[Contenidos] Estrategia de contenidos para una crisis de reputación

Gracias por dedicar 2 minutos a leer esta idea

Hoy quisiera hablarte de cómo los contenidos pueden ayudarnos en la corrección de nuestra reputación. Quizá antes convenga aclarar que la reputación corporativa es una mezcla de lo que nosotros transmitimos y lo que nuestra audiencia percibe. En otras palabras, hay una parte que no podemos controlar del todo, aunque sí influenciar.

¿En qué pasos para hacer un plan de contenidos tendremos que fijarnos para incidir directamente en la reputación de nuestra empresa? Siempre empieza en el primer punto: el uno incide en el dos, sin el dos no se puede saber el tres y sin el tercero no se puede determinar el cuatro, lo mismo que el quinto es consecuencia del cuarto. Todo está ligado:

  1. El objetivo puede ser corregir la imagen que nuestro público tenga de nosotros porque hemos tenido una crisis de reputación.
  2. El público objetivo pueden ser la parte de audiencia que ha dañado nuestra imagen, nuestra audiencia habitual y también personas que nos pueden ayudar escribiendo contenidos sobre nosotros (sobre influencers, repasa el #CarnavalRRPP).
  3. La línea editorial debería enfocarse principalmente a reforzar los mensajes corporativos  dañados pero sin descuidar a sus otros perfiles: los contenidos tienen que seguir siendo relevantes y habrá que generar nuevos para relacionarse con nuevos públicos.
  4. Los canales en los que publicar estos contenidos pueden variar en cada caso pero es necesario incidir en aquellos que tengan más peso en buscadores y en los que puedan haber sido el foco de la crisis.
  5. El calendario editorial se invertirá durante cierto tiempo y se dedicará más esfuerzo a los contenidos corporativos que a los de recomendación, aunque no debe perderse la regularidad establecida previamente para los contenidos a largo plazo.

Éste podría ser el esqueleto básico de una estrategia de contenidos orientada a solventar una crisis online. Se suele recomendar tener siempre preparado un plan de este tipo para poder reaccionar más rápidamente llegado el momento. Yo me conformaría con que todos a los que se preocupen porque les pueda pasar a ellos tuvieran un plan de contenidos.

Y es que, para utilizar estos pasos, no hace falta pasar por un problema online. Puede ser porque estemos empezando o simplemente porque estemos reposicionándonos. Tener una estrategia no se puede improvisar, es algo que tan importante dentro de nuestra empresa que merece la pena dedicarle recursos.

Originalmente publicado en mi newsletter sobre marketing de contenidos número 187 (10 de marzo de 2014).

Eva Sanagustín

Redactora web freelance especializada en estrategia y marketing de contenidos. Blogger desde 2004.