[Contenidos] ¿Se puede monetizar la curación de contenidos?

Monetizar contenidos es perfectamente lógico cuando es algo que has producido tú pero, ¿qué pasa cuando se trata de los contenidos que han hecho otras personas? ¿Es ético hacer content curation para ganar un dinerillo?

La respuesta rápida al título de este post es: ¿por qué no? Pero pensándolo un poco más quizá cambies la puntuación a: ¿por qué? ¡No!

Veamos las opciones y decide tú qué querrías que hiciese el curator si se tratasen de tus contenidos (no olvides que son de alguien como podrías ser tú).

Formas de monetizar el contenido de otros

En mi próximo libro (en librerías en un par de semanas), enumero las opciones que tiene un bloguer para rentabilizar su blog. Si utilizas el contenido de otros en él de manera que el usuario pueda encontrar ahí una fuente de información de valor (agregación de contenidos), las siguientes son algunas vías para monetizar tu curación de contenidos:

  • Publicidad en forma de banners o AdSense
  • Pago por inserción del contenido de manera destacada (publicidad nativa)
  • Comisiones de afiliación, por ejemplo por libros relacionados
  • Suscripciones para acceder al contenido (membership)
  • Tú como marca: consultoría, charlas, leads, suscriptores, infoproductos relacionados…

Si quieres ejemplos o más formas de sacar rendimiento económico a tu curation, Robin Good ha seleccionado unas cuantas.

Has de tener en cuenta que todo esto sirve cuando se trata de una plataforma propia. Si utilizas alguna de las herramientas de content curation más habituales tendrás que buscar la forma de llevar el tráfico a tu blog o web. Un ejemplo evidente: aunque hacer un RT es una forma de hacer curación de contenidos, no podrás monetizarlo a no ser que cobres por la acción a la persona que ha escrito el tuit (marketing de influencia).

¿Hay un límite?

Ya ves que hay opciones para contestar afirmativamente a la pregunta de si el contenido de otros es monetizable. La cuestión de fondo es hasta qué punto te gustaría encontrar tu contenido enlazado en una web para que cobra a sus lectores para que les descubran tu contenido, por ejemplo. Quizá no te haría gracia en un primer momento… pero si tu licencia de uso lo permite, ¿por qué no?

Seguramente ahí está la trampa o el límite: ¿se está usando bien el contenido que se quiere monetizar? Si se respeta la licencia y se acredita correctamente, no debería haber problema. ¿Es que querrías que te pagase una parte? Haber elegido una licencia más restrictiva… Quizá sea eso después de todo: alguien se ha atrevido a hacerlo mientras que tú no veías cómo hacer rentables tus contenidos o no creías que tuviesen suficiente valor para hacerlo.

Hay que tener valor para probar pero sin confundirlo con caradura: no hagas a los contenidos de otros lo que no quisieras que hicieran a los tuyos.

[Contenidos] Bajar la calidad de un texto para evitar el plagio

Hoy quisiera hablarte de contenidos de baja resolución. Es otra manera de hablar de la calidad de lo que publicamos y está relacionado con la ética al compartir contenidos de otros. La etiqueta de resolución se suele aplicar a vídeos y a fotografías, pero me parece también apropiado hacerlo con textos y cualquier otra pieza que publiquemos.

Hablando con una alumna hace unas semanas, comentábamos el problema del uso ilegal de los contenidos y la dificultad de dialogar con algunas personas que utilizan contenidos de otros sin atribuir y sin ser conscientes de que están perjudicando a otras personas. Increíble pero cierto.

No es el primer debate sobre este tema y seguro que no será el último cuando hablo de content curation porque preocupa a mucha gente, especialmente a fotógrafos e ilustradores que quieren mostrar su trabajo pero no por ello autorizan a cualquiera a utilizarlo. Pero lo mismo ocurre con los textos: sé de casos en los que alguien ha copiado los textos de una web corporativa para usarlos en la suya y ofrecer el mismo servicio. Repito, increíble pero cierto.

Como en otras situaciones de la vida, la prevención puede ser una solución. ¿Qué opciones tenemos para fotos? Sí, hay herramientas que, por ejemplo, deshabilitan el botón derecho del ratón para evitar que alguien guarde la imagen pero basta con hacer una captura de pantalla y recortarla para obtenerla. Así es como se llega a utilizar marcas de agua para evitar que se pueda hacer un uso efectivo de ella (algunas veces hasta molestan de lo grandes o mal ubicadas que están).

¿Qué hacemos con otros contenidos? Exactamente lo mismo. Hay opciones para poner el equivalente a las marcas de agua en los textos: plugins que añaden al texto copiado de la web o al feed un mensaje de dónde se publicó originalmente. Complica un poco el trabajo al que quiere copiarlo, pero no se lo impide del todo porque, siendo retorcido, también puede repicar todo el texto palabra por palabra.

