Media News S38 A16

Gracias por dedicar 3 minutos a leer esta idea

Publicidad
Los anuncios largos (sí, 90 segundos lo son) pocas veces se ven en televisión pero son gratis en Facebook y ahí se puede ver lo nuevo de Audi. Está protagonizado por un T-Rex. Sí, sí, como el que asusta a los niños con su pisada y mirada fiera en “Jurassic Park”. Pero aquí no lo tientan con un animalito, él es el pobre animalito. Cuentan que está deprimido y cómo un día descubre ‘la magia’ de conducir, por decir algo. Un momento, ¿la magia de conducir? Suena a BMW pero sí, es Audi. Hay un componente tecnológico que no se ve casi hasta el último plano del spot y que explica por qué han vuelto a la vida al animalito de brazos cortos. Hay humor y hay tristeza, hay un problema y una solución, ¿qué más se puede pedir?

Televisión
Viendo la ceremonia de los Emmys este año me ha quedado claro que muchas de las series/programas que veo nunca ganarán un premio. Primero porque no están nominadas y segundo porque siempre habrá otro pez ‘más grande’ que se lo lleve. Se dice mucho eso de ‘la película del año’ pero también hay ‘la serie del año’ que se lleva bastantes premios. El problema está claro: es una serie, así que tiene varias temporadas por lo que puede ganar varios años consecutivamente. Además, allí premian capítulos así que una misma serie puede estar nominada 2 o 3 veces para el mismo premio, por ejemplo, de dirección o guión. Así que, en realidad, hubo momentos en los que parecía más un partido de tenis amistoso que unos premios porque se los repartían entre colegas.

Internet
Productividad y conexión van de la mano, más para los que somos autónomos. Se supone que ha de ayudarnos y muchas lo hace, pero también ocurre lo contrario. Según el día y el momento, nos volvemos mentes inquietas y queremos saber qué ocurre fuera del lugar en el que estamos. Puede ser en el transporte público o mientras estamos trabajando y lo que empezó como distracción se convierte en dependencia. Así que aparecen herramientas de productividad que ayudan a concentrarte. El problema es que hay muchas y te distraes solo buscándolas, con las recomendaciones que hacen y probándolas. Y pierdes un montón de rato en ello cuando lo más fácil era, simplemente, eliminar la opción de tu cabeza y seguir como hacíamos antes: producir sin parar.

Cine
Que deje un comentario quien se quede a ver los títulos de crédito de las películas que ve en el cine. Yo lo hago, de verdad. Aunque sepa que no va a salir nada cuando terminen. Cuando la sala se vacía, es el mejor momento en la sala pero solo quedan nombres en la pantalla y pasan a una cierta velocidad. Es imposible leerlos la mayoría de las veces (peor si son de efectos porque hay un ejército de empleados), pero sí se podría localizar a alguien si se quisiese saber quién ha hecho qué. Pero a pocos les importa resolver eso, ¿verdad? La mayoría de esas personas no se llevan ni un minuto de reconocimiento público ni premios por lo que hacen. A ver si con el proyecto “Hall of frame” consiguen que esto cambie, al menos con los nombres más conocidos.

Eva Sanagustín

Redactora web freelance especializada en estrategia y marketing de contenidos. Blogger desde 2004.

2 comentarios:

  1. Sobre lo de los Emmy, totalmente de acuerdo. Cada vez es más una celebración de lo popular, y no siempre de lo mejor. Menos mal que cuando una serie realmente buena acaba, al menos suelen tener la decencia de darle algún premio “póstumo”. Lo que no le reconocieron en vida, vaya…
    Se premia lo conocido, y se conoce lo reconocido, el pez que se muerde la cola, y poca oportunidad si no estás en la “lista VIP”.
    Me alegró que por lo menos la pluriempleada protagonista de “Orphan Black” se llevara por fin el premio de actriz principal, hace tiempo que las redes sociales clamaban por ello, y no sin razón.

    Productividad: opino que la mejor herramienta de productividad, es la que no te cuesta usar. Si la das uso (llámese libreta, agenda, App de recordatorios por defecto, Google Calendar, Hightrack, o como se llame) vale. Si te cuesta usarla o la olvidas, o requiere aprender extraños métodos, pues vamos bien. Perder tiempo por culpa de herramientas de productividad, otro “colmo de los colmos”.

    Cine: si vas con otros, difícil convencerles de quedarse hasta el final —además es un momento en que la vejiga dice basta ya, sobre todo si la peli era larga— viendo letritas moviéndose. La industria del cine hace tiempo que es en general eso, una industria, nada de 7º arte ni leches. Interviene tanta gente como en una fábrica de teléfonos china. No es ni un “minuto de gloria” lo que los sacrificados del 3D y los efectos visuales/sonoros etc. reciben por su mal pagado trabajo (sí, para todo lo que curran y se esfuerzan, considero que está mal pagado, y creo que no me equivoco). Ah, pero el glamour de trabajar en estas cosas es un excelente campo alterador de la realidad. Yo es un sector en el que no me gustaría trabajar, sinceramente, sobre todo en los estratos medio-bajos. Reconocimiento poco, trabajo hasta hartar, y sueldo corriente tirando a bajo. Para eso mejor dedicarse a otras profesiones creativas, en las que al menos puedes poner claramente lo que lo has hecho tú, controlar algo más cuánto trabajas, y destacar un mínimo como persona. “Cabeza de ratón mejor que cola de león”… pero es mi opinión.

  2. Jesús, me alegra verte por aquí de nuevo comentando como en los viejos tiempos 😉
    Coincido contigo, claro, por eso me hice autónoma!

No se admiten más comentarios