Media News S30 A17

Publicidad
Llega el verano y la tentación de estar tirados en el sofá sin hacer nada es muuuy grande. Ahora que se ha acabado el Tour y los documentales vuelven a tener protagonismo en parrilla, ahí está la tentadora siesta asomándose a la mente de media España. La campaña de Ikea parece pensada para esta situación, aunque sea británica: ¿sabías que el león pasa la mayor parte del día descansando? El spot tiene sorpresa final, claro, pero hasta que llega es inevitable sentir una sana envidia del animalito en cuestión. Tiempo para leer, ver la tele, dormitar… algo tan propio del verano que no me lo imagino en otra época del año. Quizá en invierno hubiesen puesto a un oso hibernando, pero son animales muy diferentes.

Cine
Las tarjetas de fidelización son tan habituales en el día a día que añadir una de nuestro cine favorito parece lo más normal. Ahora bien, ¿siempre vas al mismo cine? Cuando no había tantos multisalas, era difícil ir siempre al mismo, ¿te acuerdas? La cartelera era demasiado grande como para quedarse solo en un cine. Como mucho, era de la misma cadena pero no era algo en lo que te fijases. Ahora es más sencillo ir a un cine con 5 o 10 salas y poder elegir una peli, volver al día siguiente y elegir otra y otras tantas diferentes al próximo fin de semana. Así tiene sentido la tarjeta de fidelización porque vas allí sabiendo que algo ¿bueno? encontrarás. Y, si te regalan palomitas o una entrada al año, todo eso que ganas.

Televisión
Este año, las carreras de MotoGP y Fórmula 1 las ofrece en diferido Teledeporte. Lo que se espera en estos casos es que los comentarios se graben en directo. Pero parece ser que no siempre se hace así porque ya he pillado más de un spoiler en la retransmisión. Si ya saben quién gana porque la carrera tuvo lugar hace un día o unas horas, felicidades por ellos pero yo cada fin de semana hago un esfuerzo para no leer nada de deporte que me destripe el pódium (y eso que éste lo ofrecen hasta en Movistar+). Así que he acabado viendo la carreras pero en silencio. Es curioso porque alguna vez también las vi así cuando las daban en TeleCinco porque, aunque me gustan las motos, prefiero comentaristas y no gente que grita.

Internet
La campaña de Euskaltel es tan real que asusta: tener wifi en vacaciones es una prioridad para muchos, sobre todo jóvenes. Estar conectado parece una obligación, ¿cómo vas a poder contar lo bien que lo estás pasando si no tienes acceso a las redes sociales? Claro que el camino tiene doble sentido: ¿cómo van a saber tus contactos que sigues siendo su amigo si no reaccionas a las fotos que demuestran lo bien que también se lo están pasando ellos? Es una opción pero más interesante es desconectar y olvidarse del roaming por mucho que ahora esté incluido en la tarifa. Quizá así cuando volvamos a conectar pondremos en perspectiva el valor de un contacto y su “Me gusta”: ¡no tiene por qué gustarnos todo lo de los demás!

Media News S10 A17

Cine
Hay noticias interesantes esta semana pero las dejo para próximas porque, sin duda, la película “Logan” merece toda mi atención. Ya sé que hay muchas críticas por ahí, pero no puedo evitar recomendarla también desde aquí. Me gustó, sí. Tiene los ingredientes para que te guste también a ti, seas fan o no de la saga, te interesen o no los súper héroes. Claro que para los que hemos seguido las andanzas del personaje en las otras películas, esta última aparición de Hugh Jackman es de lo mejorcito que se ha hecho. Tiene cierta decadencia, la acción habitual pero también ternura y alguna sorpresa. Dos apuntes sobre los otros protagonistas: hace unos años, Dakota Fanning hubiese hecho un papelón y Patrick Stewart demuestra que hasta siendo secundario puedes dejar huella.

Internet
Sin buscar nada en concreto, simplemente leyendo, he encontrado estos días dos enlaces que demuestran que en Internet los directorios y agregadores siguen siendo importantes. Por un lado, en El País avisan de un buscador global de libros en todas las bibliotecas públicas (así he descubierto en cuáles están mis libros). Por el otro, José Luis tuitea sobre un directorio de bots que ya indica desde su propio nombre que hay uno para cualquier cosa (viendo algunos destacados parece que lo han elegido bien). Hablando de content curation, la parte de agregación y automatización es la que siempre se lleva más críticas, pero hay situaciones en las que resulta muy útil. De momento, al menos en los ejemplos de hoy, hay una intervención humana que previamente ha etiquetado los recursos para asegurarse de que ningún bot los aprovecha de malas maneras.

