Media News S49 A17

Internet
Los apellidos que ponemos para separar algunas cosas suelen tener fechas de caducidad. Tarde o temprano, todo se unifica para mantener la esencia original. Hace tiempo que se viene diciendo sobre el marketing y sus muchos apellidos, pero vuelvo a pensar en ello al leer sobre si hace falta decir que una cámara de fotos es ‘digital’. Evidentemente, hoy ya no (aunque parece que Fujifilm se empeña en que vuelva el papel fotográfico). Suena igual de raro que decir “nuevas tecnologías” cuando ya hace (¿demasiado?) tiempo que se vienen utilizando. Quizá es porque es importante saber de dónde venimos para entender qué hacemos con ellas. ¿O quizá porque hay quien no quiere avanzar?

Publicidad
Viendo nuestra tele cualquier día de la semana es fácil encontrar en una sentada de un par de horitas el mismo anuncio en varios canales. Desde el sofá de casa, la repetición resulta aburrida y pesada. Se hace zapping para evitarlos para no dormirse mientras se espera a que empiece el programa. Pero cuando estás en el extranjero y te topas con el mismo spot, ¿da rabia o hace gracia? Diría que una mezcla. Por un lado, quiero ver anuncios nuevos de productos que ni conozco porque no los tengo en casa; pero por el otro, empezar a reconocer cosas ayuda a integrarse así que no es tan malo. Y algo importante: viendo canales extranjeros no tengo la sensación de que me quieran vender algo.

Televisión
Esto de volver de vacaciones trastorna mis Media News pero no puedo (ni quiero) evitarlo. Y es que, entre zapping y zapping, también da tiempo de descubrir programas que aquí no se hacen (como uno en el que unas personas se meten voluntariamente en una cárcel durante 2 meses) y también comparar realización, escenografía o jurado de los que sí se hacen (como un talent musical). Además, claro, de repasar doblajes de series como “CSI” o “Major crimes” o descubrir algún capítulo de una que no conoces de nada. Sí, se pillan muchos canales en la tele desde casa pero es mucho más divertido verla en un hotel y después encontrarte su product placement en un centro comercial.

Cine
Mientras que la “nueva” televisión es capaz de emitir/ofrecer toda una temporada de golpe para que podamos darnos un atracón, el cine se empeña en que las películas tengan diferentes fechas de estreno en lugar de estrenos mundiales. Hay motivos para hacerlo, no lo dudo. Pero no siempre apetece esperar para ver una peli de la que, por otro lado, se empeñan en promocionar semanas antes de que llegue aquí. Luego se preguntan por qué la gente se las descarga, ¡pero si algunas están antes subtituladas que en pantalla grande! El cine va a tener que aprender de la tele de una vez por todas para no quedarse como un medio “viejo” (para entender las comillas, relee el primer párrafo del post).

Media News S42 A17

Internet
Antes teníamos que escribir (¡incluso hablar!) y ahora le damos al puñito para decir que nos gusta o simplemente que nos parece bien. Antes, marcábamos un check box para recibir información de las empresas y ahora lo marcamos para demostrar que somos humanos antes de simplemente visitar su web. Evolucionamos, no hay duda. Por eso miro con desconfianza a los que mantienen sus páginas igual que hace unos años. Son fáciles de identificar porque al pie incluyen algo como que los añadamos a favoritos (sí, sí, aún hay peticiones así) junto a un (C) con un año, digamos, no muy reciente. Claro que son igualmente fáciles de evitar: botón de atrás o la cruz para cerrar la pestaña/ventana.

Televisión
Leí esta noticia y por un momento pensé que era en “El Mundo Today” y no solo en “El Mundo”: ¿obligan a la BBC a dar más programas de humor? Desde aquí les animo a que recuperen clásicos como “The Young Ones” o “Yes, Minister” y los actualicen: viendo cómo están los unos y los otros, seguro que saldrían nuevas perlas. Por otro lado, intento imaginarme a qué cadena le podrían decir algo así aquí. Las reprimendas son más bien sobre exceso de publicidad y, fuera de posibles multas legales, sobre parcialidad informativa. ¿Dónde queda el humor? Supongo en que has de mirar las cadenas con algo de sentido del humor si no quieres deprimirte de por vida gracias a sus programas de entretenimiento.

Cine
Será la edad pero a mí una “fiesta” no me suena a algo que se pueda hacer cada poco tiempo. Bueno, se supone que es cada 6 meses pero en mi cabeza suena mucho más frecuente. Quizá por eso no me extraña que la última edición de “La fiesta del cine” no esté sacando tan buenos números como las anteriores. Parece que ni con precios requetebajos la gente se anima a pisar un cine. Será que las pelis no convencen, será que no apetece encerrarse en una sala oscura con la que está cayendo fuera. Sea lo que sea, no funciona. Y eso que las salas ponen de su parte con menús de palomitas a precio igual de especial. La próxima edición quizá tengan que cambiarle el nombre a “mini fiesta”.

