Media News S13 A17

Publicidad
Ya sabes que me gusta comentar campañas que se parecen, pero las de hoy son clavaditas: 1/ Casa Tarradellas tiene desde el año pasado una serie de anuncios en los que la frase “Fem una pizza?” se substituye por lo que equivale el sencillo hecho de compartirla con alguien. Y 2/ Coca-Cola trae este año a su “Benditos bares” una barwoman que explica a un chico que dice tener prisa lo que se significa este refresco para quienes lo toman. Las dos ideas son iguales y visualmente se solucionan de forma similar al incluir la frase escrita en pantalla, aunque la pizza muestra el lado familiar y el bar va por otro camino. Si los ves seguidos, ¿no son demasiado iguales?

Televisión
La revista Supertele celebra su 25 aniversario y TELEpatético hace un repaso de cómo ha cambiado durante estos años llegando a la conclusión de que era mejor antes que ahora, tanto por contenidos como por precio. Hace ya años que no la veo por kioskos… aunque tampoco los visito a ellos tanto como antes, también es verdad. Pero las secciones que tenían son ahora propias de cualquier revista, no exclusivamente televisiva. Quizá es porque ahora, como de tanto en tanto recuerda Bob Pop, las portadas del corazón se alimentan de lo lindo con la tele y más concretamente de un programa que busca la salvación pero se queda en telebasura.

Cine
Cuando imagino quién decide el precio de una entrada de cine, inevitablemente pienso en cómo se reparte el precio de un libro: hay tantas personas que intervienen que algunos porcentajes son casi ridículos (en el caso del mundillo editorial, el del autor para decirlo bien claro). En el cine, son productoras, distribuidoras y exhibidores quienes se lo reparten, principalmente. Pero no hay un precio fijo para toda España (la media es de 6€, dicen), ni tampoco en el equivalente con otras partes del mundo. Sería divertido ver cómo un algoritmo decide cuánto han de pagar los espectadores según factores como el presupuesto de la peli o el tiempo que hace fuera del cine.

Internet
Voy a dejar apuntados por aquí unos cuantos datos de “Total Retail 2017” sobre comercio electrónico en España porque me han sorprendido, aún no tengo claro si para bien o para mal. Aquí van: el 27% compra online al menos una vez a la semana (el 14% desde el móvil) y el 58% al menos una vez al mes (el 30% desde el móvil). Lo que se compra, no sorprende mucho: ocio, artículos electrónicos y moda. Lo que menos son productos de alimentación y eso si me choca porque los supermercados se esfuerzan mucho en tratar de que compremos online. Saliendo de España, el 56% de los que han participado en este estudio de PwC compra en Amazon. Si eres uno de ellos, recuerda: mis libros están ahí esperándote.

Media News S30 A16

Televisión
Por un lado, los spoilers (o destripes para ser más correcto) dan para escribir mucho y algunas veces con quejas por ello; por otro, las camisetas con motivos de series (y de películas) son una inversión que no tiene fin porque siempre hay algún elemento interesante más allá de su logo. De la mezcla de los dos podría decirse que sale la viñeta de Manel Fontdevila y me hace pensar en cómo reaccionaría la gente a una camiseta que realmente tuviese un spoiler de esos que nadie quiere saber. No me imagino a esos seres que destripan finales con una estampadora en casa que les permita salir a comprar el pan con una camiseta diferente cada día. Quizá para ir a una convención sí y hasta conseguiría algunas miradas, pero en el día a día, ¿a quién le importa un spoiler más o menos?

Publicidad
Ya sabes cuánto me gusta mezclar anuncios, pues los de hoy son para verlos seguidos: por un lado, el veraniego “Siente el sabor del verano” de Coca-cola y, por el otro, los estereotipos de Chevrolet. No importa mucho el orden de visionado pero cuando los veas uno detrás de otro seguro que no puedes evitar ver una relación. Quizá es una cuestión de edad porque eso de hacer burbujas con la pajita me queda muy lejos pero yo eso de ir a la playa a perseguir gente con una botella de refresco en la mano tampoco me parece muy normal. No niego la plasticidad de las imágenes o que la canción sea ideal para ellas… pero, como al público del vídeo de los coches, se me pone cara de ‘¿así me ven? no vamos bien’. Al menos en Chevrolet se lo toman con otro aire y acaba bien el vídeo.

