Media News S27 A17

Gracias por dedicar 3 minutos a leer esta idea

Cine
Los vídeos recopilatorios sobre temas interesantes siempre son divertidos de ver. Alguna vez he comentado algún montaje hecho por fans pero el de hoy es una selección que bien podría estar en programas de zapping, pifias o, como antes se les llamaba, vídeos de primera. Pero no por el ranking de hostias que han hecho los de Espinof si no por su bonus. Vale, sí, algunas de las que han hecho merecen estar ahí (sobre todo el Top3) pero el rey era Bud Spencer (su colega de reparto Terence Hill tenía otro estilo). Hace poco han vuelto a emitir sus clásicos y volviéndolos es difícil compararlas con las peleas de las películas actuales. Ahora hay un estilo diferente, más oriental y coreografiado, que no suela igual que esos zaaas en la cabeza.

Publicidad
Por un lado, hay marcas que son sinónimo de regalo. Tiffany lo es: su cajita azul es famosa en todo el mundo y no solo por acompañar un desayuno. Por el otro, hay bolsas que se pagan con ganas porque son complementos y pequeños recuerdos como las de Harrods. Imagino que algo de eso habrán pensando los alumnos de la Miami Ad School para llegar a la idea de combinar bolsa y joya. Considerando que es una bolsa para llevar cosas de poco peso, me parece bien porque de lo contrario las marcas que dejarían las joyas serían más que un recuerdo. Ahora que ya llevamos un tiempo pagando por usar bolsas de plástico, me extraña que ninguna marca nos haya dado motivos de diseño para comprar y seguir usando su bolsa.

Televisión
Diría que la última vez que vi una presentación de programación fue cuando estrenaron #0. Y era un nuevo canal, no solamente la programación de la nueva temporada de un canal ya existente como se hacía antes. Sí, ese tipo de galas tenían éxito… pero eso ya no lleva, lo explica tan bien como siempre Borja en TeleDiaria. El vídeo que trae es de esos que conviene mirar dos veces: ¡la tele de 1997! 1 minuto de aplausos mientras suben al escenario las grandes estrellas de la cadena. Pocos quedan en activo y siguen en la misma porque seguramente ese es el gran problema 20 años después: las caras no son tan representativas de las cadenas como lo eran antes.

Internet
Hace unos días me encontré con otro blog de agencia de marketing digital con una frecuencia de actualización, digamos, inexistente. Eso ya me parece grave pero mucho más aún lo de un perfil que he descubierto esta semana. Verás: hace 3 años que abrió la cuenta, sigue a unos 4.000 perfiles, le siguen unos 10.000… esto podría ser normal pero es que no tiene ni un solo tuit. Ninguno, cero, nada. Qué inquietante, ¿no? ¿Qué motivos tendrán esos miles para seguirles? ¿En serio aún funciona eso de ‘si me sigues, te sigo’? No me lo puedo creer… Pero buscándole menciones, parece que sí porque hay usuarios que le da la bienvenida como follower. Esto de automatizar es tan fácil que se vaya de las manos.