[AD] Actitudes frente a los medios sociales

Gracias por dedicar 4 minutos a leer esta idea

Este viernes y sábado tuve el placer de compartir espacio con un montón de gente que mola. Fue en un congreso de social media marketing y, resumiendo por si no seguís mi Twitter donde he ido apuntando ideas y quejas, después de sufrirlo las 20h que duró, prefiero no meterme más con la nefasta organización y centrarme en lo que he aprendido.

Sí, yo iba a aprender, como diría Magali, a estar en el otro lado y que te cuenten en lugar de contar. Iba a escuchar a gente gente que conozco y con la que comparto puntos de vista o gente que sigo y a la que quería poner voz real, además de gente del sector que no conocía y que podía descubrir.

Más allá de hacer un resumen del congreso repasando lo que han dicho los 20 ponentes que valientemente se pusieron frente a un público no siempre receptivo, voy a escribir lo que realmente he aprendido estos días: a clasificar las actitudes de la gente, ponentes y asistentes, frente a los medios sociales. No voy a poner nombres, cada uno sabrá dónde incluirse.

  • Varios ponentes dijeron que nada había cambiado, que esto solo es una evolución. Venían del mundo publicitario y trataban de aplicar lo mismo que ya hacían pero aprendiendo sobre la marcha para añadir ‘lo social’ a sus acciones y campañas. Es una actitud positiva porque implica adaptación a la nueva realidad de los clientes que todavía no están convencidos. Los llamaré evangelizadores.
  • Los que ya han nacido en ese nuevo contexto son los que no se plantean si hay que añadir ‘lo social’ o no, simplemente lo hacen porque así es como entienden la comunicación con los usuarios y no pueden imaginar otra manera de hacerlo. Es una actitud positiva, claro, pero tiene el defecto de solo poder contagiar a quien ya piensa como ellos. Los llamaré nativos.
  • También hay los que han tenido la suerte de tener un caso de éxito entre sus proyectos y lo explican desde la experiencia propia, en primera persona. Se nota que les gusta lo que hacen y que no tienen miedo de compartir sus experiencias. Los llamaré emprendedores y muchas veces los reconocerás porque empiezan con un CV suyo o de su empresa.
  • Algunos no comprenden ni pretentenden abrazar los medios sociales como esa evolución de decía al principio. Resultan un contrapunto interesante en lugares endogámicos hasta el punto de que algunos asistentes corren el riesgo de convertirse. Los llamaré escépticos y sí, con contagiosos si tienen buenos argumentos para los que ya están cansados de oír siempre lo mismo.
  • Lamentablemente hay quien se toma los medios sociales como un juego y les pierde el respeto, se mete con ellos y con cualquiera de las actitudes anteriores. Los lamaré indignos (no confundir con indignados) y no merecen una palabra más.
  • Hay quien no le importa dónde está y aprovecha la oportunidad de tener a un auditorio dispuesto a escuchar para vender algo, lo que sea, ya sea un empresa o su libro. Los llamaré comerciales y sí, también los hay entre los asistentes cuando cogen el micro y casi olvidan que lo habían pedido para hacer una pregunta… seguramente no relacionada con el tema.
  • La mayoría de asistentes, no obstante, tienen una actitud receptiva. Son gente curiosa dispuesta a pasarse un fin de semana en un hotel sin enchufes para convencerse de que deben incorporar los medios sociales en sus estrategias. Los llamaré aprendices aunque para algunos ponentes pueden acabar siendo clientes.
  • Es inevitable que también haya los que ven los medios sociales como un filón, algo que despierta mucho interés y que se puede aprovechar para hacer negocio en busca de clientes sin orientación. Los llamaré aprovechados y tampoco merecen más palabras, se les reconoce fácilmente.
  • Y, por último, están los que analizan, investigan y estudian todo lo que está pasando. No tienen casos propios pero desde su distancia del negocio lo ven todo con perspectiva y sin caer en la autocomplacencia. Los llamaré críticos igual que esta profesión se aplica a otros medios como el cine o la televisón.

Esto es lo que he aprendido en este congreso y en otros eventos y charlas sobre medios sociales: cada persona se enfrenta a ellos con una actitud diferente. Ya sé cuál es la mía, ¿y la tuya?

Eva Sanagustín

Redactora web freelance especializada en estrategia y marketing de contenidos. Blogger desde 2004.