La solución que se utiliza inconscientemente (o no) es bajar la calidad del contenido. En foto, es tan sencillo como cambiar la resolución o el tamaño de la foto. ¿Y en el texto? Un poco igual: reducimos el detalle o la extensión de manera que profundizamos menos en el tema del artículo.

Quizá la vía más estratégica es poner barreras al contenido para controlar quién lo consume pero, bueno, una vez lo haga, ¿qué hacemos si descubrimos que lo utiliza fuera de nuestra licencia de uso?

  • Está claro que la vía del diálogo es la más recomendable pero, como decía al inicio, no siempre es posible.
  • Recurrir a la vía legal quizá nos asegure la retirada del contenido pero también conlleva ciertos costes.

La decisión es tuya solo ten en cuenta que la calidad del contenido es lo que ayuda a construir nuestra reputación y que, si la reducimos mucho, mejor que no publiquemos nada porque no servirá de nada. El contenido de baja resolución sirve para mostrar un poquito lo que hacemos pero para demostrarlo del todo hace falta más calidad.

Originalmente publicado en mi newsletter sobre marketing de contenidos (núm. 274, 9-11-2015).

Déjame tu correo para acceder al contenido exclusivo y para que pueda enviarte mi newsletter semanal con mis posts y mucho más: ¡cada lunes a las 10h!

Política de privacidad

Media News S04 A16

Televisión
Cuentan en un capítulo de “Alpha house” que en un debate electoral hay que tener una frase preparada para responder al ataque que sabes seguro que te harán. A eso se le llama previsión. En publicidad están los eslógans y copys creativos que se meten en nuestras cabezas de una forma estudiada, medida. Pero, cuando los guionistas de una serie de televisión trabajan en un guión, ¿también buscan este tipo de frases pensando que quedarán para la posteridad? Borja ha recopilado algunas de ellas y describen bien cómo somos. También las hay de programas de televisión: ¿Quizá ahí no se piensan tanto las cosas si se está en directo? ¿O más bien lo contrario y todo está guionizado al milímetro?

Publicidad
Creo que ya lo he dicho alguna vez pero una de las cosas que me divierte de viajar es la posibilidad de descubrir los nombres de las marcas que aquí tenemos. Vale, también productos que aquí no tenemos. Pero el naming es un ejercicio tan local que me es curioso ver los cambios. La criatura creativa recoge una infografía con algunas marcas internacionales y sus variaciones. La mayoría mantienen el logo o la tipografía y solo cambia el nombre. Pero más curioso es ver aquellas en las que no hay ninguna similitud. Seguro que hay un motivo para ello, pero cualquiera podría pensar que son marcas diferentes o hasta de la competencia.

Cine
Se acerca el Día de la marmota (2 de febrero). Como cada año, es el mejor momento para ver “Atrapado en el tiempo”. Es una de esas películas que tienen fecha (como las navideñas: “Los fantasmas atacan al jefe” es otro clásico también de Bill Murray). Para celebrar la tradición del animalillo y el invierno, en un cine van a proyectar durante 24h la susodicha película. ¡Eso sí es un bucle temporal! No sé si alguien aguantará todo el día pero es una iniciativa a tener en cuenta. A este otro lado del charco, quizá haya suerte este año, queridos excursionistas, y la pongan en la tele. Yo la veré en mi DVD que casi ya podría programarse solo para verla porque, bueno, es una tradición que intento seguir cada año.

Internet
El contenido está ahí fuera, publicado y listo para ser leído. Nos esforzamos para que sea encontrado pero, lamentablemente, también puede llegar a manos de quien acaba haciendo un uso indebido. ¿Qué es inapropiado? Pues cada uno tiene su propio criterio y ése es el problema: cada persona tiene diferentes niveles de lo que es bueno y malo. Los chupafeeds siguen estando ahí fuera, dispuestos a utilizar contenidos de otros sin contemplaciones. Son otra especie porque el sentido de sus acciones solo lo encuentran ellos. Lo que resulta curioso es ver cómo lo que para unos es lo más normal del mundo, para otros es una incorrección. Ocurre en el mundo real, ¿por qué no iba a pasar también en la vida digital?

[Contenidos] Si no enlazas, no eres un buen curator

Si tengo que hacer caso a la idea de que cuando oyes ‘algo’ por varios lugares diferentes es que ese ‘algo’ se está convirtiendo en popular, en tendencia, en moda… te anuncio formalmente que el content curator es ese ‘algo’ y que la formación está involucrada. Y es que cuando los centros de formación se interesan por ‘algo’ es que han detectado que esa moda puede ser rentable.