Publicidad
¿Ya estamos con anuncios navideños? Aún no, pero si miras este spot seguro que te emocionas como si fuese alguno de esos habituales momentos lacrimógenos que nos provocan por Navidad. Es una bonita historia que me ha recordado una cuenta de Twitter que se encarga precisamente de poner en contacto peluches perdidos con sus dueños. No hay duda de que el panda elegido emociona, con esos ojitos que parecen llorar. En el extremo opuesto a la emoción, está la campaña de Seat para el Ibiza: “Start moving”. En el spot, un montón de imágenes que no se entienen si no ves las historias que hay detrás, por cierto con Barcelona de fondo. También son bonitas historias, pero el casting del panda está más conseguido.

Media News S36 A17

Publicidad
Hay que reconocer que los anuncios de supermercados y centros comerciales no son especialmente interesantes. El Corte Inglés viene demostrando desde hace un par de años que en sus paredes tienen lugar muchas historias y muy románticas ya que la época en la que las cuentan es por San Valentín. A la lista sumo el spot de Intermarché que he visto estos días y que también es muy amoroso, tanto que se titula “#lamourlamour”. Me gusta porque es capaz de hablar de la amistad y del amor a la vez que muestra la variedad de sus productos y recomienda una alimentación más saludable. Al fin y al cabo, ¿qué no se hace por amor?

Televisión
Abro mi Feedly y casi todas las noticias televisivas empiezan o contienen la palabra clave de septiembre: vuelve. Así estamos casi todos, volviendo. Lo que pasa es que los presentadores se toman vacaciones y sus programas pueden seguir adelante con alguien que los substituya o pueden cambiarse por series o quizá nuevos programas con fecha de caducidad. Pero su ‘vuelve’ es igual que para cualquiera: vuelve la rutina a nuestras pantallas. Los experimentos se terminaron, vuelven las caras de siempre a contarnos lo bien que se lo han pasado. Sí, porque hoy en día los presentadores son más protagonistas que sus invitados.

Cine
Siguiendo con la vuelta al cole de septiembre, me encuentro con los datos de recaudación cinematográfica del mes del verano. Parece ser que no han sido altos, más bien bajos comparados con los últimos 11 años. La cartelera estaba lleva de súper héroes y en el artículo apuntan a eso como motivo para que no se hayan llenado las salas. O porque ha habido varias secuelas, remakes y adaptaciones varias. ¿Quizá estamos cansados de los personajes y queremos descubrir nuevos? Curiosamente el artículo habla de esperanza para remontar los datos citando dos próximos estrenos que tampoco son originales. ¿Tanto miedo hay a estrenar novedades de verdad?

Internet
El engagement en Facebook ya es algo igual de discutido como el posicionamiento en Google. Los algoritmos marcan el camino de nuestra vida digital pero solo nos preocupamos de ello cuando somos empresas: ¿pagar para conseguir que los fans vean mis actualizaciones? Hay que tener en cuenta que cada vez hay más contenido, más gente publicando ‘cosas que los otros quieren ver’, al menos en teoría. Antes éramos menos y por eso conseguíamos más atención, ahora hay competencia hasta para fotos de vacaciones. Menos mal que somos seres sociables porque si no diría que las redes sirven para pelearnos por el “Me gusta” y quitárselo a la competencia.

Media News S33 A17

Internet
Quizá recuerdes aquella época en la que las apps empezaron a ocupar espacio en tu móvil. Seguramente también sufriste más de una experiencia frustrante en la que encontrabas una interesante pero, ups, no la podías usar porque no estaba disponible para tu móvil. Ha acabado siendo un juego de dos, iPhone VS Android, pero por el camino otros han perdido y casi desaparecido. Viendo la evolución de las dos tiendas de apps, está clara la guerra pero no el vencedor, casi que ni de las pequeñas batallas. Ahora que parece que mi móvil empieza a darme avisos, recuerdo alguno de los anteriores cuando no tenía apps, ni datos porque me parecía imposible navegar con una pantalla tan pequeñita. Ya lo dije: otra época.

