Rediseño y mejoras en mi newsletter sobre la madurez de los contenidos

Gracias por dedicar 3 minutos a leer esta idea

Hacía tiempo que me rondaba la idea así que he aprovechado la excusa del año nuevo para darle un aire nuevo a mi newsletter: el lunes pasado la envié (mira la versión web) y la aceptación entre los suscriptores no podía ser mejor. Déjame que te cuente por qué.

El último gran cambio fue a mediados de 2016, con el número 300, cuando pasé de enviar un artículo exclusivo escrito por mí a recomendar enlaces de otros relacionados con el nivel de madurez de la estrategia de contenidos. Fue un gran cambio, lo reconozco, pero no me arrepiento porque creo que la selección es una parte de la curación de contenidos que sí aporta valor al lector.

Pero, a medida que pasaban las semanas, me fui encontrando con algunas limitaciones y quejas de los suscriptores (sobre todo los 2 primeros puntos).

  • Problema: gran parte del contenido que comparto está en inglés. Sí, aquí hay profesionales que publican contenidos en castellano y los recomiendo de tanto en tanto. Pero había quejas porque mi recomendación estaba en castellano y el link al que iban los usuarios estaba en inglés. No suponía un problema para mí pero el tema del idioma es complicado, lo comenté por aquí hace unas semanas.
    Solución: ahora, se puede ver el idioma en título (sea inglés o castellano) y mi recomendación será castellano a no ser que sea una cita y la deje tal cual.
  • Problema: el diseño era poco visual. Ya, sí, lo sé, bueno, en fin… tampoco esto era un problema para mí, pero hay que escuchar a los suscriptores.
    Solución: he cambiado el diseño en general para incorporar las imágenes de los artículos que recomiendo. Esto también ayuda al problema anterior cuando tienen el título en la foto. Visualmente es mejor, aunque un poco más larga por el tamaño de las imágenes.
  • Problema: recuperar los enlaces recomendados era imposible. Algo que me repiten mucho los suscriptores es que doy mucha información y que no siempre tienen tiempo de leerla toda, incluso que las guardan para leerlas días después.
    Solución: he creado un Tumblr que sirve de archivo de los artículos recomendados. Están etiquetados por niveles de manera que es fácil encontrarlos.
  • Problema: algunas veces quería recomendar más artículos. Nunca he querido que la newsletter fuese muy larga: un total de 9 enlaces (3 por nivel de madurez) más 1 de mi propio blog. Me impuse esa limitación y la he seguido siempre. Pero algunas semanas, por ejemplo, me han parecido interesantes más enlaces de un nivel que de otro.
    Solución: crear el archivo de artículos sirve también aquí como solución porque, aunque la newsletter siga teniendo 3×3 enlaces, allí hay más y si el suscriptor quiere puede leer más sobre su nivel.

Aunque todo esto supone de nuevo un gran cambio, aún me planteo 2 cuestiones que dejo para el futuro: que los suscriptores puedan elegir qué contenidos recibir según su nivel (aunque la mayoría los leen todos) y cuándo (ahora la frecuencia es semanal). ¡Quizá para la próxima actualización!

El resto sigue igual: voy avisando a los suscriptores de los recursos que publico y tienen acceso a algunos que son solo para ellos (mira cuáles).

Eva Sanagustín

Redactora web freelance especializada en estrategia y marketing de contenidos. Blogger desde 2004.

Los comentarios están cerrados.