Media News S17 A16

Gracias por dedicar 3 minutos a leer esta idea

Cine
La idea de crear una casa museo es interesante porque permite conocer el entorno de trabajo de quien nació/vivió/murió allí. Es fácil de entender en oficios donde la creatividad es importante, por ejemplo en pintores o escritores. Por eso me ha chocado un poco la inauguración de la casa museo de Chaplin. Sin duda se merece un museo pero, en este caso, creo que no importa mucho si se construye en su casa o en otro lugar. Si nos ponemos a pensar, seguro que encontramos a muchos pioneros del cine que merecen estar en un museo. Hoy en día es más fácil… si pensamos en casa de qué actor o director nos gustaría entrar, basta con darle al botón de Seguir de alguna red social. Sin museo, sin entrada, rápidamente. Lo que queda de la historia para el futuro es diferente.

Televisión
Desde el sofá, sin muchas ganas de hacer nada, es una cosa; en el plató con la presión de ganar y los nervios que provoca el entorno, es otra. Así que es normal que los programas de zapping acaben llenos de respuestas disparatadas. Seguro que a los concursantes les perseguirán durante mucho tiempo y sus familiares y amigos se encargarán de ello. Pero, desde ese sofá, después de ver el último, la audiencia ya no recuerda el primer vídeo con esa frase que tanto le diviertió en el momento. Claro que, si se tiene un dispositivo cerca, es fácil tuitearlo, crear un meme o subir el fragmento a YouTube… todo depende de las ganas que tengan de hacer algo mientras se está viendo la tele.

Publicidad
Viendo el spot de Audi preguntándonos si sabemos qué es wanderlust (por cierto, parece ser que es una campaña del año pasado pero hasta ahora no me la había encontrado), no puedo evitar acordarme de Volkswagen y su Ziritione. Los creativos se creen muy creativos utilizando palabras poco conocidas… o inventándose sufijos ultra super mega definitivos. De eso viven, supongo. Pero trato de imaginarme a alguien entrando en un concesionario o en una tienda tratando de recordar qué palabra define lo que quiere comprarse. Solo eso da para otra campaña (¿ziriti-qué?) y quizá así acabemos comprendiendo por qué alguien se dejó convencer de que era una buena idea. Sí, ya, como mínimo estamos hablando de ella.

Internet
Llevo tiempo pensando en ello y, de hecho, mi último libro tiene algo que ver en esta reflexión y es que en el mundo online cada uno sigue su propio ritmo. Cuando alguien que hace años que tiene presencia en redes sociales lee los motivos para abrir una página en Facebook, es inevitable que suelte una carcajada. Es diferente cuando se explica algo un poco más avanzado, entonces sí hay una aportación de valor. El problema es cuando se confunden los conceptos, los humos se suben y se ponen unos titulares que hacen parecer lo básico como última novedad y, por tanto, de interés para los que llevan un tiempo. De esto hay mucho por Internet y me sigue sorprendiendo que tengan éxito… ¿será que hay más gente intentando gatear que corriendo maratones?

Eva Sanagustín

Redactora web freelance especializada en estrategia y marketing de contenidos. Blogger desde 2004.

Los comentarios están cerrados.