Media News S43 A17

Televisión
Hay series que es mejor no tocarlas. Sí, en cine es muy común hacer reboot… pero en tele no hace falta, de verdad. Para demostrarlo, revisa “El coche fantástico”, “MacGyver” o incluso aquello que llamaron “Mockingbird Lane“. Repito: no hace falta empañar nuestro recuerdo de la infancia con estropicios semejantes. Leo que quieren hacerlo con “Magnum” y “Corrupción en Miami” y ya estoy sufriendo, sobre todo con la segunda serie. Aquellos decorados eran geniales para la época y van a ser muy difíciles de mejorar. Ni lo intentaron en la horrible película de hace unos años. Y, bueno, hay muchos detectives privados pero no todos tienen a Higgins, digamos, de supervisor.

Cine
Ya está, no busques más motivos por los que (no) te gusta el cine actual porque David Fincher ha encontrado el principal. En su opinión que comparto totalmente, es porque se basa en una cuenta atrás espectacular y “no hay tiempo para los personajes”. Es otra forma de decir que los guiones no dan profundidad a los personajes, no les permiten mostrar su evolución o dejar entrever su personalidad en diálogos o situaciones corrientes. Sí hay, en cambio, muchos minutos sobre explosiones. El cine podría resultar herido siguiendo un camino tan accidentado pero según Fincher aún no ha muerto. Va cambiando, lo cual es bueno para todos menos para los nostálgicos de otra época.

Internet
Suelo comentar listas de pelis pero no hay muchas opciones de revisar una lista de páginas web así que al encontrar una con las 15 más influyentes no puedo evitar traerla a este párrafo. Es lógico que estén presentes cualquiera de las páginas que visitas cada día, es lo esperado en realidad. Entonces piensa por un momento: ¿es más influyente Amazon o eBay? ¿YouTube o la Wikipedia? ¿Yahoo! o Google? Bueno, éste quizá estaría un poco más claro pero, ¿Facebook o WikiLeaks? Es posible que cada usuario ordene la lista según su gusto, lógico. Y es que en las listas así es tan interesante quiénes la componen como quién la gana (por si lo dudas, es a quien le preguntas cosas).

Publicidad
¿Has visto alguna vez un coche particular con publi? En fácil ver los taxis de Barcelona con carteles en la baca y algunos coches que van tuneados por completo. Es más, cuando veo un par de coches nuevecitos del mismo modelo seguidos parados en un semáforo me imagino que forman parte de alguna campaña. Pero hasta ahora no me había planteado que un coche cualquiera podría ser un anuncio móvil. Los requisitos son muy sencillos, según leo. Básicamente tener el coche en buen estado y tener una ruta fija. Dicho así, serviría cualquiera que va a trabajar o lleva a los niños al cole. Pero ni todos los coches son iguales ni todas las rutas tienen el mismo público así que lo que se gana también es diferente.

Media News S41 A17

Publicidad
A veces los premios están totalmente merecidos. Es lo que sinceramente pienso de la idea de Ikea para inspirar a sus clientes para cocinar más: la campaña “Cook this page” me parece genial pero más aún considerando que ellos venden muebles de cocina. Básicamente es una receta en un papel que puedes usar para cocinar los ingredientes que la componen. Dicho así, no impresiona porque suena como papel para el horno. Quizá si te digo que los ingredientes están dibujados por tamaño para que puedas seguir la receta sin pensar en gramos y no olvidarte ninguno, ¿suena mejor? Es inevitable pensar en los cocinillas de Yorokobu pero sobre todo me entran ganas de cocinar… qué listos los de Ikea.

Televisión
El título de “Estoy vivo” debería haberme dejado claro de qué tipo de serie se trataba. Vistos los 5 primeros, ya he tenido suficiente. Por un lado, el componente sensiblero de “muerto que regresa para recuperar a su familia” y “conflicto amoroso en la oficina” y, por el otro, la parte social con salud de los mayores y la de jóvenes con acoso en el colegio. Demasiado de televisión pública. Claro que lo mismo me ha pasado con “Will” que es tan TNT que solo he aguantado la mitad del 1r capítulo (no sé por qué aguanté tanto con TVE). Cada canal tiene su seña de identidad y ha sido error mío el imaginarme algo que era difícil de esperar por su parte. Es una lástima cómo decepcionan algunas series porque podrían ser tan interesantes con algunos cambios.

Cine
Del cine se puede aprender mucho, como de cualquier expresión cultural. Si, además refleja la historia, no hay duda de que es una buena herramienta educativa. A mi también me pusieron algunas pelis en el cole y recuerdo que eran como una fiesta porque nos saltábamos un par de clases y nos juntábamos varios cursos en la sala de actos. Era divertido y aprendíamos cosas, aunque las sillas no eran muy cómodas, incomparables con las butacas de cine, claro. Ahora que en los libros de texto recomiendan consultar la Wikipedia, no me extrañaría que acabasen enlazando a vídeos de YouTube con fragmentos de películas. Lo bueno es que no hace falta tirar solo de péplum, hay biografías de todas las épocas.

