[Contenidos] ¿Cómo definirías el contenido de tu blog?

Gracias por dedicar 2 minutos a leer esta idea

Hay muchas manera de definir el contenido que publica una empresa. La forma más completa posiblemente sea rellenando las columnas de un plan de contenidos porque ahí se muestran cuestiones básicas como el formato o la procedencia. Quizá la peor sea calificarlo con palabras nada específicas como “interesante” o “de valor”.

Para saber cómo es el contenido que publicas, te propongo que te centres en el blog así que repasa los últimos posts que has publicado e intenta contestar a las siguiente preguntas:

  • ¿Son únicos y diferentes? Diferenciarnos es cada vez más complicado (tengo un post pendiente sobre ello) pero intentarlo no cuesta tanto como parece si creamos contenidos menos masivos y no cortados por el mismo patrón que el resto.
  • ¿Inspiran o promueven el cambio en tu audiencia? Es una manera de definir a los contenidos que dejan huella a largo plazo, que provocan una reacción. Puede ser por la vía emocional, pero no necesariamente.
  • ¿Pagarías por leerlos? Vale, no se puede decir que haya muchos blogs de pago pero si fuese contenido exclusivo al que acceder después de una donación, ¿cuánto crees que ganarías? Hablo de dinero, sí. ¿1, 5, 25, 50, 100 euros…? Piensa ahora en cuánto habrías pagado a alguien por escribirlo y compara a ver quién gana más.
  • ¿Qué nota le pondrías? Cada vez más blogs tienen sistemas de votación de artículos. Sinceramente, ¿mereces 5 estrellas o hay algunos artículos que les pondrías menos? Ahora recuerda los últimos que votaste tú o cuáles hubieses votado para usar los mismos criterios.
  • Para acabar, ¿te darías las gracias o felicitarías por ellos? Los votos y unos eurillos son formas de dar las gracias o felicitar pero hubo un tiempo que eso se hacía en los comentarios. Un “Me gusta” o un retuit es la recomensa alternativa, ¿lo harías si no lo hubieses escrito tú o alguien de tu empresa?

Sí, hay muchas formas de definir el contenido pero podrían resumirse en si al leerlo sientes al menos un poco orgullo o nada de nada. Claro que puedes fijarte en las estadísticas para ver si funcionan igual aquellos que has escrito para cumplir expediente y con los que has disfrutado pero (de tanto en tanto) ser egoísta es bueno para el alma del escritor.

Eva Sanagustín

Redactora web freelance especializada en estrategia y marketing de contenidos. Escribiendo en blogs desde 2004.

Los comentarios están cerrados.