[Contenidos] Qué se puede aprender de Joan Wilder

Estás a punto de invertir 2 minutos en inspirarte para mejorar tus contenidos. ¡Gracias por dejarme ayudarte!

Hace un tiempo ya vimos que los posts tipo «Qué se puede aprender de…» pueden ayudarte a escribir con un enfoque diferente. Siguiendo con el ejemplo de «Descubriendo a Forrester» y las películas con escritores, hoy aprenderemos unas cuantas cosas de Joan Wilder, la más grande novelista tal y como la llama un fan en su primera película «Tras el corazón verde».

  • Celebra el final: escribiendo ficción es fácil poner ‘Fin’, pero aunque sea una página web o en general cualquier proyecto, hacer una pequeña celebración cuando acabas de escribir algo es como una fiesta de despedida para tu texto. Como ya vimos en el proceso de escribir, ése es el último paso.
  • Cree en lo que escribes: en la película, la protagonista está enamorada del protagonista de sus novelas y cree que lo podrá encontrar en la vida real. Trasladado al copy corporativo, debes hacer que las características de tu producto sean deseables para el público objetivo.
  • No sabes dónde vas a encontrar a alguien que te haya leído: Joan es Juanita en Colombia, donde tiene lugar su aventura. Allí, en medio de la selva, está su mayor fan que ha leído todos sus libros y, además, les ayuda a salvar la vida. Si piensas en SEO, también un visitante convertido te puede salvar la facturación del mes.
  • Escribe lo que te apetezca: hay muchos géneros donde elegir, no tenemos que quedarnos siempre en el mismo (la protagonista pasa de novelista a biógrafa). La ventaja de los redactores profesionales es que podemos tratar temas tan diferentes como nuestros clientes quieran.
  • Déjate inspirar, pero no en exceso: el malo de la peli indica a Joan qué fotos puede hacer y cuáles no. Es imprescindible que los clientes den indicaciones para empezar a escribir pero después han de confiar en el criterio del redactor.

Joan Wilder es Solo Joan en «La Joya del Nilo», la segunda parte de la película que inspiran los dos últimos puntos. El único aprendizaje que comparten las dos películas es que lo que escribes te puede servir en la vida real. Y quizá sea el más importante porque también ocurre al revés: lo que te pasa en la vida real te puede servir para lo que escribes.

Originalmente publicado en la newsletter Marketing de contenidos, número 57 (12 de septiembrede 2011). ¿Quieres leer más? ¡Suscríbete!

Eva Sanagustín

Redactora web freelance especializada en estrategia y marketing de contenidos. Escribiendo en blogs desde 2004.

Un comentario:

  1. Pingback: Rufino Lasaosa

No se admiten más comentarios