Internet
Confieso que sigo irregularmente el blog de Lucas (AKA Calvo con barba) pero no puedo evitar recomendar su post sobre la calidad como cualidad. La excusa para hablar de ello es un premio que ha recibido y sus criterios para elegirle a él que ni se fija en el SEO ni ve su blog como un generador de leads. Pues resulta que, mientras algunos se fijan en el volumen de tráfico para decidir qué leer, otros tienen en cuenta otras variables. Una de ellas me alegra decir que es del espíritu crítico porque parece que está de capa caída últimamente en algunos blogs. Atrás queda ya la época en la que la blogosfera tenía esa actitud. Ahora es más corporativa, tan profesional que algunas veces pierde la humanidad que la define.

Media News S35 A17

Internet
Se habla estos días de #twitteratura y de cómo su último creador ha ganado miles de followers. No hay duda de que una buena historia atrapa, ahora falta que sea rentable. Pienso en ello también después de leer la declaración de una actriz que dice haberse llevado un papel por tener un mayor número de fans en redes sociales. Son dos casos perfectos para un debate entre cantidad y calidad, ¿no te parece? Se me ocurre compararlo con cuántos coches hay aparcados en una estación de servicio: sí, cuántos más hay, más parece indicar que es un buen sitio. Pero los influencers aquí son los camioneros porque se suele decir que se come bien si hay muchos de ellos. Entonces, ¿a qué conductor crees que querrá tener la estación de servicio?

Cine
El arte siempre es difícil de interpretar. La crítica busca algo a lo que agarrarse y algunos hasta aciertan o se acercan bastante, aunque puede ser complicado de explicar incluso por los propios creadores. Pregunta habitual en entrevistas: ¿dónde empieza el personaje y acaba actor? No siempre hay un límite claro, sí. Pero tampoco hace falta exagerar. Tampoco hace falta hacerlo cuando se trata de historia del cine: cierto que algunas películas no se estrenarían hoy, exactamente lo mismo que muchas obras de arte serían inimaginables en la actualidad. No por eso deberían eliminarse. La Historia se construye pieza a pieza: si borras una, difícilmente podrás llegar a donde estás ni construirás un futuro estable.

Televisión
Si digo “experimento sociológico”, seguro que piensas en “Gran Hermano”. Yo también, pero después de leer sobre “In Solitary: The Anti Social Experiment” creo que me lo voy a replantear y cambiarlo por ése, digamos, programa. Consiste en estar 5 días encerrado en una habitación sin tele, ni contacto con el exterior ni distracciones de ningún tipo. Con cámaras, eso sí porque si no simplemente sería irte como a un lugar olvidado para empezar por tu cuenta un convento de clausura. Cuando alguien te graba, todo cambia. Hay una psicóloga mirando, eso también lo cambia. Y tener un botón del pánico, aún más. ¿Aguantarías? Ahora imagina que no lo haces por un contrato televisivo ni por un premio, solo por ponerte a prueba, ¿podrías?

Publicidad
Suerte que en publi está bien claro eso de vender beneficios por encima de características porque así es como los de Movistar+ están emitiendo la historia de dos nietos que llevan a su abuelo a ver el partido a una montañita para que pueda gritar por su equipo. Tirar de emociones siempre da buenos resultados pero es aún más interesante cuando ya se ha superado la necesidad de explicar cómo funcionan las cosas y nos las venden como lo más normal. Y es que explicar que puedes llevarte la tele al trabajo estuvo bien, pero no es nada emocionante. No se puede negar que esta pequeña historia ayuda a destacar porque, ya no sé si para bien o para mal, no toda la publicidad es capaz de hacernos sentir algo.

Media News S27 A17

Cine
Los vídeos recopilatorios sobre temas interesantes siempre son divertidos de ver. Alguna vez he comentado algún montaje hecho por fans pero el de hoy es una selección que bien podría estar en programas de zapping, pifias o, como antes se les llamaba, vídeos de primera. Pero no por el ranking de hostias que han hecho los de Espinof si no por su bonus. Vale, sí, algunas de las que han hecho merecen estar ahí (sobre todo el Top3) pero el rey era Bud Spencer (su colega de reparto Terence Hill tenía otro estilo). Hace poco han vuelto a emitir sus clásicos y volviéndolos es difícil compararlas con las peleas de las películas actuales. Ahora hay un estilo diferente, más oriental y coreografiado, que no suela igual que esos zaaas en la cabeza.

Publicidad
Por un lado, hay marcas que son sinónimo de regalo. Tiffany lo es: su cajita azul es famosa en todo el mundo y no solo por acompañar un desayuno. Por el otro, hay bolsas que se pagan con ganas porque son complementos y pequeños recuerdos como las de Harrods. Imagino que algo de eso habrán pensando los alumnos de la Miami Ad School para llegar a la idea de combinar bolsa y joya. Considerando que es una bolsa para llevar cosas de poco peso, me parece bien porque de lo contrario las marcas que dejarían las joyas serían más que un recuerdo. Ahora que ya llevamos un tiempo pagando por usar bolsas de plástico, me extraña que ninguna marca nos haya dado motivos de diseño para comprar y seguir usando su bolsa.