¿Por qué ahora? La verdad es que me da igual mientras dure lo suficiente para asentar unas cuantas bases y no me refiero a aclarar el nombre o las herramientas que se pueden utilizar. Eso es lo de menos. Lo que importa es que los nuevos llegados utilicen los contenidos de forma ética y no crean que su estrategia de contenidos puede sobrevivir sin crear algo.

Quizá eso de la ética al hablar de contenidos suene extraño pero es necesario para asegurar que se siguen redactando contenidos. Implica que se han de atribuir las fuentes, que no vale hacer un copiar y pegar y poner un nombre al final, pequeñito y sin enlace. Hay muchas formas de dar las gracias a quien ha creado el contenido pero enlazarle es la mínima.

Hay muchos motivos por los que la mezcla de filtrado y creación es la mejor opción. En el blog Original Community Manager daban algunos para no basarse solo en la curación: tu identidad quedará diluida porque no tendrás una voz propia. Sí, filtrando contenidos también se transmiten mensajes corporativos porque se seleccionan con un cierto criterio. Pero no es suficiente.

Un ejemplo fácil de ver es precisamente el de los estudios y encuestas. Hay por ahí muchos datos sobre uso de los contenidos, los voy recopilando porque creo que son una buena forma de convencer a los alumnos (y a clientes) de que confiar en los contenidos tiene su beneficio. Mucha gente cita esos datos en beneficio propio pero, ¿qué pasaría si nadie la contestase? Pues que no se podría sacar conclusiones, no habría ebook resumen y habría un contenido menos al que enlazar por quienes solo hacen curación.

En este caso, sin la participación no hay creación pero en cualquier otro caso también queda claro que sin la creación no hay curación. Si todos nos dedicásemos a aprovechar el contenido de los demás, quizá los creadores dejarían de escribir porque se sentirían explotados. Así que, por favor, recuerda que enlazar es gratis y que tiene beneficios para todos.

Originalmente publicado en mi newsletter sobre marketing de contenidos número 167 (21 de octubre de 2013).

Déjame tu correo para acceder al contenido exclusivo y para que pueda enviarte mi newsletter semanal con mis posts y mucho más: ¡cada lunes a las 10h!

Política de privacidad

Media News S08 A14

Televisión
¿Quién no ha visto varios capítulos seguidos de alguna serie? Es lo que se suele llamar un fin de semana de maratón de series, entre semana es más difícil, la verdad. Pero resulta que tiene un nombre según el diccionario teléfilo de Vaya tele: binge-watching. Su traducción lo deja claro: darse un atración de series, ya sea en DVD, online, descargadas… Cuando se tiene tiempo, es la mejor forma de ver una serie, aunque luego te queda una sensación de vacío al tener que esperar otra temporada. Por eso, lo mejor es hacerlo cuando llevas retraso respecto a la emisión original como me pasa a mi con varias series. Afortunadamente estos maratones no ocurren con programas que cumplen 17 años o con informativos que se repiten.

Cine
Por experiencia sé que juntar frases aisladas para crear una historia puede ser realmente complejo… pero también muy entretenido y gratificante al final cuando ves lo que resulta. Seguro que los guionistas del vídeo en el que solo se utilizan títulos de películas también habrán pasado un buen momento uniendo las piezas. El resultado es divertido y se agradece que se incluyan los carteles, aunque algunos nos pueden sonar extraños por su título original. Lo que cuenta el vídeo es lo de menos pero, aún así, hay una historia detrás y no solo una frase detrás de otra sin ninguna lógica. Algunas escenas en bares tienen guiones menos interesantes que éste ejercicio de diálogo.

Publicidad
Pero entre tanto maratón y saturación de frases, también conviene parar un poco. ¿Por qué no hacerlo con los anuncios más románticos? Ha sido (siempre lo es, ¿no?) época de romanticismo, San Valentín despierta los sentimientos ocultos de las marcas y lo llena todo de corazones rojos latiendo como si acabasen de despertar. Por eso me gusta el spot número 1 de la lista de Ebuzzing, porque sirve a los propósitos de la marca perfectamente, introduce la magia de recoger a lo Mary Poppins y tiene un final feliz. ¿Qué más se puede pedir? Quizá sentirnos identificados en ese laberinto.

Internet
Está la Red revolucionada con la llamada tasa Google y José Luis Orihuela recoge algunos post sobre el tema. Al trabajar con contenidos, muchas veces me preguntan en clase sobre temas legales, desde qué hacer frente al plagio a si se pueden recomendar enlaces y cobrar por ello. Por un lado, se agredece la preocupación de algunos de intentar hacer las cosas bien frente a los muchos que lo hacen francamente mal. Por otro, sorprende que aún tengamos que plantear cuestiones que más que una solución legal deberían resolverse desde la ética. Claro que, si todos viviesemos éticamente, ¿qué harían nuestros políticos si no pueden decidir lo que es correcto y lo que no?