Cine
El vídeo ha dejado de fabricarse tras 70 años de estar en nuestras vídas. La noticia de RT se ríe un poco de aquellos dramas de descubrir que alguien había regrabado nuestra cinta favorita (¡había que romper la lengüeta para evitarlo!) pero igual de gracioso era limpiar cabezales con una cinta especial; sufrir porque no sabías cuánto tiempo de cinta te quedaba; o tratar de grabar una película sin anuncios cuando la pausa se quitaba sola tras 5 minutos. Más absurdo parece ahora que algunas cintas tuviesen fecha de caducidad, como si nos fuese a sentar mal si la viésemos, o que nos cobrasen recargo en el vídeo club si no las devolvíamos rebobinadas. Suena raro tener que explicarlo pero inevitablemente sonrío al recordarlo así que, solo por eso, ya merece la pena hacerlo.

Internet
Me sigue sorprendiendo que algunas empresas dediquen sus recursos a emitir spots de televisión pero no a tener una presencia digital que la respalde. Y no digo campañas de anuncios en cualquiera de sus opciones ni actividad en redes sociales desbordante, me refiero simplemente a página web que se vea en el ordenador (verla en el móvil parece una utopía). Pero es que también recientemente me he encontrado con otra página corporativa que parece sacada de otra época aunque anunciaban en su blog que era ‘nueva’. Todo ello me hace dudar de ‘la importancia relativa’ de este mundillo: nos esforzamos en evangelizar pero parece que los mensajes no llegan a todo el mundo. ¿Quizá solo a los que quieren escuchar y dejarse aconsejar?

Media News S05 A16

Televisión
Se acabó Canal+ como canal, ahora es #0 (sería divertido per una campaña para llevar ese número al mano a distancia). Siempre da nostalgia cuando un canal desaparece, quedan muchas cosas en el recuerdo. Pero también da cierta alegría recibir a un canal nuevo. Su estreno no pasará a la historia de la tele porque, aunque las caras y mensajes del vídeo estén relativamente bien, no se puede decir que sea un estreno poner lo que ya lleva días pudiéndose ver en la plataforma de movistar+. La emoción del momento, supongo, fue lo que llevó a la innecesaria exaltación del primer programa… y el premio fue para “Likes“. Digo premio porque sí pasará a la historia como el primer programa que emite #0, con ya con sus fans y detractores.

Cine
Viendo el sistema de crowdfunding del Salón del Cine y las Series este pasado fin de semana, me acordé de la noticia de que las máquinas serían capaces de elegir qué guión triunfaría en taquilla y cuál no recomendaban que se llevase a cabo. También me acordé del discurso “En busca de la escritura fílmica” de Manual Gutiérrez en la RAE: “En la pantalla todo se contempla del mismo golpe de vista. Palabras, imágenes, gestos, sonidos se despliegan simultáneos ante el espectador. Actúan al unísono”. Claro, el hombre no siempre sabe hacer varias cosas a la vez y por eso inventa una máquina que es sabido pueden hacer montones de cálculos al mismo tiempo. Pero hay una gran diferencia entre sentir y predecir que sentiremos algo.

Publicidad
La relación entre vida y anuncios es un tema recurrente y largamente discutido (me atrevo a decir que casi a la altura de qué fue antes si el huevo o la gallina). No vamos a encontrar la solución ahora pero sí que al menos podemos ir dejando pequeñas pistas por el camino para que germinen en el futuro. Dos artículos estos días me han hecho pensar en ello. Por un lado, la recopilación de eslóganes de Coca-cola y, por otro, el cambio de Barbie. En ambos casos se puede ver el cambio que han hecho en el tiempo, se supone, adaptándose al mercado. Uno afecta solo a la comunicación (la fórmula ya se sabe que es secreta aunque también saquen productos nuevos) y el otro al producto en si mismo (y, por tanto, también debería en los mensajes).

