar la USP que quiere oir el futuro comprador.

Con esa base, le será fácil conseguir la acción (A), es decir, a la compra. Si el dependiente hace bien su trabajo, al final del día el peatón estará feliz sin importarle realmente si al salir de casa esa mañana esperaba gastar algo o no.

Del acrónimo de atención (A), interés (I), deseo (D) y acción (A), surge la técnica AIDA según la cual el usuario pasa por estas tres etapas antes de decidirse a actuar.  Visto desde una perspectiva de contenidos digitales, el texto de una página web es el que consigue que el usuario se decida, lo que provoca el deseo. Éste parece ilógico y caprichoso pero puede despertarse desde la racionalidad de un copy bien trabajado. La atención y el interés pueden quedar en manos de los diseñadores.

Eva Sanagustín

Redactora web freelance especializada en estrategia y marketing de contenidos. Escribiendo en blogs desde 2004.

6 comentarios:

  1. Añadiría una F final de Fidelización. Para lograr un negocio próspero es vital una clientela que además de comprar una vez, vuelva y te recomiende (boca-oreja). En esta “F” también tiene muchísima importancia el contenido: newsletter, redes sociales, blog, etc.

  2. Pingback: sofasurfer

  3. Pingback: Club Marketing Nav.

  4. Totalmente de acuerdo: los contenidos ayudan a fidelizar, sin duda!

  5. Pingback: marketing y clientes

  6. Pingback: Cristina Vallés

No se admiten más comentarios