Publicidad
Los que primeros tienen la idea ¡y la implementan! son los que consiguen llamar más la atención. Los medios tradicionales siguen estando ahí pero no se puede negar que los sociales son los que más juego dan para probar nuevas oportunidades. Los de Ikea lo han demostrado aprovechando las Instagram Stories para vender colchones. Seguro que más de uno se siente identificado con la premisa: antes de ir a la cama, muchos consultan las redes sociales así que es una buena oportunidad para intentar dormirles contándoles una historia. Lo que podría verse como algo negativo (¿una marca que aburre a su audiencia?), en realidad, es positivo: ¡se duermen con la marca!

Televisión
Hacer zapping y ser capaz de identificar el canal por el programa que están dando debe ser tan buena noticia para los programadores como si alguien identifica a la productora de una película. A veces pasa, otras no. Con lo que emiten en canales tipo MTV es fácil: tienen una línea tan marcada que solo a ellos se les podría ocurrir llevarse al abuelo de juerga. Pero luego hay líneas difusas: hace unos días, en 3 canales diferentes hacían 3 películas de la saga Fast & Furious; y ayer mismo se encadenaban en Axn y Fox las series “NCIS” original y la de Nueva Orleans. Mientras Mediaset se vincula a los millenials, el resto de targets nos movemos de un canal a otro intentando configurar una televisión a nuestro gusto. Suerte que es fácil con tanto canal.

Media News S36 A15

Después del paréntesis de agosto que he aprovechado para avanzar un poco mi próximo libro, vuelvo a la frecuencia habitual de posteo en mi blog. Como siempre los miércoles, un post con ideas sobre medios tradicionales para no olvidar los orígenes.

Internet
El pasado lunes se celebró el BlogDay 2015. Es una lástima haber perdido por completo la costumbre de los blogs de recomendar blogs. Aún es peor que algunos hasta hayan perdido la sanísima costumbre de enlazar que, al fin y al cabo, es una forma de recomendar otras personas de manera indirecta. Deben ser las mismas personas que no son capaces de hacer un retuit en Twitter. No debería haber tal problema, es sencillo: Internet conecta personas, ¿por qué no hacer evidentes los enlaces? La respuesta para no hacerlo es igual de sencilla: no entienden que la ausencia de conexión es un retroceso en la comunicación.

Cine
En agosto pasan cosas curiosas en las salas. Hay cines que parecen infantilizarse al proyectar solo películas típicamente veraniegas para niños. Y otros que trabajan ajenos a esa clarísima fuente de ingresos y siguen haciendo películas que parecen no interesar a nadie. A los primeros, nada que criticar: que aprovechen el tirón y vendan palomitas como si su negocio fuese ese. A las personas que visitan los segundos, un pequeño comentario: bravo porque sóis los únicos que tienen interés en esas películas y hacéis que esa sala siga abierta con vuestra entrada. Verano tras verano, y también algunos fines de semana, me pregunto cómo sobrevive un cine con 10 personas por sesión.

Televisión
La programación de verano permite hacer algo poco sano: maratones de series. Y es que las cadenas se empeñan en hacer 3 y hasta 5 capítulos seguidos. Así es como he aprovechado para recuperar capítulos antiguos que me había perdido en su momento. Con esa excusa, me pregunto por qué aún las cadenas se empeñan en no ofrecer los capítulos abiertamente para ver cuando realmente quiera el telespectador. Y en cambio siguen viendo aceptable saltarse capítulos, desordenar temporadas y cambiar horarios a su gusto y sin justificación aparente. Bueno, en realidad, sí que se puede ver ese tipo de televisión… pagando.

Publicidad
La sensación veraniega de que nada cambia durante agosto la ha roto Ikea y su catálogo 2015. En su línea de fijarse en los detalles (terrazas, mesas), ahora le ha prestado atención a esos sufridos trabajadores que llevan puerta a puerta lo que ellos llaman ‘inspiración’. Eso es su catálogo dicen así que, ¡bravo por las empresas que quieren inspirar a la gente! Claro que, día a día, esos y otros muchos sufridos trabajadores llevan puerta a puerta spam del de verdad con panfletos que van directos a la basura, algunos ni pasan de la puerta y se quedan en una papelera en la entrada del edificio. A esas empresas les animo a buscar un poco más de inspiración por ahí.

Media News S37 A14

Cine
Hay estudios que lo único que hacen es reafirmar lo que todos sospechamos: ver cine de acción engorda. Lo intuíamos en las salas cuando las palomitas volaban más rápido que los refrescos que venden en los anuncios previos a la película. También nos hacíamos una idea cuando parábamos el DVD para ir a la cocina varias veces durante el pase privados en el sofá. Pero ahora lo podemos asegurar con datos científicos, por así decirlo. Lo que pasa en nuestro estómago ya no es cosa de imágenes subliminales, lo que pasa en nuestro cerebro mientras vemos una película se investiga, supondremos, para hacerlas mejores… o poner más anuncios de refrescos.