52 comentarios:

  1. Pingback: Jorge Bronet

  2. Pingback: Patricia de Andres

  3. Pingback: Mau Santambrosio

  4. Pingback: Núria Mañé

  5. Pingback: Cristina Aced

  6. Pingback: David Soler Freixas

  7. Pingback: marccortes

  8. Pingback: Joan Carles Bastida

  9. Pingback: Víctor Puig

  10. Pingback: Frank Bedoya

  11. Pingback: Cristina Franco

  12. Pingback: Adrián Martínez

  13. Me ha gustado mucho tu reflexión sobre la tipología de actitudes frente a los medios sociales on-line.
    Discrepo contigo en llamar ‘indignos’ a los que se los toman como un juego y les pierden el respeto. Es una actitud más, para mí igual de legítima como todas las demás, partiendo de la base del respeto a los demás en todo lo que hacemos…también on-line.
    De hecho puede ser una forma de experimentar y generar ideas innovadoras al ‘jugar y experimentar’. (me recuera como al comienzo de la película sobra la historia de Facebook, el despechado protagonista idea un juego sobre adivinar utilizando fotos de chicas..
    No me enrollo más, Saludos 🙂

  14. Pingback: Leopoldo Roldan

  15. Javier, me refiero a que son indignos de estar presentes en un lugar de privilegio en el estrado cuando faltan al respeto a los que les escuchan. Maleducados era la otra opción 🙂

  16. Pingback: eldan

  17. Pingback: Javier Galán

  18. Eva, muy bueno el post!! yo también estuve allí! y pienso que no voy a volver a otro organizado por esta gente, eso te lo aseguro.

    Y en cuanto a los ponentes, me supo mal que gente muy buena no pudiera ni siquiera hacer una ponencia en condiciones. Yo estaba en el grupo de los “aprendices”. 😉

  19. Pingback: David Alcubierre

  20. Pingback: Alex Araujo

  21. Pingback: Fotos Nadal

  22. Pingback: Julio César García

  23. Pingback: Xavier Bargalló

  24. Pingback: Miguel Flavian

  25. Pingback: EstebanMartínezMurga

  26. Gracias Cristina, coincido contigo!

  27. Pingback: Christian Espinosa B

  28. Pingback: Claudia Almanza

  29. Pingback: KL-ever

  30. Pingback: KL-ever

  31. Pingback: Fernando de la Rosa

  32. Pingback: Marc Costa

  33. Pingback: Francesc Grau

  34. Creo que falta una actitud muy importante, la de los que lo critican TODO y se creen en posesión de la verdad absoluta. No sé cómo definir esta actitud, tal vez criticones sea lo que más se acerque…

  35. María José, te digo lo mismo que vía Twitter: cualquiera de estos tipos se cree con la verdad absoluta y lo más probable sea que critique al resto.
    Pero esto no es una actitud ante los medios sociales, sino ante la vida. La diferencia está en quien admite otras verdades y las respeta.

  36. Pingback: anna

  37. Pingback: Luis Fernandez Campo

  38. Pingback: Joan Ortega

  39. Pingback: Mireia Ranera San

  40. Pingback: Poliedric

  41. Pingback: Magali Benitez

  42. Pingback: elena ger

  43. Pingback: elena ger

  44. Pingback: Patricia González

  45. Pingback: Patricia González

  46. Pingback: Vincent Chavy

  47. Pingback: Mediaclick

  48. Pingback: Montse Gimenez

  49. Eva, también tenemos que añadir los sordos. Personas de la organización que montan un congreso de social media pero que “pasan” de atender las peticiones y reclamaciones de la gente que asiste (sus clientes). Nadie pidió disculpas por empezar tarde, falta de medios, sin networking, indignación de los asistentes ante algunas ponencias excesivamente comerciales de las que no se podía extraer ni una sola idea aplicable, otras tan “elevadas” que no se entendió nada.

    Me ha encantado tu post, ¡gracias! Y por encima de todo por los dos días que compartimos risas y opiniones varias. Tenemos que repetir pero en otro contexto, eh?

  50. Pingback: Tweets & Tsunami: repasando la jornada #2 del SMM3 | Patricia González García

  51. Sí, en la organización hubo mucha sordera… y también entre los asistentes cuando desconectamos frente a presentaciones “elevadas” y “comerciales”. Aunque eso también es una actitud ante la vida: no me interesa o me ofenden, no escucho.

  52. Pingback: Elena Rubio

No se admiten más comentarios