Publicidad
Siguiendo con el tono nostálgico del post de hoy, me he reencontrado con una de esas listas de campañas que en su momento fueron polémicas.  Alguna me trae recuerdos de los argumentos a favor de ellas, no solo de los motivos por las que se prohibieron. Revisándolas una detrás de otra, sí que provocan pero ninguna me parece tan interesante como las de Toscani para Benetton. Lo cual me hunde aún más en la nostalgia porque, como antes, era otra época. ¿Cuándo hubo una campaña parecida? No me viene ninguna a la mente (por favor, utiliza los comentarios para sacarme de mi error). Sí, hay campañas polémicas pero no para abrir debates… ¿quizá es que no es ésa la labor de la publicidad?

Cine
Típica noticia de verano: cines al aire libre. Cada año leo alguna parecida, esta vez han recurrido al precio como excusa. Pero sigo sin pisar una “sala” de este tipo. Bueno, la verdad es que hace tiempo que tampoco piso una tradicional pero reconozco que eso de estar al aire libre no me convence. Me gusta el ambiente de las salas. Como diría Amélie Poulain, me gusta girar la cara y ver otras sonreír en la oscuridad. Eso no pasa cuando estás en un patio. Y reconozco que, aunque algunas salas sean incómodas, estar en una butaca de cine no se puede comparar con una tumbona playera. De todas formas, una reducción al precio de la entrada no le vendría mal a más de una sala para recuperar clientela.

Televisión
Las promos de algunas cadenas pueden ser traicioneras. Me imagino una conversación tipo: ¿Y si anunciamos la lista de estrenos? ¡Vale! Pero mejor no decir la fecha para no comprometernos, ¿no? Oh, bueno, claro, podemos poner unas imágenes y ya está. ¡Hagámoslo! Un tiempo después, alguna serie sigue sin estrenarse y la conversación se repite: Oye, igual mejor sacamos de la promo esa serie que al final no vamos a emitir, ¿no? ¿Pero qué pasa con los que la están esperando? No se darán cuenta, están todos de vacaciones. Por ahí deben ir los tiros con los programadores de verano así que los que no estamos de vacaciones esperamos a que los responsables vuelvan y sepan qué hacer con esa serie que se anunció pero no se emite aún.

Media News S26 A17

Cine
Ir al cine es sinónimo de comprar algo en su bar, si no un menú, casi seguro que alguna bebida. Mi duda es, ¿eso entra dentro del porcentaje de dinero que gastamos en cultura al año o se considera inversión en gastronomía local? Porque sí, muy sano no es pero es comida y sí, lo compramos en el mismo sitio que la entrada de cine, pero es comida. La duda podría extenderse a la cena que solemos devorar viendo una serie por la noche o al típico tazón de leche mientras leemos algún libro antes de irnos a la cama. Cultura y gastronomía van muy ligados pero es en el cine donde más comida nos quieren vender… como si la entrada no fuese ya suficiente cara.

Televisión
Desde que las series tienen temporadas de 10 y 13 capítulos, se me hace raro ver que se programa la misma serie a diario, incluso dos capítulos porque en un par de semanas se acaba. Claro que siguen poniendo repeticiones en bucle con maratones de 5 y 6 capítulos seguidos a horas que si no lo grabas es imposible que aguantes… aunque también termine pronto la temporada. No es porque llegue el verano y se queden sin estrenos, me imagino que debe ser por unas ansias locas de quemar ¿o rentabilizar? lo que han comprado. Pero me sigue pareciendo una mala práctica para los que disfrutamos viendo evolucionar a los personajes de la serie.

Publicidad
Cuando una marca que lleva un tiempo en el mercado decide finalmente hacer publicidad, llama la atención como le pasó a Mercadona hace poco. Nadie sea obligatorio hacer anuncios para triunfar… bueno, alguien sí: las empresas que se benefician de ello. Por eso últimamente las redes sociales regalan cupones para que pruebes sus anuncios. Y por eso me he gustado la primera campaña de Pinterest: por ser la primera y por ser diferente. Cada vez cuesta más distinguir redes, se van pareciendo demasiado en funcionalidades para evitar que los usuarios huyan a otras. Y eso es lo que explota Pinterest en estos anuncios: déjate inspirar por los demás y actúa.

Internet
Aunque es una serie de anuncios los que me inspirar a hablar de ello, lo enmarco en el párrafo de Internet porque sí, sin la vida real no seríamos nada en el mundo virtual. Llevamos tanto tiempo oyendo sobre la generación que ha nacido con el smartphone en la mano que se nos olvida que aún hay quien mira con recelo esto de las “nuevas” tecnologías. Claro que se aprende de los errores y online hay muchos porque es muy fácil cometerlos si no vas con cuidado. Pero los jóvenes no tienen miedo y los mayores tienen demasiado. Internet es así, siempre dividida en bandos. Incluso cuando los jóvenes de hoy sean los mayores de mañana, otros vendrán a pedirles que se den prisa en evolucionar.