Televisión
Me ha gustado el artículo sobre tópicos de series españolas de TeleDiaria porque son precisamente los motivos por los que hace tiempo que no veo ninguna: los actores siempre son los mismos y no me los creo en ninguna; tienen esa atmósfera falsa que tampoco me parece realista; y su audiencia está tan poco definida que no me identifico. Vamos, que no me convencen para que me quede al hacer zapping. Claro que lo peor es que pasan los años, sigo encontrándolas en mis paseos por el dial televisivo y me parecen aún peor: no envejecen nada bien. Con el tiempo, aún se ven peor y dan mejor ganas de verlas… a no ser que sea para reírse un rato.

Publicidad
Los anuncios de Apple son de los que te quedas mirando y también los de Ikea así que, de la mezcla de los dos, solo podía salir algo digno de verse varias veces. Han seguido el estilo de uno y lo han aplicado a lo suyo, tan ricamente. Puede considerar una parodia vale, pero también es una idea brillante porque coge las características de Apple y las aplica a un bookbook (TM): me encanta el intercambio entre usuarios pero también la alarma anti robo y las frases que suelta el gurú con su cara de felicidad por el lanzamiento de su catálogo, sobre todo cuando dice que es gratis. Tremendo. Abrir y cerrar el buzón, ¡menuda experiencia de uso!

Internet
Tener más de 500 amigos online y utilizar más de 2h al día las redes sociales, ¿es una conducta disfuncional? Para los que trabajamos en ‘esto’, no; para menores, sí. Los datos son tan alarmistas como se quieran interpretar pero han de servir para detectar posibles problemas. Igual que con la televisión, hay que educar a los niños a darle un buen uso al medio, a saber detectar usos peligrosos y, claro que sí, también a dejar su uso para otro momento. Lo mismo que también debemos aplicarnos los mayores y que no siempre somos capaces de hacer. Como dicen precisamente los de Ikea: “en casa es donde se amueblan las cabezas“.

Media News S51 A13

Publicidad
No es la primera vez que hablo de publicidad extranjera aprovechando que he estado unos días de vacaciones. Siempre me resulta curioso ver las similitudes y diferencias, tanto en conceptos como en marcas. Así que cuando vi uno que me pareció igualito al de Ikea pensé que habían adaptado el perfil más nórdico a los personajes porque la historia que contaba era la misma: una mujer entrando en casa y siguiendo un caminito de velas hasta encontrar a su marido preparándole un baño relajante. Lo curioso es que no soy capaz de recordar quién era el anunciante pero, eso sí, no tenía nada que ver con muebles ni decoración ni nada relacionado con Ikea. Un ejemplo más de que los anuncios se inspiran en ellos mismos.

Cine
Elegir la butaca del cine puede ser tan complicado como elegir mesa en un restaurante: depende de la distribución de la sala (pequeña, en grada, con pasillos…), de cuánta gente vaya a sentarse (uno, dos, un grupo), de los que vayamos a tener al lado (gente que ocupa más espacio del que debería o restaurantes que juntan las mesas demasiado), de lo que se vaya a ver/comer (no es lo mismo un pintxo que un menú degustación, tampoco una peli de acción que un drama en VOS), del cuándo se reserva la entrada… en fin, muchas cosas.  Tantas que alguien ha hecho un estudio psicológico para definir la personalidad en función de dónde nos sentamos en el cine. ¿Cuál será para los que últimamente solo lo vemos desde el sofá?

Internet
¿Que más de la mitad del tráfico online es de bots y maquinitas? ¿Más tráfico no humano que personas navegando? Vaya cosa pero eso parece. Conviene reflexionar, sobre todo a los que creemos que los contenidos han de estar pensados para la parte humana de nuestras visitas. Quizá sea el momento de plantearse cuántos de esos crawlers necesitamos para encontrar algo en la maraña de la www. ¿Es más libertad o más derroche? Sea como sea parece que va en aumento así que para algunos será la excusa perfecta para justificar el enfocar los contenidos más a la parte técnica que a la personal. Espero que también lo sea para que las máquinas comprendan mejor a los humanos.

Televisión
La tele ya no es lo que era, ni por canales ni por programas ni por los personajes que aparecen en ella. Hay mucha basura, tanta que a duras penas se digieren algunas franjas horarias. Otras, en cambio, rebosan de series que obligan a más de uno a ver, grabar y esperar la repetición para no perderse su capítulo favorito. La mezcla es ciertamente extraña y parece hasta normal que aparezcan premios a lo peor que se emite en España, hay días que nominaría a unos cuantos. Aunque lo que demuestra que ha cambiado (y mucho) es tener que pagar por ir a la grabación de un programa. Todavía son unos pocos los que lo hacen pero si acaba siendo una fuente extra para las cadenas (hay platós de 300 personas así que un dinerillo pueden sacarse) espero que no se les ocurra llevarlo también a las audiencias en casa y cobrar por verlo desde el sofá.