Internet
La vida online pasa muy deprisa, más incluso cuantos más años tenemos, y muchas veces no queremos perder el tiempo en lo que equivaldría a los preliminares. Publicamos sin una estrategia previa que marca un mínimo camino a seguir y sin pensar en las consecuencias después de haberlo hecho. Es un error, también hay que pensar en el antes y el después. Lo cortoplacista acaba rápido, no cala lo suficiente como para dejar huella durante más tiempo. Un tuit vuela rápido pero si lo rodeas con otros contenidos, más extensos y trabajados estarás haciendo una mejor impresión. El problema es que no todos buscan esa imagen si no la acción y cuanto más rápida mejor.

Media News S29 A15

Publicidad
Un escenario que no puede faltar en una sitcom es el bar de la esquina donde el grupo se reúne. En la ronda de anuncios, tarde o temprano sale algún bar. ¡Pero si hasta hay anuncios de coches que tienen como escenario un bar! Vale, es lo normal cuando se venden productos que se consumen en esos locales: por eso tenemos ahí el anuncio de Cruzcampo y su #somosdebarra que inevitablemente me recuerda al #benditosbares de Coca-Cola que tantos éxitos les ha dado. Menos mal que lo de McDonald’s son restaurantes y no bares porque si no habría otro anunciante elogiando sin parar a esos locales tan presentes en la vida social española.

Televisión
Estudié Comunicación audiovisual pero la gente sigue pensando que soy periodista. Es algo que va ‘con el cargo’, supongo. Por eso me hace gracia cuando ese mismo tipo de gente piensa que para trabajar en la tele hay que tener ese título. Me da risa. ¿Periodismo para leer un guión? Como mucho, será para crearlo pero ¿hace falta para improvisar un debate sin sentido? Son actores haciendo un papel, leyéndolo más bien. Lo que estudiasen no importa. Esas gentes deberían preocuparse más de quién les escribe lo que leen… pero como los créditos pasan tan rápido es difícil que alguien les preste atención.

Cine
Para algunos, una sala de cine es como un santuario. Su lugar oscuro para olvidarse de todo y vivir otra historia durante un par de horas (antes el tiempo se contaba en minutos, ya no). Van convencidos de lo que van a ver y se concentran en ello hasta el punto de no necesitar ni palomitas para disfrutar de la película. Otros no tienen claro este beneficio del cine y se llevan los nervios del día a día. Solo así se explica que alguien pueda confundir los tráilers con la película que han ido a ver. Quizá entraron mirando el móvil apurando los segundos antes de apagarlo, sujetando a los niños que se colaban en otra sala o simplemente no sabían leer el gran número que suele identificar la sala.

Internet
Me está pasando una cosa curiosa en mi Facebook. Como ya expliqué hace un tiempo, separo la parte personal de la profesional: para lo primero utilizo mi perfil, para lo segundo mi página. En la parte privada hay una mezcla de contactos que no se conocen ni comparten intereses. O eso pensaba yo. Vale que tengan en común los virales típicos que inundan irremediablemente las redes sociales. Pero me estoy encontrando que empiezan a interesarse por lo que rodea los medios sociales, es decir, que comparten enlaces sobre ciertos peligros de las redes que no esperaba que interesasen a ninguno de ellos. Quizá es que, después de tanto tiempo, se van dando cuenta de la red en la que se encuentran.

Conversaciones sobre contenidos: el caso de Coca-Cola

Después de la acogida del caso de Moritz, mantuve el reto de ir entrevistando a profesionales de los contenidos y contacté con varias empresas para hacerles la misma propuesta. Lamentablemente, parece que eso de contestar preguntas solo funciona cuando ellos quieren porque ninguna estaba dispuesta a atenderme. Hasta que entablé conversaciones con Coca-Cola.

Rocío tuvo la amabilidad de dedicarme su tiempo y el resultado es un nuevo ebook de libre descarga sobre cómo entienden y trabajan internamente los contenidos en Coca-Cola.

Esta colección de ebooks es uno de los contenidos que distribuyo en primicia para mis suscriptores.