Televisión
Diría que la última vez que vi una presentación de programación fue cuando estrenaron #0. Y era un nuevo canal, no solamente la programación de la nueva temporada de un canal ya existente como se hacía antes. Sí, ese tipo de galas tenían éxito… pero eso ya no lleva, lo explica tan bien como siempre Borja en TeleDiaria. El vídeo que trae es de esos que conviene mirar dos veces: ¡la tele de 1997! 1 minuto de aplausos mientras suben al escenario las grandes estrellas de la cadena. Pocos quedan en activo y siguen en la misma porque seguramente ese es el gran problema 20 años después: las caras no son tan representativas de las cadenas como lo eran antes.

Internet
Hace unos días me encontré con otro blog de agencia de marketing digital con una frecuencia de actualización, digamos, inexistente. Eso ya me parece grave pero mucho más aún lo de un perfil que he descubierto esta semana. Verás: hace 3 años que abrió la cuenta, sigue a unos 4.000 perfiles, le siguen unos 10.000… esto podría ser normal pero es que no tiene ni un solo tuit. Ninguno, cero, nada. Qué inquietante, ¿no? ¿Qué motivos tendrán esos miles para seguirles? ¿En serio aún funciona eso de ‘si me sigues, te sigo’? No me lo puedo creer… Pero buscándole menciones, parece que sí porque hay usuarios que le da la bienvenida como follower. Esto de automatizar es tan fácil que se vaya de las manos.

Media News S19 A17

Publicidad
Hay anuncios que te los crees y otros que no. Yoigo decía lo de ‘verdad de la buena’ para recordarlo pero hay spots que lo parecen sin que tengan que decirlo. Es lo que me pasa cada vez que veo alguno de Aldi pero con el último ha sido aún más claro: ¿una app para ligar entre perros y gatos? ¡Es el tipo de app que se inventarían mis alumnos! En el vídeo se ve a un ¿programador? pero 4 pizzas así que me he imaginado una cena de grupo para preparar el proyecto. Aún me estoy riendo y seguro que tú también has pensado en alguien así de ¿emprendedor? Por eso digo que te lo crees, es fácil imaginarte a alguien así… si no es que lo eres tú mismo. ¿Es la publicidad quien se debe inspirar en la realidad o quizá ocurre todo lo contrario cuando quieren que las carreteras sean eternas?

Televisión
Hace ya unas cuantas temporadas que dejé de ver “Juego de tronos” así que la vida de los personajes me es bastante indiferente, sean principales o no. Supongo que para los fans, no solo de los libros, pensar en spin offs de alguno de ellos debe ser un gran tema: ¿quién lo merece? ¿Cuántos van a hacer? ¿Quién lo escribirá? ¿Cuándo se estrenarán? Sean para ellos los anteriores enlaces, para el resto hay otro gran tema estos días: es la semana de Eurovisión, con las semi finales y la gran final el próximo sábado. Ves cargando la batería del móvil y guárdate algunos megas de conexión porque con lo que ocurrió en el programa de selección de nuestro representante puede ser una noche para leer y tuits sin mirar la tele.

Internet
Hacer un post con las tendencias de tu sector es una buena idea, pero sin repetir cada año las mismas como si por fin fuese el momento en que se hiciesen realidad. Es como vivir siempre en el pasado. Vale, seguramente hay públicos a los que hay que explicarles qué pasó pero sigamos hacia adelante. Pienso en ello también después de leer un artículo sobre agresividad en el correo electrónico: ¿aún hay que explicar cuándo poner en copia al jefe? Será que hace años que no tengo jefe pero sí clientes a los que trato de molestar lo mínimo, aunque sea por email. Las nuevas tecnologías no son nuevas, se han incorporado a nuestro día a día y por eso cada uno las usa como quiere. Hay patrones generales, sí. Pero también niveles de aceptación.

Cine
La ciencia ficción es eso, ficción. Te puede gustar más o menos, pero hay que ponerle imaginación porque, repito, es ficción. Al menos en el papel o la pantalla cuando se pensó lo era porque el futuro no está escrito. Lo que alguien soñó como posible, puede acabar siendo realidad. Viajar a la Luna costó unas cuantas décadas y para los coches voladores aún quedan unos ya poquitos años. Cuando los científicos se fijan en la parte de ficción del género, suelen reírse de los errores o inventos descabellados. Pero si el siglo que viene se revisan ciertas películas, quizá se vean igual de divertidas que al ver lo que los pioneros del cine lograron. Quizá si inventos de ficción como el teletransporte o el tricorder se hacen realidad, se rían del género por otros motivos.