[Contenidos] ¿Te atreves a hacer un plan de contenidos fácil?

Gracias por dedicar 3 minutos a leer esta idea

Tu plan de contenidos puede ser fácil o difícil. Yo prefiero lo segundo y por eso suelo recordárselo a mis alumnos cuando me ponen cara de que prefieren el camino sencillo: nadie dijo que hacer un plan de contenidos sea fácil o rápido. Más bien al contrario. Sí, tener una plantilla como la que explico en mi libro “Plan de contenidos para medios sociales” parece simplificarlo pero llenar sus columnas es más complicado de lo que parece.

Antes de leer el trabajo duro que te espera, ¿prefieres tomar un atajo? Sí, puedes hacer un plan de contenidos de la manera más fácil si caes en 5 errores:

  • Abusas de los tópicos: seguro que puedes decirme ahora mismo varias ideas para contenidos de sectores que no conoces. Lo harás rápidamente porque recurrirás a los primeros tópicos que te vengan a la mente, ¿verdad?
  • No piensas a largo plazo: otra manera de decirlo es publicar lo primero que te viene a la cabeza para salir del paso e ir corriendo a otra cosa. Crees que ahorras tiempo pero es una falsa sensación si vives el día a día sin pensar en el futuro.
  • Solo publicas contenido propio: hablar de uno mismo es demasiado fácil, ¿no te parece? Es lo que hace cuando solo publicas tu propio contenido. Así es igual de fácil aburrir a los que te siguen.
  • No conoces a tu audiencia: no pienses tanto en ti, dedica un mínimo de tiempo en saber qué quieren oír de ti para no ser tan egocéntrico y usar más el marketing de contenidos.
  • Imitas a otros: si tu competencia lo hace, tú también; si lees en algún lugar que hay que hacer algo, lo repites sin plantearte si tiene sentido para ti; si ves algo que te gusta, lo imitas rechistar. ¡Ten un poco de personalidad!

Vamos a ahora a por el camino difícil, no por muy complicado si no por ser más largo. Hacer un plan de contenidos lleva tiempo si lo haces bien, es decir:

  • Mezclando varios formatos: pensar a largo plazo te permitirá combinar mejor los tipos de contenidos a utilizar para así ver sus posibilidades de reciclaje a largo plazo.
  • Dando personalidad a cada canal: cuando replicas lo mismo en todos tus canales, es casi una imitación de ti mismo. Aburre. Y mucho. Ya lo sé: variar implica más tiempo pero ya he dicho que era un poco más largo.
  • Tomando decisiones basadas en datos: quizá te lleva un tiempo encontrar o conseguir la información que marque la diferencia pero merecerá la pena para asegurarte de que funcionará. Lo subjetivo está bien pero lo objetivo convence a cualquiera.
  • Cuantificando objetivos: no me canso de repetir que publicar por publicar no es buena idea. No lleva a nada.
  • Buscando la diferenciación: ser original no siempre es sinónimo de diferente. Se trata de encontrar la manera de que no te confundan, quizá por creatividad, quizá por algún elemento de branding.

Te he mostrado dos posibles caminos: rápido VS diferente, fácil VS largo. Tú eliges cuál prefieres, los dos son arriesgados: uno por demasiado sencillo, el otro porque quizá te complica tus tareas. Si te decantas por lo sencillo, mi plantilla te irá de maravilla. Si te animas a complicarte, avísame y te ayudo a solucionarlo.

Eva Sanagustín

Redactora web freelance especializada en estrategia y marketing de contenidos. Escribiendo en blogs desde 2004.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.